POLITICA
Política nacional

El albertismo ya habla del "ocaso de la hegemonía kirchnerista" y no reconoce la conducción de Cristina

Desde el entorno del presidente Alberto Fernández afirman que en el Frente de Todos no se sienten conducidos por la vicepresidenta.

El presidente Alberto Fernández
El presidente Alberto Fernández | na

Las diferencias entre el albertismo y los dirigentes más cercanos a Cristina Kirchner tienen un nuevo capítulo. Desde el entorno del presidente Alberto Fernández afirman que el Frente de Todos nació ante el "ocaso de la hegemonía kirchnerista" y advierten que no se sienten conducidos por la vicepresidenta Cristina Kirchner. 

"El problema es que ellos asumen que la política y el centro del Frente de Todos tiene que ser que nadie discute la conducción de Cristina, a lo que un montón de compañeros del peronismo decimos que no nos sentimos conducidos por ella", deslizó una fuente del círculo íntimo de Fernández respecto a los constantes cuestionamientos de La Cámpora.

En esa línea, destacó que la coalición gobernante se forjó como un nuevo instrumento electoral y político que apostó a "superar lo que había sido el ocaso de la hegemonía kirchnerista", luego de que la propia ex mandataria perdió las elecciones legislativas en 2017. "Hay compañeros que se niegan a ese paso histórico", apuntaron desde el albertismo ante los reiterados dardos que envían el diputado nacional Máximo Kirchner y el dirigente camporista Andrés "Cuervo" Larroque.

Cómo será la presentación de Cristina Kirchner

Ante ese escenario, consideraron que las PASO van a "ordenar" al Frente de Todos, pero advirtieron: "Si algunos ponen a Cristina todo el tiempo en el centro o no hay nada, entonces es difícil proyectar un espacio político".

Según la mirada histórica de quienes acompañan al jefe de Estado, a partir de 2003 se comenzó a consolidar la hegemonía del kirchnerismo en la Argentina y en el peronismo, producto de las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, pero destacaron que se produjo una ruptura en 2013, cuando el ahora ministro de Economía- y titular del Frente Renovador, Sergio Massa, ganó ampliamente las legislativas por fuera del oficialismo de aquel momento.

"La hegemonía del kirchnerismo la rompió Sergio (Massa)", subrayaron desde el entorno presidencial y explicaron que la creación del Frente de Todos surgió como un dispositivo para "recoger lo bueno de todo el proceso anterior y que no repetir lo malo".

Agustín Rossi - Alberto Fernández

Al respecto, reflexionaron: "Eso significaba que la conducción ya no era indiscutible, porque para eso habías tenido la hegemonía kirchnerista. Esa etapa ya se había terminado. Ahora lo que se proponía era una conducción colegiada con Cristina, como la accionista mayoritaria, Alberto [Fernández], Sergio [Massa], los movimientos sociales, la CGT, los gobernadores y los movimientos obreros".

"Ese era el cuerpo colegiado que tenía que conducir el Frente de Todos. Ganamos la elección y eso no pasó", reconoció una fuente que conoce minuciosamente lo que fue el armado de la coalición gobernante, en la cual tan solo cinco ministros permanecen en sus cargos desde el 10 de diciembre de 2019.

Mientras llega el juicio de los Cuadernos y por causas de salud, liberaron a Ricardo Jaime

A pesar de haber ganado la elección presidencial con Alberto Fernández como candidato, la conducción del oficialismo sigue estando más cuestionada que nunca: "Desde el primer día dijimos que el Frente de Todos no es recrear la hegemonía kirchnerista sino la posibilidad del peronismo de proyectar un país por los próximos 10 años".

"Hay una crisis de conducción del espacio", reconocieron fuentes con acceso al despacho presidencial, quienes retrucaron: "Si la conducción de Cristina es tan inexpugnable, entonces para qué necesitan que Alberto se suba o se baje de la pelea electoral. Lo que está pasando es que Alberto visibiliza que hay una crisis de conducción".

Si bien las críticas son cruzadas dado que, como afirmó en varias oportunidades el jefe de Gabinete, Agustín Rossi, se trata de una coalición integrada por fuerzas que "piensan parecido" pero no igual, desde el albertismo reclaman soluciones para los diagnósticos.

AR / MCP