jueves 13 de mayo de 2021
POLICIA Pandemia de coronavirus
23-04-2020 22:00

Los pedidos de justicia cambiaron con la propagación del Covid-19

Cambios en la foto de perfil, afiches viralizados o ruidazos desde los balcones fueron algunos de las variantes que se encontraron para visibilizar el reclamo.

23-04-2020 22:00

La última marcha multitudinaria fue la convocada por del Día Internacional de la Mujer. Miles de mujeres se movilizaron en el centro porteño y distintos zonas del país. Pero después la expansión de la pandemia por el coronavirus hizo que toda manifestación quedara suspendida. Por esa razón, los reclamos de justicia mutaron y ahora se concentran en las redes sociales y se expresan desde los balcones. 

Cambios en la foto de perfil, afiches viralizados, videos emotivos o ruidazos en los balcones o desde las ventanas fueron algunos de las variantes que se encontraron para hacer visible un pedido justicia que no se detiene a pesar de la expansión del coronavirus. 

Por el decreto de aislamiento obligatorio por el coronavirus, la familia de Fernando Báez Sosa suspendió una convocatoria que había organizado por los dos meses del crimen del chico en Villa Gesell. Al mes siguiente, tuvieron que buscar otra forma de expresarse y la encontraron en las redes sociales. 

“No podemos empapelar las calles, pero si las redes”. Fue la consigna que lanzaron y propusieron cambiar la foto de perfil en las redes sociales por la imagen de un Fernando sonriente a tres meses de su asesinato. 

La ola de femicidios en cuarentena hizo que los balcones se inundaran de pañuelos violetas y ruidos de cacerolas pidiendo que “dejen de matarnos” luego de que se conociera el crimen de Cristina y su pequeña hija Ada en Lanús. Tras este doble femicidios se convocó a hacer ruido en todo el país desde las ventanas, balcones y terrazas contra la violencia de género. 

En cuarentena también se cumplieron cuatro años de un crimen que aún está impune en Entre Ríos. Los sospechosos del asesinato de Gisela López fueron absueltos en la causa y se espera que la Corte Suprema de Justicia revea el fallo tras las apelaciones de la querella y la fiscalía. Por eso propusieron difundir la foto de la joven bajo el lema "Justicia por Gisela".

Los recursos contra la violencia de género durante el aislamiento

"Que todos vean a Gisela, que nadie olvide su rostro para seguir reclamando justicia en tiempos de pandemia", publicó la agrupación "Empoderadas Santa Elena", ciudad de donde era la joven. Lo hicieron en el marco de una campaña para exigir Justicia por las redes sociales por el impedimento de hacerlo en la calle como seria lo habitual. 

"Que sus asesinos observen los ojos que apagaron y nos quitaron, que no puedan escapar de lo que hicieron", pidieron. El cuerpo de Gisela López fue hallado el 10 de mayo de 2016 en la zona de "El Bajo" de Santa Elena, 18 días después de que la joven desapareciera cuando volvía de la escuela. 

En marzo del año pasado, el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos (STJER) ratificó la absolución de los tres acusados por abuso sexual y homicidio y de la otra imputada por encubrimiento. Ante esa situación, la defensa y la fiscalía presentaron en abril del año pasado un recurso extraordinario federal ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Aún se espera una respuesta. 

El living de la casa de la familia Soto, en Neuquén, fue el lugar elegido para pedir que se investigue la muerte de su hija, Florencia (27). La familia acusa al novio de la joven, un policía que argumentó que no estaba en la vivienda cuando Florencia apareció con un tiro en la cabeza. Los padres se filmaron con la imagen de la chica. Uno al lado del otro y pidieron justicia.

“Yo necesito justicia”, dijo en el video casero Verónica, su mamá. “A un mes de su fallecimiento estoy esperando que se aclare todo, por mis nietos, para que esto no quede impune. Esto no fue un fallecimiento normal, fue un homicidio. Pido que se aclare y que se haga justicia”, reclamó su papá Luis Alfredo.

En momentos de pandemia en donde la principal medida sanitaria es quedarse en casa, los pedidos de justicia se siguen escuchando, pero transformados. 

NG / DS