lunes 19 de abril del 2021
POLITICA Caso Soledad Quereilhac
10-03-2021 14:10

El día que Beatriz Sarlo contó en PERFIL cómo rechazó la vacunación VIP

En una columna titulada "La vacunación de los santos", la escritora relató los motivos por los que no quiso aceptar el ofrecimiento de la provincia de Buenos Aires, en el marco de una campaña para dar confianza.

10-03-2021 14:10

Beatriz Sarlo, escritora y columnista de PERFIL, declaró ante la Justicia este miércoles 10 de marzo y dijo que el ofrecimiento para vacunarse de manera privilegiada le llegó a través de la esposa de Axel Kicillof, Soledad Quereilhac. Lo dijo en la causa en la que se investiga la Vacunación VIP.

"El ofrecimiento fue a fines de enero por intermedio de mi editor de Siglo XXI, Carlos Díaz. Por lo que yo entendí, desde provincia de Buenos Aires estaban vacunando para lograr fotos que persuadieran a la gente", declaró Beatriz Sarlo ante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano.

El ofrecimiento, dijo, fue "desde provincia de Buenos Aires, a través de la esposa del gobernador de Buenos Aires, Soledad Quereilhac", quien había sido alumna suya, y que el objetivo era que fortalecer la campaña de vacunación en medio de los fuertes cuestionamientos a la vacuna Sputnik V.

La columna de Sarlo en PERFIL

En su columna del domingo 21 de febrero pasado, publicada en este diario, Sarlo había relatado el ofrecimiento para la Vacunación VIP, aunque sin dar nombres. Allí, además de asegurar que “prefería morir ahogada a vacunarme en esas condiciones viscosamente secretas”, relató que “le hubiera avergonzado” encontrarse con amigos y conocidos o saludar a la gente si estuviera vacunada y ellos todavía formaran parte de los que esperan.

La vacunación de los santos 

“Hace pocos días, en un programa de televisión, revelé que me habían ofrecido la vacuna por debajo de la mesa y que la había rechazado, porque prefería morir ahogada a vacunarme en esas condiciones viscosamente secretas. No agregué que me hubiera avergonzado encontrarme con amigos y conocidos o saludar a la gente con quien hablo por la calle, si estuviera vacunada y ellos todavía formaran parte de los que esperan”, sostuvo la ensayista en la columna que tituló “La vacunación de los santos”.

En esa línea, Sarlo agregó que esa vergüenza sería “no porque ellos conocieran mi privilegio, sino porque yo lo conocía”. “Nuestra sociedad ya es suficientemente desigual como para acentuar el rasgo desde una política sanitaria decidida por el Estado, y que intelectuales, dirigentes y vaya a saber qué otras profesiones y ocupaciones, lo acepten por vaya a saber qué méritos”, cuestionó.

Beatriz Sarlo contó que fue la esposa de Axel Kicillof quien le ofreció la vacunarse 

En ese punto, analizó que “notables amigos del poder pensaron que ellos merecían ser clasificados como excepción a la igualdad republicana”. “Creyeron que formaban parte de los santos de la república. Olvidaron que la republica no tiene santos ni elegidos sino ciudadanos. Olvidaron que la moral, en una democracia, tiene normas que nos incluyen a todos”, escribió Sarlo. Y sumó: “Quizá más grave haya sido que lo olvidara el ministro Ginés González García, con el conocimiento y la anuencia del presidente Alberto Fernández”.

Desde el Estado, planteó, “decidieron quiénes eran los santos VIP”. “Esa decisión deberá explicarse. También deberá explicarse qué llevó a los elegidos a sentirse tan a gusto en ese batallón de privilegiados”.

Entre las razones de su rechazo al ofrecimiento, Sarlo sostuvo: “Los demócratas creemos que a la salud no se accede por mérito individual, por relaciones familiares o amicales, ni debería accederse por la riqueza. La salud es un derecho humano universal”.

AG/MC