5th de March de 2021
POLICIA Bajó 3 kilos
30-04-2020 11:23

Nahir Galarza inició una huelga de hambre para recibir visitas en medio de la pandemia

La joven está presa en la Unidad Penal 6 de Mujeres de Paraná. Quiere ver a sus padres, pero en todos los penales del país se suspendieron las visitas por el Covid-19.

30-04-2020 11:23

Nahir Galarza (20) quiere ver a su familia e inició una huelga de hambre. Las visitas están suspendidas en todos los penales del país por la pandemia del coronavirus. Y la unidad 9 de Entre Ríos, no es la excepción. Allí la joven cumple una condena por asesinar a su novio de dos tiros

La joven está presa en la Unidad Penal 6 de Mujeres de Paraná y desde ahí comenzó hace dos días una huelga de hambre. Solo toma agua. Ya bajó 3 kilos, según informaron a PERFIL allegados a la Nahir. 

Las autoridades del sistema carcelario entrerriano, al igual que en el resto del país, suspendieron la visitas a los presos para reducir al máximo la posibilidad de que tanto los internos como los penitenciarios se contagien el coronavirus y así se propague la enfermedad intramuros

La justicia solicitó a las autoridades del penal que informen si la joven tiene acceso a telefonía para contactarse con sus familiares y realicen reportes diarios sobre el estado de salud. El lunes es el cumpleaños del padre de Nahir, y tal vez, sea uno de los motivos por los que tomo esta iniciativa. 

Sergio Berni contra la liberación de presos: "El control con tobilleras es un verso"

No es la primera movida que realiza Nahir en el contexto de coronavirus. La semana pasada sus abogados, José Ostolaza y Pablo Sotelo, solicitaron la prisión domiciliaria para ella por el Covid-19. El argumento era que la condena no estaba firme y que no había riesgo de fuga. Se la negaron.

Los jueces que tomaron la decisión sostuvieron que Nahir no forma parte de los grupos de riesgo por el virus, al no padecer una enfermedad considerada riesgosa en una hipotética infección con Covid-19.   

Nahir mató de dos disparos a su novio Fernando Pastorizzo el 29 de diciembre de 2017. Para ello usó el arma reglamentaria de su padre policía. Siete meses después fue condenada a prisión perpetua y se convirtió en una de las mujeres más jóvenes en recibir la pena máxima. 

El máximo tribunal de Justicia de Entre Ríos rechazó el planteo presentado por la defensa y confirmó la sentencia.

NG/FeL