domingo 25 de septiembre de 2022
POLICIA Ni los muros lo detienen

Acusan al Viejo Cantero de comandar una banda narco desde prisión y a una de sus hijas de ser la recaudadora

El fundador de Los Monos fue apuntado como el líder de una organización que operaba en la zona sudoeste de Rosario. Mientras que Bárbara (26) sería quien recibía las órdenes y las ejecutaba en la calle.

11-08-2022 16:50

El fundador de Los Monos, tal vez, era el miembro del clan con perfil más bajo. Máximo Ariel “Viejo” Cantero (58) le había dejado el comando de la organización delictiva a sus hijos mayores Claudio "Pájaro", Ariel Máximo "Guille" y Ramón "Monchi" Machuca, hasta que el asesinato del primero de ellos generó una seguidilla de enfrentamientos a tiros y muertes por venganza entre las bandas (y una violencia que se mantiene hasta hoy) que terminó con todos ellos tras las rejas. Pero desde que salió de prisión, no dejó de acumular causas en su contra. Ahora lo acusan de comandar una red narco desde el interior del penal de Piñero donde está detenido. Y según los investigadores, su hija Bárbara era la que ejecutaba las órdenes en la calle y recaudaba las ganancias.

El Viejo Cantero cayó en prisión en abril pasado tras ser señalado como el “administrador del ejército de la violencia” junto a su pareja, Rosa Montero. Según la acusación, realizaba extorsiones, balaceras, amenazas y hasta intentos de homicidio contra “distintas facciones que coexisten en su área de influencia”.  Además, en ese momento, lo imputaron también por maltrato animal porque tenía gallos de riña y caballos en mal estado en su casa. Por todo ello, la Justicia le dictó la prisión preventiva por dos años.

Así fue como Cantero, padre, fue alojado en la cárcel santafesina de Piñero. Hacía casi dos años que había recuperado la libertad tras purgar una pena de seis años como miembro de una asociación ilícita comandada por su hijo Ariel Máximo “Guille” Cantero y su hijo adoptivo “Monchi” Machuca. Guille tiene la particularidad de haber sumado más causas en su contra estando preso, que en libertad. 

Viejo Cantero audiencia 20220504
Máximo Ariel "Viejo" Cantero esta preso desde fines de abril pasado.

Pero, al parecer, la actividad del Viejo no se detuvo. Este jueves se informó que agentes federales de la División Antidrogas Rosario allanaron la celda en donde se encuentra detenido. Es que ahora lo acusan de liderar una organización narcocriminal dedicada a la venta de estupefacientes en las ciudades de Rosario y Cañada de Gómez.

Según la investigación de la Policía Federal, desde su pabellón Cantero “daba órdenes a diario” para llevar adelante el negocio ilícito de la venta de drogas. La que recibía las directivas desde el exterior era su hija Bárbara, de 26 años.

Ella, al estar en libertad, era la que trasmitía las órdenes que daba su padre desde su lugar de encierro. Pero también, según informaron fuentes policiales, se encargaba de “recaudar las ganancias de las ventas”.

La investigación comenzó en marzo pasado a raíz de un vendedor de cocaína que abastecía a diferentes puntos de venta ubicados en los barrios Triángulo Moderno, Villa Banana e Hipotecario. Ahí fue que luego de reunir las pruebas necesarias, el Juzgado Federal N° 3 de Rosario a cargo de Carlos Vera Barros ordenó once allanamientos.

Tres de ellos se efectuaron en la cárcel de Piñero. Uno para requisar el lugar en donde está detenido el Viejo y los restantes, para revisar a otros dos de sus hijos, conocidos como Ariel Máximo “Chanchón” y Alexis Claudio “Tartita”, que están presos por homicidio y que también serían parte de esta organización narco investigada. En otro de los allanamientos, en el sudoeste de Rosario, se apresó a Bárbara.  

En los distintos operativos se secuestraron “1500 dosis de estupefacientes listos para la venta, una fuerte suma de dinero, balanzas de precisión y varios teléfonos celulares”, se detalló. Además fueron detenidos, en total, tres mujeres y diez hombres, de los cuales cuatro de ellos ya estaban en prisión como el Viejo, Chanchón y Tartita.

barbara cantero viejo
El Viejo Cantero tras el allanamiento en el penal de Piñero donde estaba alojado.

Un clan que no se detiene. "Chanchón", cumple una condena a 14 años de prisión en la cárcel de Piñero por el crimen del policía Cristian Ibarra, ocurrido en julio de 2019 en una trama narco de la que participaba el efectivo.

Mientras que “Tartita” tiene una causa por narcotráfico y otra por homicidio. En ambas fue condenado en juicios abreviados y recibió, como pena unificada, 20 años de prisión.

Tartita llamó a la puerta de Débora Natalí Fernández en marzo de 2020. Cuando la mujer salió recibió una lluvia de balas que terminaron con su vida. La buscaban a ella, pero Débora era ajena al mundo delictivo. La mataron porque Chanchón, estando en prisión, se peleó con un hermano de la víctima con el que compartía pabellón. Por eso, llamó a su hermano para que ejecutara la venganza. 

Así lo hizo Tartita y desde entonces comparte el pabellón con su hermano Chanchón y hace unos pocos meses se sumó el padre de ambos, el Viejo Cantero. 

NG / MCP