jueves 07 de julio de 2022
POLITICA volvió a pedir unidad

El Presidente sumó respaldo sindical, pero solo asistieron los funcionarios propios

Se presentó en el conurbano pero no hubo arenga electoral. Fernández le bajó el tono a una reeleccion en 2023 y se rodeó del sindicalismo de Martínez que apoya su gestión.

21-05-2022 05:20

El campo de deportes de la Uocra fue el escenario que eligió Alberto Fernández para dar un gesto de unidad que no tuvo el resultado esperado: pese al pedido de Juan Manzur, apenas se congregaron en Esteban Echeverría sus funcionarios cercanos, un gobernador, Sergio Uñac, y referentes sindicales mientras que el ala kirchnerista más representativa, conformada por Wado de Pedro, Luana Volnovich y Fernanda Raverta, decidió no ser parte de la cita.

De todos modos, las ausencias no empañaron un evento que mostró liturgia peronista, con más de 20 mil trabajadores del sindicato de Gerardo Martínez que desplegaron banderas, dieron sonido a los bombos y, sobre todo, corearon a su líder, que los arengó cada vez que pudo al grito de “soy argentino, soy peronista, queremos vivir mejor” y, obviamente, al protagonista de la jornada, Alberto Fernández, quien llegó al predio más tarde de lo previsto.

La demora no fue problema para los asistentes, que con puntualidad, sin barbijo de por medio, compartieron tiempo en un espacio “VIP”, a metros del escenario. La consigna Alberto 2023, que lanzó el propio mandatario en una entrevista con El País, no fue parte de las charlas y el motivo se lo brindó a PERFIL uno de los ministros: “¿Cómo vamos a pensar en 2023 en esta situación?

"Nos tenemos que concentrar en la gestión, en bajar la inflación, que hoy es la principal preocupación”, sostuvo el funcionario, que reconoció que las palabras del Presidente  sobre la economía en una nota con Radio Con Vos no fueron del todo acertadas.

Y agregó que “es una incógnita el escenario electoral del año que viene, no sabemos quién quiere competir ni cómo van a llegar. Por eso repito: nos tenemos que concentrar en la gestión”.

Una mirada que consiguió feeling en sectores gremiales que forman parte del ecosistema de los Moyano, que valoran la gestión Fernández, y en los dirigentes que representan movimientos sociales, que se encargaron de repetir que la mejor candidatura se construye con actos de gobierno concretos.

La interna en la que está sumergida la alianza oficial también formó parte del debate a lo largo del mediodía aunque trató de ser minimizada por distintos actores.

Si bien más de un presente admitió que los choques entre las alas de la alianza “complican el día a día” y la toma de decisiones, Emilio Pérsico, el director de la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, decidió utilizar uno de los micrófonos de Radio Nacional para dejar claro que los conflictos forman parte de las “discusiones políticas y de poder”, y que “todo se va a resolver en las PASO”. Además, remarcó “lo terrible que sería que vuelva la pandemia amarilla de Cambiemos”.

 La frase que más aplausos despertó fue una del jefe de Estado dedicada a la división de la coalición: “Nos hacen discutir mucho entre nosotros, están todos pendientes de qué decimos uno del otro, pero en verdad lo que estamos discutiendo en la Argentina es entre los que queremos preservar los derechos que desde 1945 ganaron los que trabajan, y los que quieren quitar esos derechos”, declaró. Después, aparecen palabras de Gerardo Martínez directas al kirchnerismo: “Hay problemas estructurales que no se resuelven con debates ideológicos”.

Y, para completar el podio, aparece una referencia del dirigente de la CGT al rumbo económico: “En un año, recuperamos los 200 mil puestos de trabajo que perdimos durante la pandemia y hoy tenemos más de 400 mil trabajadores registrados. Por eso Presidente, le digo que la Uocra lo acompaña”.