6th de March de 2021
OPINIóN
09-12-2020 17:30

Aborto legal | Sale si salís

En este año 2020 que va a quedar grabado a fuego en la memoria, estamos acercándonos al comienzo del fin del aborto clandestino en nuestro país.

09-12-2020 17:30

Cuando ese mes de febrero de 2018 supimos que iba a trabajarse en el Congreso el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo no dudamos ni un segundo, había que salir con fuerza a conquistar el derecho a decidir. Todos los martes verdes, las concentraciones, festivales, afichadas, eran nuestro empuje para que sea ley. Las cientos de intervenciones durante el plenario de comisiones de diputadxs, los pañuelazos y la contraseña verde que iba generando una comunidad política para ampliar derechos. Experiencias de organización, colgar el pañuelo en la mochila o en el lugar de trabajo, los debates e interpelaciones a las personas allegadas o desconocidas, las mil historias familiares que comenzaron a contarse a viva voz. La lucha por el aborto es mucho más que lograr su acceso para todes en condiciones seguras, la marea verde es un desborde y un significante que toma múltiples sentidos en la construcción de un sujeto político feminista, joven, popular y diverso.

Aborto: diputados acuerdan cambios en el dictamen para aprobarlo en ambas cámaras

Aquella vez construimos las vigilas más multitudinarias que se hayan visto en nuestro país en las últimas décadas, esperamos la resolución toda una noche pero faltó que senadores y senadoras sepan escuchar el reclamo para sumar los votos necesarios. El ejecutivo habilitó el debate parlamentario pero no acompañó la construcción de la ley, no existió voluntad política de que salga. Si bien las posiciones a favor y en contra están presentes en todos los bloques políticos, en el caso de Juntos por el Cambio las cabezas más visibles se mostraron fundamentalmente en contra. Es más, durante su gobierno la situación de la población en general y en particular de las mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries empeoró. Todos los indicadores sociales muestran un aumento de la desigualdad social por las políticas económicas que además nos impusieron una deuda inconmensurable a futuro, sin ministerio de salud que nos proteja. A mayor concentración económica más pobreza distribuida según jerarquías racistas y cisexistas, como demuestran todas las estadísticas sobre ingresos. Son mujeres 7 de cada 10 personas pobres en nuestro país. La marea verde en ese contexto fue un refugio a cielo abierto, una invitación a crear una propuesta política en comunidad contra la desconfianza que inculca el neoliberalismo. Confianza en nosotras.

El crudo relato de Delfina Rossi tras haber perdido su embarazo

Esta vez es diferente por dos razones muy grandes. En primer lugar, la movilización social marcó un antes y un después en la agenda política, y ya nada va a ser igual. La interpelación fue tal que Alberto Fernández incluso antes de ser presidente se comprometió a acompañar la voluntad de las millones de personas que se manifestaron durante el 2018 en las calles. En este año 2020 que va a quedar grabado a fuego en la memoria, estamos acercándonos al comienzo del fin del aborto clandestino en nuestro país. Estos días se vota en diputadxs el dictamen sobre el proyecto de ley presentado por ejecutivo a favor del derecho a decidir, que comprende el acceso legal y voluntario a la interrupción del embarazo y el proyecto de los Mil Días para la atención y cuidado integral de la salud durante el embarazo y primera infancia.

Aborto: el proyecto da sus últimos pasos hacia el debate en Diputados

Tenemos el apoyo del gobierno nacional que pudo escuchar la determinación de nuestro movimiento. Es la segunda diferencia a favor que tenemos en esta oportunidad y no la podemos desaprovechar. Aún con medidas de prevención y cuidados, encontrando las vías para expresarnos, tenemos que hacernos oír. El proyecto no sale si no salimos a la cancha. Como toda batalla contra lo establecido también esta vez hay poderes políticos que van a dar la pelea hasta el final. Las movilizaciones contra el aborto ocurren en todas las provincias del país y en algunos casos incluyen amenazas contra quienes expresaron su posición favorable. Los llamados para dar vuelta votos, la especulación y la indiferencia ante un reclamo histórico todavía existen. Todas las conquistas que hemos logrado alcanzar fueron resultado de la acción política, porque con tener redes de información y acompañamientos que fueron claves todo este tiempo no alcanza. Con las salas y consultorios amigables, con profesionales por el derecho a decidir y una campaña construida a lo largo de los años no alcanza. Necesitamos que sea legal, seguro y gratuito. La diferencia con 2018 la hacemos nosotres saliendo a la calle, con cuidados frente a la pandemia, poniendo el corazón y el cuerpo. Porque ningún derecho se ganó con el mero paso del tiempo, que el futuro comience ahora es un asunto nuestro, es intergeneracional y polisémico. Es decir, todas las voces pronunciando el mismo mantra, va a ser ley.

 

*Socióloga, directora del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas, referente feminista de Mala Junta.