lunes 26 de julio de 2021
POLICIA horror en ramos mejía
13-03-2021 03:29

Intento de femicidio en la puerta de una escuela: baleó a su ex mujer y se suicidó

Subió a la camioneta de su ex pareja cuando ella llevaba a uno de sus hijos al colegio. Le disparó tres veces y luego se pegó un tiro en la sien. La víctima se encuentra estable.

13-03-2021 03:29

Luis Ranzini (53) se desplomó en la vereda, justo enfrente de la escuela 126 de La Matanza. Segundos antes le había disparado a su ex mujer, para sorpresa de padres y alumnos que hacían cola para ingresar.

El intento de femicidio –uno más de una lista que no para de crecer– ocurrió este viernes a las 8 de la mañana en las calles Arana, entre Aconcagua y Canarias, en la localidad bonaerense de Ramos Mejía. 

Ranzini se pegó un tiro en la sien. Falleció prácticamente en el acto. Con el mismo revólver marca Ranger calibre 38 especial con el que se mató había amenazado a su ex esposa y uno de sus hijos, cuando salían de su casa rumbo a otro colegio. 

La mujer, identificada por fuentes policiales como Felicia Negri (45), temía que su ex pareja pudiera hacerle daño. Lo había denunciado en varias oportunidades por acoso y violencia de género. De hecho, la Justicia había intervenido aplicándole, en una oportunidad, una restricción de acercamiento que nunca respetó.   

El ataque. Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, Negri estaba arriba de su camioneta Ford EcoSport con uno de sus hijos, de 8 años, cuando el femicida apareció en escena con la intención de matarla. “Bajate, te voy a matar”, dicen testigos que le dijo al menor que acompañaba a su ex mujer.

Lo que siguió duró un par de minutos. Ranzini le disparó a su mujer en el interior del vehículo. “Realizó al menos tres disparos y uno de ellos hirió en el pecho a la mujer”, señaló un pesquisa. 

Negri, herida y aturdida por los disparos, salió de la camioneta y caminó hacia un árbol. En ese momento, el femicida intentó rematarla pero uno de sus hijos, de 13 años, que escuchó los tiros y los gritos, se interpuso y evitó que le volviera a tirar. 

Ranzini no soltó el revólver. Y segundos después se descerrajó un disparo en la sien que le provocó la muerte casi de manera inmediata. 

De acuerdo a las fuentes, Negri fue asistida por una ambulancia en el lugar y trasladada de urgencia al Hospital San Juan de Dios, donde fue intervenida quirúrgicamente y, al cierre de la presente edición, se encontraba estable.

Parte médico. José Marinelli, abogado de la mujer baleada, precisó que la víctima ingresó a la guardia del centro de salud con una herida de bala que le afectó “el pulmón izquierdo”. “La está peleando y la estabilizaron para operarla”, precisó. Las próximas 48 horas serán claves. 

La víctima trabaja actualmente en una empresa de telefonía móvil. 

La pareja se había separado hace cerca de diez años y a partir de ese momento la relación entre ellos fue siempre conflictiva, indicaron allegados a la víctima. 

Incluso, algunos vecinos manifestaron que bastante habitual que el hombre acosara a Negri en la puerta de su casa, lo que derivó en varias presentaciones judiciales por parte de la mujer. 

Historial de denuncias. Voceros judiciales destacaron que Negri lo había denunciado en más de una oportunidad en el fuero de Familia. De hecho, obtuvo varias perimetrales, aunque la última se encontraba vencida desde hacía algunos meses.

Marinelli reconoció que en las últimas semanas los ataques se repetían cada vez más y que la mujer estaba evaluando mudarse. 

El cuerpo del victimario quedó justo sobre el cordón. Cuando los paramédicos certificaron que no tenía signos vitales los policías lo cubrieron con una sábana. Poco después llegaron los peritos y más tarde lo llevaron hasta la morgue judicial para la realización de la autopsia. 

Los investigadores tomaron testimonios en el lugar y relevaron la zona en busca de cámaras de seguridad que puedan haber documentado la secuencia. Lo que sospechan es que el femicida llegó decidido a matarla. Ranzini conocía los movimientos de su mujer y algunos creen que el plan también incluía asesinar a sus hijos, aunque a ninguno de ellos le disparó. 

La investigación por el “intento de femicidio seguido de suicidio” quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Violencia de Género y Delitos Sexuales de La Matanza y del fiscal de Homicidios Marcos Borghi, de ese mismo distrito.

 

Un caso cada 29 horas

Úrsula Bahillo, Ivana Módica y Guadalupe Curual. Lorena Franco, Florencia Figueroa y Verónica Escobar. La lista de mujeres asesinadas por la violencia machista no para de crecer. En los primeros dos meses del año hubo cincuenta femicidios, según el registro que lleva la ONG La Casa del Encuentro. 

La estadística anual indica que una mujer es asesinada cada 30 horas, un número aterrador. 

El informe del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación registró 295 femicidios, es decir un crimen de género cada 29.

El promedio es similar al de 2020, una señal de que las medidas implementadas por el Estado hasta el momento no alcanzan para reducir la cantidad de víctimas. 

Desde la Casa del Encuentro reclaman que “el Estado refuerce la prevención y la protección desde una mirada interdisciplinaria y con un abordaje integral y federal que proteja en forma efectiva a una mujer o compañera trans en situación de violencia”.

En esta Nota