domingo 03 de julio de 2022
POLITICA evento paralelo

El Presidente organiza una “contracumbre” en Los Ángeles

Alberto Fernández insiste en que Estados Unidos invite a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas que organiza Joe Biden. Como titular de la Celac, prepara un evento en Los Ángeles para mostrar un organismo que no excluye. Anunciará su presencia en Estados Unidos a último momento. Gestiones de Cafiero.

28-05-2022 06:24

En momentos en que la debilidad interna no le juega una buena pasada al presidente de Estados Unidos, el patio trasero también muestra un desorden que no le será sencillo acomodar. Los líderes latinoamericanos están dispuestos a plantarse frente a Joe Biden, y Alberto Fernández es uno de ellos. El jefe de Estado argentino decidirá a último momento su participación en la Cumbre de las Américas mientras prepara una “contracumbre” en Los Ángeles que no muestre exclusiones y de la que puedan participar los países bloq1ueados por Estados Unidos.

Como presidente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Fernández se puso al frente de la organización de una contracumbre, un evento paralelo a la Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo la segunda semana de junio en Los Ángeles, Estados Unidos. En los últimos días, el Presidente estuvo en comunicación con varios jefes de Estado latinoamericanos que plantearon la necesidad de “una cumbre sin exclusiones”, explicaron desde la Casa Rosada a PERFIL.

La agenda no se va a contraponer a los horarios de la Cumbre y el espíritu del foro es mostrar unidad como bloque a pesar de sus diferencias”, advierten desde el Gobierno y agregan que “los 33 países que integran la Celac se presentarán en Estados Unidos como un testimonio de poder reunirse a pesar de no pensar igual”.

El malestar de estos países también tiene que ver con “una frustración por Biden, que asumió diferenciándose de Donald Trump y nunca miró para América Latina en estos dos años de su gobierno, al punto que países superalineados con EE.UU. consiguen más créditos y préstamos en China que en Washington”, explicaron desde el Gobierno.

La actividad central de la contracumbre en Los Ángeles tendrá que ver con “un desayuno con presidentes y jefes de misión de los países miembros de la Celac en donde se va a cuestionar la actitud de Estados Unidos de hacer una Cumbre con exclusiones, en una región como la nuestra en la que la pandemia y la desigualdad hicieron y hacen estragos”, detallaron desde Cancillería.

El Presidente se reunió con un enviado de Biden y pidió abrir la cumbre

De esto se está ocupando Santiago Cafiero en México junto al canciller de este país, Marcelo Ebrard. “La posición de la Argentina es clara respecto de que todos los países de la región participen de la misma. Ejerciendo la presidencia pro témpore de la Celac, nuestro país viene planteando la necesidad de que sea una Cumbre sin exclusiones y que todas las voces sean escuchadas”, dijo el funcionario argentino. En su paso por México, el canciller aprovechó además para reunirse con Carlos Slim. El dueño de una fortuna superior a los US$ 80 mil millones anunció que la empresa Claro invertirá 400 millones de dólares en nuestro país.

Aunque se espera su presencia, Fernández anunciará a último momento su participación en el evento organizado por Joe Biden, a quien le sigue exigiendo la participación de Cuba, Venezuela y Nicaragua. El último reclamo fue ante el asesor especial de la Casa Blanca, Christopher Dodd, quien salió de Estados Unidos con el objetivo de ordenar el patio trasero y convencer a distintos presidentes de participar de la Cumbre.

No hubo foto del encuentro, pero el Presidente recibió a Dodd este jueves. Allí le reprochó al enviado de Biden la ausencia de Cuba, Venezuela y Nicaragua en Los Ángeles y se quejó del bloqueo económico a los dos primeros. La reunión terminó sin que Fernández confirmara su asistencia. “En mis reuniones con el presidente Alberto Fernández y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, enfaticé la fortaleza de la relación de Estados Unidos con Argentina, construida sobre nuestro compromiso compartido con la democracia, los derechos humanos y la prosperidad económica”, se limitó a decir Dodd.