viernes 27 de enero de 2023
POLICIA Misterio en Varela

¿Dónde está Lucas Escalante? Lleva casi un mes desaparecido y su caso es un enigma

Un BMW incendiado, el cuerpo de Lautaro -su amigo- asesinado, el hijo y el sobrino de un comisario implicados mientras Lucas Escalante sigue desaparecido. A poco de cumplir un mes de la desaparición la investigación sigue la pista de los “vales de nafta”.

05-01-2023 14:02

El viernes 9 de diciembre pasado Lucas Escalante y su amigo Lautaro Morello se subieron al BMW azul para celebrar la agónica victoria de la selección ante Países Bajos por el mundial. Sin embargo, el rumbo tuvo un cambio trágico. El auto se desvió del centro de Florencio Varela para dirigirse hacia una zona más rural. Y a partir de ahí empezó el horror.

El sábado siguiente, un vecino alertó a las autoridades al encontrar un vehículo calcinado al costado de la ruta 6, en la zona platense del Abasto. La Fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Florencio Varela, Dra. Mariana Dongiovanni, solicitó las pericias para saber si el vehículo era el que conducían los jóvenes. Días después se comprobó que era el BMW que buscaban.

Lautaro Morello Lucas Escalante desaparecidos g_20221212

Alrededor de las 21:30 del jueves 15 de diciembre, el hijo de un vecino que había salido a cazar con unos perros galgos se encontró con el cuerpo a la vera de la ampliación de autopista del “Buen Ayre”, en la localidad Guernica. Los peritajes posteriores confirmaron que se trataba del cuerpo de Lautaro Morello, uno de los jóvenes que iban a bordo del BMW. Según los forenses, el cuerpo de Lautaro estaba “semi calcinado y con signos de haber muerto por asfixia mecánica”.

La Fiscal pidió el rastreo de celulares de Lautaro y de Lucas Escalante. Según comprobó días después a través de las antenas de los celulares, los teléfonos habían sido apagados en el barrio La Capilla de Florencio Varela. Las averiguaciones de la investigación llevaron a que un testigo declarara que vio un auto de similares características al BMW preguntando por la casa de Cristian Centurión, hijo del comisario bonaerense de drogas ilícitas de la DDI de Quilmes.

El cuerpo de Lautaro Morello presentaba estaba “semi calcinado y con signos de haber muerto por asfixia mecánica

La coincidencia de las antenas de los celulares, la versión del testigo y como Cristian Centurión vivía en la misma zona, la fiscal solicitó el allanamiento de la casa del comisario. La policía se llevó detenido a Cristian y a un primo, Maximiliano Centurión.

Maximiliano, sobrino del comisario, fue visto a través de las cámaras de seguridad cargando un bidón de nafta en una estación de servicio. El vehículo donde cargó el bidón, días después del hallazgo del BMW calcinado, fue ploteado para pasar desapercibido.

Por el momento, Maximiliano y su primo Cristian Centurión continúan detenidos y se niegan a declarar.

Diferentes versiones

En principio circuló el rumor que el papá Lucas, Hilario Esccalante, era un poderoso empresario de la zona sur bonaerense. Algunos vecinos coincidía que comercializaba cigarrillos de procedencia dudosa o ilícita. Incluso fue el mismo Hilario, padre del desaparecido Lucas Escalante, quien salió a decir que “ayudó a una tabacalera” pero que jamás fue parte de negocios ilegales, ni contó con protección policial.

En medio de la investigación, la Fiscal Dra. Mariana Dongiovanni, recuperó un audio donde se escucha la voz de Lucas Escalante diciéndole a un amigo: “Me iba a quedar en casa viste, pero hay un chabón que me da nafta, la tengo que ir a buscar hasta la Alpina. Es lejos pero para la nafta gratis sirve…”.

A partir de esos audios, la investigación siguió el camino de los “Vales de Nafta”, un negociado que se realizaría a través de la venta de los vales de nafta que tienen las comisarías para cargar combustible en los patrulleros. Esos vales los venderían a un precio menor para quedarse con la recaudación. Los vales para cargar serían de $4500 y se los venderían a $2000.

Lautaro Morello y Lucas Escalante

Sin embargo, hay otra versión que rodea la desaparición de Lucas y el homicidio de Lautaro. Aparentemente, esos “vales de nafta” harían sido la excusa para secuestrar a Lucas Escalante y pedir dinero a cambio de su liberación.

Una de las críticas que caen sobre la Fiscal Dongiovanni es que, actualmentetrabaja con la policía bonaerense en lugar de trabajar con la policía federal; con el agravante que uno de los involucrados es el hijo de un poderoso comisario bonaerense.

Novedades del caso

En las últimas horas, el Cuerpo Médico de la provincia de Buenos Aires informó que Maximiliano Centurión tenía las pestañas quemadas. Un indicio que involucraría al imputado en el lugar y en contacto directo con el fuego.

El viernes pasado el Gobierno Nacional publicó en el Boletín Oficial, mediante la resolución 889/2022 del Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Aníbal Fernández la recompensa de $4.000.000 de pesos para quien aporte datos para dar con el paradero de Lucas Escalante. La medida surgió a instancias de un requerimiento efectuado por la titular de la Unidad Funcional de Instrucción 2 de Florencio Varela, Mariana Dongiovanni, quien lleva adelante la investigación.

El comisario Centurión, padre de uno de los implicados y tío del otro, sigue sin prestar declaraciones. Su silencio se debe a que, hasta el momento, no está imputado en la causa ya que  los involucrados son su hijo y su sobrino.

NT / MCP