POLICIA
tras una persecución de 20 kilómetros

Matan a un camionero a balazos en San Juan por una contravención: un policía detenido

Luego de evitar detener su camión en un control, el camionero fue perseguido por los efectivos policiales durante 20 kilómetros, donde dispararon 16 balazos. El hecho se produjo cerca de la medianoche del viernes en una ruta de la provincia de San Juan, en la zona de Valle Fértil, cuando Federico Orihuela no detuvo su transporte y fue perseguido por un patrullero con tres policías a bordo. Uno de ellos, el oficial Ricardo Rodríguez usó armas largas y su pistola reglamentaria para intentar frenar la marcha del conductor. Tras rebasarlo efectuó varios disparos más al frente del rodado, que terminaron con la vida del chofer.

2023_02_11_federico_orihuela_san_juan_cedoc_g
Víctima. Federico Orihuela (arriba) junto a su pequeño hijo. No se detuvo en un control vehícular y fue perseguido por la Policía de San Juan. Le tiraron dieciséis balazos. | cedoc

Un camionero de 37 años fue asesinado a balazos durante una persecución de 20 kilómetros por una ruta sanjuanina, luego de que policías intentaron llevarlo a la comisaría por una “contravención”. Por el homicidio detuvieron a uno de los efectivos que efectuó, al menos, 16 disparos contra el vehículo, según informaron ayer fuentes judiciales y de la fuerza.

El hecho ocurrió el viernes por la noche, alrededor de las 23, en la ruta provincial 510, a unos 20 kilómetros al sur de la localidad de San Agustín del Valle Fértil, donde la víctima, identificada como Federico Gastón Orihuela, fue atacada a tiros.

Fuentes policiales y judiciales informaron a la agencia Télam que todo comenzó cuando personal de la comisaría 12° intentó llevar a la dependencia al hombre que manejaba un Mercedes Benz modelo 1518, dominio RMT840, debido a una presunta “contravención”.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

“Hubo un inicio de una contravención, hay una orden de la autoridad policial de alto y detención, es lo que genera la fuga y la persecución”, explicó ayer en una conferencia de prensa el fiscal coordinador Iván Grassi que dio en los Tribunales junto al fiscal de Delitos Especiales, Francisco Pizarro, y al jefe de la Policía de San Juan, comisario general Eduardo Lirola.

Ante esa situación, tres policías a bordo de un patrullero comenzaron la persecución a la que se fueron sumando otros móviles.

Según las fuentes, el oficial Ricardo Rodríguez iba en el asiento del acompañante y primero efectuó un disparo de advertencia con un arma larga AT, pero el conductor hizo caso omiso.

“Estamos hablando de 20 kilómetros que duró esta persecución y que solamente disparó un funcionario policial hacia el camión”, agregó el fiscal.

En ese marco, Rodríguez tomó su arma reglamentaria, con la que realizó múltiples disparos contra la parte trasera del camión hasta vaciar el cargador.  Tras ello, el efectivo usó el arma del chofer y le dijo que rebasara al vehículo conducido por la víctima.

De acuerdo a lo informado, Rodríguez efectuó más disparos al lateral y al frente del camión, por lo que Orihuela sufrió varias heridas que le provocaron salir despedido del habitáculo.

“El cuerpo termina despedido en la banquina y el camión atravesando la ruta hasta impactar a un vehículo que venía en sentido contrario”, aseguró el fiscal.

El choque fue con un Volkswagen Gol blanco en el que iban cuatro ocupantes a bordo que no sufrieron lesiones.

Grassi sostuvo que “se han contado 16 impactos en el camión, eso incluye la parte de atrás, el costado y el frente”, mientras que el cadáver del camionero “tendría cinco disparos”, aunque eso será confirmado con la autopsia correspondiente.

Atento a estos indicios, la fiscalía dispuso la aprehensión de Rodríguez, señalado por haber sido el único que efectuó todos los disparos.

Este policía quedó internado bajo custodia en un hospital sanjuanino debido a que sufrió una fractura de muñeca, pero todavía no se sabía cómo se produjo esa lesión.

En tanto, los investigadores secuestraron un arma antitumulto, tres pistolas reglamentarias, el camión, un celular, el patrullero, 20 mil pesos y pertenencias de Orihuela, quien al parecer había sido contratado en la localidad de Caucete para la venta de melones.

“La víctima es de la provincia de La Rioja, de la localidad de Chepes, había estado unos días en Valle Fértil con amigos, pero al momento del hecho estaba solo”, precisó el fiscal y agregó que “el fallecido no tenía condenas, tendría algunas contravenciones y una causa por contexto de género en La Rioja”.

En tanto, el fiscal Pizarro aclaró que personal de “Gendarmería Nacional realizó un rastrillaje con perros adiestrados para la detección de drogas que dio resultado negativo”.

Por su parte, el jefe de la Policía de San Juan indicó que “no hubo tiroteo” y que se trató de un “hecho sin precedentes en la institución policial”.

“Hacía muchos años que no teníamos un hecho de esta naturaleza. Esto es un hecho grave que enluta a la institución policial”, afirmó.

Respecto al policía Rodríguez, el comisario general Lirola dijo que hicieron “una investigación para establecer si tenía algún signo de violencia y no se determinó eso”.

“El hombre está casado, con hijos, no ha tenido ningún tipo de problema con la familia, no se qué ha producido en él este hecho de usar el arma contra alguien, no había peligro de vida ni de él ni de terceros”, concluyó.

En tanto, la pareja del hombre asesinado escribió en su Facebook: “Fede, mi amor me dejás destrozada, mi bebé”.