lunes 05 de diciembre de 2022
POLICIA doble crimen de vicente lópez

El hermano de Martín del Río contó que el empresario “practicaba tiro”

24-09-2022 03:37

Diego del Río, hermano del presunto parricida de Vicente López, declaró otra vez en la causa para aclarar que no tiene ninguna relación con el crimen de sus padres y volvió a complicar a Martín, su hermano menor y detenido por el caso, al afirmar, entre otras cosas, que “practicaba tiro regularmente”.

La nueva declaración del mayor de los hijos de las víctimas José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72) se dio este jueves 22 de septiembre ante dos de los tres fiscales de la causa, Marcela Semería y Alejandro Musso, y se produjo de manera espontánea, ante la necesidad del testigo de aclarar algunas cuestiones planteadas por la defensora de su hermano, Mónica Chirivin, quien llegó a pedir en el expediente que se lo investigue como sospechoso.

“No tengo ningún tipo de vinculación con el homicidio de mis padres”, dijo el consultor de 47 años, al inicio de su nueva testimonial, en la que incluso les entregó a los fiscales su teléfono celular, marca Motorola, y les dio su clave para que lo periten.

Una de las cuestiones planteadas en la causa y de manera pública por la abogada Chirivin, para que el hermano mayor de su cliente sea investigado como sospechoso fue que el 25 de agosto, día del hallazgo de los cuerpos de sus padres, por la tarde, él había concurrido a la vivienda del country San Diego, de Moreno, donde las víctimas pasaban el fin de semana y donde luego la Policía secuestró una serie de armas de fuego. Diego explicó que solo concurrió “en dos oportunidades y siempre por disposición de la fiscalía y acompañado por policías”.

Los fiscales aprovecharon al testigo para preguntarle otras cuestiones. Una de ellas fue si podía describir la relación de Martín con las armas: “Durante una época él practicó tiro regularmente. Me acuerdo que no fue hace tanto tanto tiempo, y él practicaba tiro regularmente en el polígono que estaba en La Pampa cerca de Migueletes, le agarró el gusto para ir a tirar”.

“Él iba a tirar con sus armas, pero nunca vi en detalle cuáles eran porque, la verdad, es que las armas a mí nunca me gustaron”, añadió.

En esta Nota