sábado 10 de diciembre de 2022
POLICIA Barrio La Ranita

Un jurado popular resolvió declarar culpable a una mujer que mató a su marido en un country de Luján

Se trata de Gabriela Moreira García quien sostuvo que era víctima de violencia de género, pero no le creyeron. La pareja estuvo junta durante veinte años. La defensa de la mujer sostuvo que el hombre la violaba a punta de pistola.

28-10-2022 09:34

Un jurado popular declaró culpable a Gabriela Moreira García, de 42 años, por el asesinato de su marido, Rolando Nusbaum de 67 años. Ella sostuvo que era víctima de violencia de género, pero quienes la juzgaban no le creyeron.

Se trata de un matrimonio de veinte años que vivía en el country La Ranita, en Open Door, Luján. El asesinato ocurrió en agosto de 2019 y Moreira García estaba imputada por "homicidio agravado por el vínculo y por alevosía", cuya pena es prisión perpetua.

El pasado martes fueron los alegatos del fiscal Guillermo Lennard y de los abogados de la acusada, Pablo Becerra y Leonardo Sigal y el miércoles la jueza Patricia Guerrieri, del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Mercedes, les dio las instrucciones a los 12 jurados residentes en Luján que luego emitieron su decisión.

declaran culpable a Gabriela Moreira García

Tanto Joshua Nusbaum de 19 años como su hermana de 12 viven con su abuela materna desde que su madre quedó detenida en la Unidad Penitenciaria Nº 47 de San Martín. Como la abuela de los chicos no se encontraba bien económicamente, los padres del colegio St. Johns, donde asistían los chicos, armaron colectas para ayudarlos. 

De acuerdo a la defensa, Moreira García padecía violencia de género física, psicológica, económica y sexual y que "Gabriela quiso vivir, si no él la iba a matar". Ella había acudido a la Defensoría Pública de Pilar para pedir ayuda, sin embargo, como no quería denunciar a su marido y solo obtener un botón antipánico, la situación era compleja, detallaron los abogados Becerra y Sigal.

Amenazas y "pacto de silencio": qué se sabe del abuso del nene en el viaje de egresados
 

Además relataron que Nusbaum -dueño de un coto de caza en la provincia de La Pampa- “la abusó sexualmente a punta de pistola”, y que en “incontables ocasiones la golpeó, humilló, degradó e incluso reconoció en forma tardía a sus hijos”, según consigna Clarín. "Durante los 20 años de relación fue víctima de violencia", enfatizaron. Al momento del crimen, la pareja ya había iniciado los trámites de divorcio.

El jurado descartó las argumentaciones de la defensa y consideró culpable a la viuda por lo que la jueza Patricia Guerrieri, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Mercedes, ordenó que todo pase a un cuarto intermedio hasta el próximo viernes 4 de noviembre, cuando se realice la audiencia  en la que fijará la pena.

Por su parte, los abogados Sergio Dubove y Germán Camps, representantes de la hija de Nusbaum de su primer matrimonio, solicitaron que el caso fuese encuadrado como un crimen con "alevosía".

El 12 de agosto de 2019, entre la 1 y las 4 de la madrugada, Moreira García tomó un arma 9 milímetros que Nusbaum guardaba debajo de su almohada y le disparó al hombre en la cara, lo que le provocó una lesión cerebral y en minutos falleció.

Moreira García mintió en su declaración

Cuando se presentó por primera vez ante la justicia, Moreira García contó que delincuentes habían entrado a robar a la casa y que uno de ellos le disparó a su marido. Según su testimonio, los ladrones los habían sacado de la cama y los habían obligado a recorrer la casa en búsqueda de dinero.

La mujer había detallado, además, que mientras ella estaba en la planta baja con uno de los asaltantes, escuchó la detonación de un arma de fuego y que no había podido ver lo sucedido. Moreira García había explicado que luego del disparo, los delincuentes la habían obligado a sacarlos del barrio encerrados en el baúl. En la casa estaban también los dos hijos del matrimonio, que dormían en la planta alta y no escucharon nada.

Sin embargo, la mujer fue arrestada poco después, luego de que una prueba de "dermotest" determinara que esa noche tenía rastros de pólvora en sus manos. La defensa, luego de esto argumentó que la reacción de su clienta era entendible para una persona víctima de violencia.

Durante la investigación se pudo saber que Nusbaum, poseía al menos 20 armas blancas, municiones de escopetas y artículos de caza y que era propietario de un coto de caza. 

RB/fl