domingo 20 de junio de 2021
POLICIA mañana empieza el juicio
08-11-2020 03:15

La singular vida de los acusados de asesinar a un turista francés

Juan y Froilán son hermanos y vivían en un paraje inhóspito de Iruya, Salta, donde habrían matado al mochilero Mathieu Martin (32). Su cuerpo nunca apareció.

08-11-2020 03:15

“Mathieu Martin era un joven que estuvo en lugares de conflictos, en zonas de guerra, en la Franja de Gaza, en África sin tener problemas...”, dice el fiscal que investigó el caso sin completar la frase con el desenlace final. El turista francés fue asesinado cuando recorría el norte argentino. Su cuerpo nunca apareció. Se lo vio con vida por última vez en la localidad salteña de Iruya en 2018. Los investigadores creen que dos hermanos que vivían allí lo apuñalaron y luego se deshicieron de él. 

Mañana empieza el juicio que tiene a Juan (40) y Froilán Cuevas (42) como acusados de “homicidio simple”. Según los fiscales estos dos hermanos fueron las últimas personas en estar en contacto con Martin a principios de agosto de 2018 en Iruya.

Los hermanos vivían en el paraje Huacaloma, en Iruya. “Cuando se buscaba a Martín los acusados primero dijeron que no lo habían visto y luego indicaron un supuesto recorrido que había hecho. O sea, no lo habían visto pero sabían el recorrido que hizo. Después un testigo contó que vio la carpa de Martin en la propiedad de los hermanos”, relató a PERFIL el fiscal Ramiro Ramos Ossorio, quien junto a su par Pablo Rivero representaran al Ministerio Público Fiscal en el juicio.

Cuando la policía regresó a Huacaloma tras recibir este testimonio los recibió una hermana de Juan y Froilán. “Mis hermanos saben lo que pasó con el francés”, les dijo. También recordó que una pareja suya cayó por el “chorro” cuando estaba con uno de sus hermanos. Entonces se habló de un accidente. El hombre nunca apareció. 

Ahí empezó a encaminarse la causa y, según lo que pudo reconstruir la Justicia lo habían acuchillado y descartado su cuerpo en el “chorro”. 

El “chorro” es una cañada de 500 metros de profundidad “con paredes de laja”, “sedimentos que se mueven constantemente” y de “muy difícil acceso”, según describió el fiscal. Por eso se cree que esos sedimentos taparon el cuerpo. 

“Eliminaron el cuerpo de manera eficiente para que no se lo encuentre”, entiende Ramos Ossorio. Hay testigos que indicaron que los hermanos tiraron cabras en el lugar luego de que se enteraron de que estaban en la mira de la Justicia. 

“Trabajamos con perros y expertos en minas que nos marcaron que había que cavar en un lugar, pero había peligro de derrumbe. Empezamos a apuntalar y cavar. Luego a apuntalar de otro lado, pero se empezó a desmoronar. Lo intentamos cinco veces pero no se pudo continuar con el operativo”, detalló el fiscal. 

Dichos. El propio Froilán habría acusado a su hermano, ante la policía, como el asesino del francés e indicó el “chorro” como el lugar del hecho y descarte del cuerpo. “Después se desdijo y denunciaron apremios ilegales. Que la policía los había maltratado, golpeado. Se realizó un juicio y los siete policías fueron absueltos”, detalló Ramos Ossorio. 

Los hermanos eran conocidos allí por su vida rudimentaria y su apego al alcohol. Lugartenientes aportaron el dato de que “Juan borracho les contaba lo que había hecho” con el mochilero francés y que “quemó sus cosas”. 

Estos indicios fueron tomados por los investigadores que en un allanamiento a la casa de los Cuevas encontraron elementos que pertenecían a Martin y hallaron “restos de una fogata”. Secuestraron ropa que habría pertenecido al francés y un elemento que fue relevante: una pulsera de plástico. 

En esa pulsera se encontró ADN del joven desaparecido, que el Servicio de Biología Molecular del CIF comparó con una muestra genética de un hermano de la víctima. 

Antes de desaparecer Martin se había comunicado con su familia. Les dijo que estaba en Tilcara y que pensaba ir a Iruya. De ahí, se cree, que seguiría camino a Orán. “Nosotros estamos convencidos de que Martin no salió de la casa de los Cuevas”, aseguró el fiscal. “Martin estaba acostumbrado a meterse en lugares de difícil acceso. Había viajado por todo el mundo. Estuvo en lugares peligrosos, de conflictos, en zonas de guerra, en la Franja de Gaza, en África… sin tener problemas”.

La familia de Martin participará de las distintas audiencias del juicio vía remota. Cuando el joven desapareció realizaron marchas, e iniciaron campañas para lograr encontrarlo. Siempre estuvieron informados del avance de la causa. 

“Este es uno de los casos más complejos que me tocó investigar. Es un homicidio sin cuerpo, lo que nos reduce la posibilidad de sumar más indicios. Cometido en un lugar inhóspito y por personas que viven en condiciones naturales”, destacó el fiscal.

Ahora los hermanos deberán responder ante el Tribunal de la Sala VI de Juicio. En diez audiencias (en la que pasarán más de 60 testigos) las partes intentarán traer luz sobre lo sucedido con este mochilero al que se le perdió el rastro hace más de dos años.

 

Datos

◆ Mathieu Martin tenía 32 años, era francés y desapareció el 8 de agosto de 2018 cuando visitaba el norte argentino.

◆ En diciembre de ese año fueron detenidos dos hermanos acusado de haberlo acuchillado y tirado el cuerpo en una zona inhóspita. 

◆ Juan y Froilán Cuevas mañana comenzarán a ser juzgados por el crimen del turistas francés, cuyo cuerpo nunca pudieron recuperar. 

◆ Serán diez audiencias y se escucharán a más de 60 testigos.

 


Crimen de las francesas

Cassandre Bouvier y Houria Moumn llegaron a la Argentina en 2011. Pero fueron encontradas muertas en la quebrada de San Lorenzo en Salta. Las habían violado y asesinado. 

Los cuerpos de las turistas francesas fueron hallados el 29 de julio de 2011 en la Quebrada de San Lorenzo, a 15 kilómetros del centro de la capital, con signos de haber sido golpeadas, abusadas y asesinadas a tiros. Por el caso hay cuatro condenados, pero el padre de una de las víctimas considera que uno de ellos es inocente: Santos Clemente Vera. 

En 2014, la Sala II del Tribunal del Juicio de Salta condenó a Gustavo Lasi a 30 años de prisión como autor del doble homicidio y condenó a Omar Darío Ramos y Antonio Eduardo Sandoval, a la pena de dos años de prisión condicional, por encubrimiento calificado. Pero absolvió a Daniel Vilte Laxi y a Vera.

Sin embargo, el 3 de febrero de 2016, se revocó la absolución a Vera y lo condenó a prisión perpetua, por considerarlo coautor de los mismos delitos que Lasi.