lunes 06 de febrero de 2023
POLICIA Sospecha de los empleados

Tenía 40 mil dólares en una caja de seguridad de un banco y cree que fue víctima de un robo hormiga

Ocurrió en la sucursal del BBVA ubicada en la zona de los tribunales porteños. El cliente denunció el faltante y, con un escribano, certificó que le habían forzado la cerradura.

31-10-2021 02:26

No fueron boqueteros ni los delincuentes que cometieron el Robo del Siglo. En medio de la cuarentena más estricta, a un cliente de un banco le violentaron la cerradura de la caja de seguridad que había contratado en una sucursal de la zona de los tribunales porteños y le robaron cerca de 40 mil dólares (unos 8 millones de pesos al cambio de hoy). El damnificado está convencido de que fue víctima de un “robo hormiga” cometido por los empleados de la entidad y además denuncia que los responsables del banco se niegan a reparar los daños causados.

El caso fue descubierto el 11 de diciembre pasado. Claudio –no es su nombre real, porque pidió reserva de identidad– contrató el servicio en 2006. Hacía más de un año que no iba a la sucursal 330 del Banco Francés BBVA ubicada en la avenida Corrientes al 1400. “Luego del procedimiento habitual, me entregan la caja, la abro y veo que claramente faltaba dinero.  Hago un recuento y faltaban exactamente 39.700 dólares”, recuerda, en diálogo con PERFIL.

“Entré en estado de total nerviosismo, llamé a la empleada, le expliqué lo que sucedía y me indicó que guardemos la caja en el cofre para analizar la situación”, agrega.

Claudio, que es directivo de una empresa, dice que cuando fueron a guardar la caja, la empleada del banco le indicó que la cerradura “estaba totalmente violada y falseada”. “La puerta del cofre, que debería abrirse con doble llave, estaba simplemente ‘apoyada’ simulando estar cerrada”, describe la víctima.

Un informe del personal técnico del BBVA confirmaría después que la cerradura en cuestión se encontraba rota y en posición abierta. “Se trata de una cerradura Rench modelo 7422 serie negra. Es sabido en nuestro rubro que esa serie de cerraduras se rompen por falla del material”, señala el documento.

En medio de la conmoción, Claudio convocó a un escribano para que certificara todo con videos, fotos y manifestaciones de los empleados. Luego, envió una carta con el reclamo formal al banco y denunció el caso en la fiscalía nacional en lo Criminal y Correccional N° 34 de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde el BBVA le pidieron pruebas que acrediten el monto de dinero que declaró haber guardado en la caja de seguridad. El 8 de enero pasado entregó la documentación que certifica la compra del 100% de los dólares declarados. Como no obtuvo respuestas del banco reenvió el reclamo a BBVA España, la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y hasta directivos de otros bancos.

“Recién en el mes de abril me llama a mi celular el abogado Ricardo Kelly diciéndome que llamaba en representación del BBVA y solicitándome que me quede tranquilo que el banco está preocupado por lo que sucedió y que va a solucionar nuestro inconveniente a la brevedad. Este mensaje, a pesar de ser muy tardío, me tranquilizó”, recuerda la víctima. 

A 10 años del juicio por el Robo del Siglo: por qué los fiscales terminaron peor que los ladrones

Pero nada de eso pasó. “Con el correr de las semanas me fui dando cuenta de que, en realidad, se trataba de una maniobra planificada por los directivos y este estudio de abogados con el único objetivo de ganar tiempo y, eventualmente, cansarme. En efecto, me pidieron información y documentación adicional, me preguntaron cómo prefería recibir la compensación de lo que se había robado en nuestra caja de seguridad, etc.”, manifiesta Claudio.

La víctima está segura de que esto es parte de una estrategia disuasiva. “En ningún momento este abogado me hizo algún ofrecimiento. Solo decía: ‘Esto se va a solucionar pronto’ y me pedía más información. Siempre alegando: ‘Usted sabe que estas organizaciones son muy burocráticas, pero quédese tranquilo’”.

Derrotero

Ante la falta de soluciones, Claudio realizó un reclamo en Defensa del Consumidor (CABA) e inició una demanda civil/comercial. “Ahí comenzó otro nuevo derrotero con Kelly que, de lo único que se encargó fue de tratar de trabar las audiencias (tanto en Defensa del Consumidor como las prejudiciales) y de solicitar plazos y nuevas audiencias argumentando que ‘la compensación está por ser autorizada por los directivos del BBVA’.  Así este señor logró ‘ganar’ (y yo perder) tres meses más”, resume Claudio. 

La sorpresa fue grande cuando finalmente llegó la audiencia de mediación. “Cuando ya no cabían más dilaciones, el abogado manifestó que el banco no va a poder acceder a compensar al cliente. O sea, a nosotros nos robaron en nuestra caja de seguridad y así, al menos hasta ahora, nos estafó también el BBVA”, entiende el damnificado. 

Claudio está convencido de que fue víctima de un robo “hormiga” perpetrado por algún empleado con acceso al sector de cajas de seguridad. “No robaron todo el contenido y es evidente que se fueron llevando de a poco los billetes”, indica. 

Protagonizó el "robo del siglo" a un banco y abrió la peluquería "La Casa de Capel"

La investigación penal no avanzó en todo este tiempo. Según el titular de la caja de seguridad, “el BBVA hizo todo tipo de dilaciones para no presentar la información solicitada por la fiscalía, fundamentalmente la entrega de datos de los empleados y los videos filmados por las cámaras de seguridad. Ahora, estamos a la espera sobre la solicitud del llamado a indagatoria de dos empleados de la sucursal directamente vinculados desde hace muchos años con el sector de cajas de seguridad”.

PERFIL contactó a los representantes del banco Francés, para conocer su versión sobre el hecho denunciado. “Cuando los casos se encuentran en la Justicia no hacemos comentarios”, respondieron.

Un antecedente preocupante

Dos meses antes del robo que sufrió Claudio en el BBVA de Tribunales, otra víctima denunció un robo insólito en el sector de cajas de seguridad de la sucursal 331 ubicada en Márquez y Panamericana, en la localidad bonaerense de Boulogne.

Daniel Ahern (51) acusó el faltante de 100 mil dólares por un descuido insólito de los responsables del banco: le cerraron la caja por error y se la otorgaron a otro cliente sin revisar lo que había adentro.

Según una publicación del diario Clarín, el día de la apertura de cajas se hizo un acta en el que el banco Francés reconoce que “por un error operativo involuntario” le dieron de baja la caja 75/8 (la de la víctima del robo) en vez de la “76/5”.

“Eran los ahorros de nuestra vida, era para comprarnos nuestra casa. Tanto esfuerzo, tanto sacrificio, uno hace todo bien, te rompés trabajando y te pasa esto”, contó la víctima. Como en el caso de Claudio, el banco le propuso devolver una suma en pesos pero después se negó a indemnizarlo.