martes 28 de junio de 2022

De Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino a institución de "títeres"

Por Víctor Ramos | Tras la intervención del Instituto Manuel Dorrego, se paralizaron cursos e investigaciones. Ahora lanzan un ciclo de títeres.

20-07-2015 23:27

Desde que intervinieron el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego, se paralizaron las investigaciones, los cursos, las clases y seminarios. Las críticas y los debates internos: absolutamente.

La escandalosa y perversa persecución política e ideológica a sus empleados, docentes y miembros no deja de sorprenderme. Doce despedidos en cuatro meses, por pensar distinto. Una causa penal por "discriminación política" se ganó esta conducción.

El Interventor del Instituto, Carlos Caramello, no solo ha organizado la corrida de los disidentes y el cierre del "Centro Documental Jorge Abelardo Ramos" que oportunamente denunciamos, sino que ahora ha dedicado su tiempo a lanzar un ciclo de títeres que titula: "Obligados a dar la vuelta".

Como una paradoja siniestra, este pretendido "Interventor del Pensamiento", pretende ser el titiretero que "obliga" a los niños a dar la vuelta. ¡Que nombre! ante estas circunstancias.

El Instituto Manuel Dorrego, ya no es lo que fue. La frescura de los comienzos, cuando debatimos con Romero, Halperín Dongui, Quesada o Sarlo. Luego de poner en jaque a la "historia oficial" vinieron los cuestionamientos de La Cámpora y Teresa Parodi que administrativamente cortaron los recursos para volcarlos al "progresismo" de Carta Abierta y Ricardo Forster.

El joven y contestatario Instituto Dorrego que fundamos con Pacho O´Donnell, más allá de nuestras diferencias, pasó a trabajar con Paka Paka organizando funciones de títeres.

La obsecuente Comisión Directiva, que pedía sanciones para mí por ser crítico a la gestión cultural de Franco Vitali y Teresa Parodi, parece estar contenta con los muñecos y el control del pensamiento del "Ministerio de la Verdad" como diría Orwell en su novela 1984.

El Dorrego deberá replantearse si quiere ser una escuela que estimule el pensamiento crítico o una institución de "títeres" que regule el monto de los contratos de acuerdo a lo que se dice, se escriba o se piense.

* Especial para PERFIL.COM | Periodista. Fundador del Instituto contra la Discriminación INADI.

En esta Nota