miércoles 30 de noviembre de 2022
POLITICA inmunización contra el coronavirus

Donación de dosis: relaciones bilaterales, vacunados y la población apuntada

El Gobierno ya donó más de 3 millones de vacunas a diferentes países. Bolivia fue quien recibió el mayor cargamento. Los países que rechazaron el ofrecimiento.

26-12-2021 06:44

Con más del 70% de ciudadanos vacunados con las dos dosis y 100 millones de vacunas recibidas que garantiza la aplicación del esquema completo para toda la población objetivo, el gobierno de Alberto Fernández decidió avanzar con la donación de aplicaciones a distintos países. El objetivo es favorecer el acceso equitativo y colaborar con la necesidad de generar inmunidad mundial ante la amenaza de nuevas olas de coronavirus.   

La primera donación fue a fines de noviembre a Mozambique. Coincidió con la aparición de la variante ómicron detectada en Sudáfrica que semanas después se expandió a otros países. Desde entonces, Argentina donó 3,2 millones de dosis.

El camino se inicia a través de las representaciones en el exterior, quienes envían las propuestas a los países. Hasta ahora, se ofrecieron vacunas contra el coronavirus a 31 países. De ellos, 12 aceptaron, de los cuales 11 ya fueron enviadas, y se está coordinando con otros cuatro las entregas. Otros contestan que no son necesarias o que no pueden administrar su aplicación.

El criterio utilizado por Cancillería, a cargo de Santiago Cafiero, y el Ministerio de Salud, comandado por Carla Vizzotti, se establece de acuerdo con la disponibilidad de vacunas y la cantidad de población del país en cuestión. En el caso de las donaciones en nuestro continente, se apunta a una oferta de dosis de alrededor del 10% de la población. En los casos de África y Asia, que tienen una población mayor, se ofrece un piso de 0,4 o 0,5%.

¿Cómo funciona la selección de países? Se tiene en cuenta el avance de la campaña de vacunación al momento de la oferta en cada región y la capacidad argentina para poder canalizar la gestión de forma rápida. Las relaciones diplomáticas también entran en juego, ya que se tiene en cuenta la relación bilateral entre la Argentina y el país.

Las más de 3,2 millones de dosis donadas tuvieron como últimos envíos 500 mil dosis a Filipinas y 1.000.000 a Bolivia. El vínculo entre el gobierno de Luis Arce y Alberto Fernández hizo que este país reciba el mayor cargamento. Incluso, ante la falta de transporte, el gobierno puso a disposición para entregar las vacunas el avión Hércules C-130.

La donación a Bolivia le sirvió al Gobierno para apuntar contra la gestión de Mauricio Macri. La propia Carla Vizzotti viajó para su entrega y remarcó que “quedó atrás” el tiempo en que la Argentina utilizaba el Hércules de la Fuerza Aérea para “dividir a los pueblos”, en referencia al contrabando de material represivo que se envió a La Paz durante la gestión anterior y ahora se investiga si fue para colaborar con el golpe contra Evo Morales.

Previamente se enviaron embarques de vacunas de AstraZeneca a Mozambique (450 mil), Vietnam (500 mil), Angola (350 mil), Kenia (400 mil) Barbados (30 mil), y a la Organización de Estados del Caribe Oriental, 42 mil que se distribuyeron en Santa Lucía (18.000 dosis), Dominica (2.000 dosis), Granada (11.000 dosis) y San Vicente y las Granadinas (11.000 dosis). Todas las dosis donadas son AstraZeneca ya que se trata de la mayor cantidad de vacunas con las que cuenta Argentina (28.546.900).

Entre los ofrecimientos a través de la Cancillería a varios países de la región,  hubo varios que respondieron que no las necesitaban como Guatemala, Panamá y Costa Rica, que son países que estaban en mejor situación sanitaria y algunos caribeños que habían recibo de Estados Unidos como San Cristóbal y Nieves o Antigua y Barbuda, que necesitaban pocas y también habían recibido de Canadá y de Europa.

Meses antes, fue la Argentina quien recibió donaciones que superaron los 7 millones de dosis y permitieron acelerar la aplicación de dosis contra el coronavirus.

En esta Nota