sábado 03 de diciembre de 2022
POLITICA ELECCIONES 2011

La obsesión electoral de los Alfonsín viene de la centroderecha

A seis meses de los comicios presidenciales, la UCR busca atraer nuevos votos que le permitan acceder al ballotage. Primero con Manrique, ahora con De Narváez.

01-05-2011 15:00

Si de alianzas se trata, no hay partido político que pueda resistir archivo. Con el objetivo de aunar electores para las próximas elecciones de octubre, el radicalismo encabezado por Ricardo Alfonsín busca repetir, en un posible acuerdo con Francisco De Narváez, una receta ya usada por su padre. ¿El plan? Tentar a los sectores cercanos a la derecha o centroderecha.

Hace 25 años, Raúl Ricardo Alfonsín, padre del actual candidato radical, había propuesto, en un histórico discurso a mediados de la década del 80, generar la denominada "Convergencia Democrática" con el objetivo de atraer distintas fuerzas a su gestión política.

En este marco, el entonces Presidente de la Nación tentó en 1986 al entonces ex oficial naval y ex Ministro de Bienestar Social de la autoproclamada Revolución Argentina, Francisco Manrique. Político de conocido pensamiento conservador y liberal, Manrique, llegó a ser  candidato a diputado nacional por el partido creado por Pedro Eugenio Aramburu.

En el discurso brindado por Raúl Alfonsín el 1 de diciembre 1985 en Parque Norte expresó: "La convergencia posee una capacidad convocante que excede los puntos de vista de un sector o de una agrupación partidaria. Debemos facilitar el surgimiento de nuevas ideas y de nuevos estilos que la sociedad argentina necesita. A todos ellos convocamos para que, en pluralidad de ideas y de propuestas pero en comunidad de aspiraciones construyamos el país del futuro".

De esta manera surgió la alianza con el Partido Federal fundado y liderado por Francisco Manrique, y la posterior instauración de la Secretaría de Turismo como organismo dependiente del Poder Ejecutivo con Manrique como titular. Desde su gestión, se creó la idea de pasar cuatro feriados al día lunes de cada semana, para fomentar el turismo. En paralelo a su función política, "Paco" Manrique fue conocido como columnista del noticiero Nuevediario.

Por su parte, la relación actual entre Ricardo Alfonsín (hijo) y el empresario político Francisco De Narváez, situación criticada por Margarita Stolbizer (GEN), apunta a que el radicalismo pueda acariciar los 2.504.252 de votos que obtuvo Unión-Pro en la Provincia de Buenos Aires en las elecciones legislativas de 2009, y como corolario, llegar a la segunda vuelta electoral.

Ante este cuadro, el consultor político Rosendo Fraga expresó: "El peronismo como el radicalismo, se caracterizan por poder contener dentro del mismo a centro-derecha y centro-izquierda. Alvear-Yrigoyen, Balbín-Frondizi, Alfonsín-Balbín, Alfonsín-De la Rua, fueron diversas variantes de estas opciones. Ya Illia en su gobierno, había realizado una alianza con partidos provinciales de centro-derecha para poder tener mayoría en el Congreso. Alfonsín, buscó el apoyo de partido provinciales de centro-derecha, tanto en la elección de 1983, como en la de 1989".

"En 1997, en cambio, la alianza fue con una fuerza de centro-izquierda, el Frepaso. Asimismo, el peronismo con Menem se alió con partidos de centro-derecha, mientras que con los Kirchner gira hacia el centro-izquierda. Desde esta perspectiva, no es tan extraño un acuerdo con De Narváez que va camino a convertirse en el candidato a Gobernador común de la UCR, el PRO y el PJ Federal. Sin embargo, es relevante que en el PRO de Capital hay varios legisladores de origen radical y que en 2007, en la segunda vuelta, la mayoría de los votantes radicales optaron por Macri. Desde esta perspectiva, no es tan extraño lo que está sucediendo", concluyó el Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

Uno de los últimos gestos del millonario colombiano naturalizado argentino para con el radicalismo fue la compra y posterior donación al Comité Provincial UCR del auto que perteneciera a Ricardo Balbín. Tal vez el Dodge Polara modelo 74 sea el comienzo, para el radicalismo, de una nueva y aggiornada relación con un nuevo "Francisco".

En esta Nota