POLITICA
Giro en la investigación

Espionaje ilegal: el fiscal Gerardo Pollicita se apartó de la causa tras la imputación de Rodolfo Tailhade

En diálogo con PERFIL, el diputado aseguró que va a "desenmascarar el asunto" incluso sin la participación del representante del Ministerio Público.

Gerardo Pollicita
Gerardo Pollicita | Télam

El fiscal Gerardo Pollicita se apartó de la causa por el presunto espionaje ilegal a jueces federales e integrantes de la Corte Suprema del expolicía Ariel Zanchetta. Explicó que decidió excusarse luego de que el juez Marcelo Martínez De Giorgi, al frente de este caso, aceptó incorporar al expediente una causa que imputa al diputado Rodolfo Tahilade.

No es la primera vez que Pollicita se aparta de las causas contra Tailhade, argumentando que el legislador embistió públicamente contra él en redes sociales, donde incluso publicó una foto del fiscal, y en medios públicos de comunicaciones, hechos que el representante del Ministerio Público ha tomado intimidatorios y amenazantes.

Tailhade explicó su vínculo con Zanchetta y lanzó: "A Macri le molestó que hayamos pedido que no se vaya del país"

Al respecto, en diálogo con PERFIL, el diputado manifestó: "Me tiene sin cuidado que siga él o que no siga en la causa. Estoy preparando una presentación donde voy a poner al descubierto cómo se generó este expediente, cómo se generó esta bola de humo inmensa que es la mentirosa existencia de una organización que se dedica al espionaje de jueces, todo eso es una gran mentira. Esté o no esté Pollicita lo voy a desenmascarar igual al asunto".

"El motivo que funda esta presentación reside en que hasta el momento este Ministerio orientó su actuación solamente a las personas y hechos sin que entre ellas estuviera Rodolfo Tailhade", se precisó en el dictamen que indicó que, tras la vinculación de la causa donde se investiga al diputado kirchnerista, "la investigación y sus conexas deberá indefectiblemente orientarse a corroborar o descartar las sospechas introducidas en contra del nombrado".

De esta manera, el fiscal determinó: "Al igual que se procedió en otros casos en los que el nombrado se encontraba en idéntica posición— me excuse de seguir interviniendo como representante del Ministerio Público Fiscal".

Rodolfo Tailhade 20231107

En su argumentación, Pollicita le pidió al juez que considere que "se encuentra comprometida la objetividad". "Existen motivos suficientes para considerar que el fiscal podría interpretarse como afectado por parte del imputado, en virtud de comportamientos previos y públicos efectuados por el Diputado Rodolfo Taihlade hacia mi persona", sostuvo.

En el dictamen, el fiscal incluyó una serie de publicaciones de Twitter realizadas por el diputado en 2018, momento en el que desestimó su denuncia contra el entonces titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, por administración fraudulenta.

Tras analizar el planteo, el juez federal Martínez De Giorgi, según confirmaron fuentes judiciales a Clarín, aceptó la excusación de Pollicita, dejándolo sin intervención en la investigación por presunto espionaje ilegal.

Acto seguido, este miércoles las actuaciones se remitieron al fiscal general para que pueda designar un nuevo representante del Ministerio Público y así continuar con el avance de la causa.

Espionaje ilegal: la oposición le pedirá a la Justicia el desafuero de Tailhade

El último expediente incorporado por el juez surgió de una denuncia de Marcelo D'Alessandro, exministro de Justicia y Seguridad porteño, quien apuntó contra Tailhade por el espionaje ilegal a su celular y por la difusión de conversaciones suyas en la web.

En principio, la denuncia se hizo en la justicia porteña y recayó en las manos del juez Daniel Rafecas, a cargo de la investigación de las  circunstancias del viaje de jueces y fiscales a Lago Escondido, aunque pasó a estar a cargo de Martínez de Giorgi cuando Rafecas se declaró incompetente para tomarla.

El juez aceptó la incorporación de la denuncia del exministro al expediente, a partir, según indicó el informe de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado en la Investigación Criminal, del análisis de uno de los dispositivos secuestrados a Zanchetta, donde se encontró que este hablo con Tailhade sobre los chats del caso Lago Escondido.

Si bien en un primer momento Pollicita rechazó declarar que ambas causas eran conexas, considerando que se trataba de una decisión prematura, el juez hizo lugar de todas formas e incorporó el caso a la investigación principal, de modo que Tailhade quedó imputado.

Espionaje a jueces: allanamientos y presuntos lazos con el diputado Tailhade del Frente de Todos

La causa principal investiga la presunta existencia de una "organización criminal que, en forma coordinada y sostenida en el tiempo, habría llevado a cabo un conjunto de acciones tendientes a vulnerar las comunicaciones telefónicas y electrónicas de distintos magistrados y funcionarios del Poder Judicial de la Nación".

Según se detalló, la estructura tenía como objetivo la obtención de datos personales "para suplantar sus identidades, tomando el control de sus líneas de celulares, accediendo a sus aplicaciones de mensajería e incluso —en un supuesto— haciendo requerimientos de dinero a su nombre".

Como consecuencia, fueron procesados y confirmados por la Cámara de Apelaciones, el joven de Misiones, Ezequiel Nuñez Piñeiro y el expolicía Ariel Zanchetta. En este contexto, Pollicita señaló que con el avance del análisis de los dispositivos secuestrados se amplió el objeto procesal del expediente.

La decisión mencionada se sostuvo en que las presuntas actividades ilícitas "no se habrían limitado solamente a la vulneración de las comunicaciones ni tampoco habrían tenido como únicos destinatarios a funcionarios del Poder Judicial".

De esta manera, se expuso que se habría tratado de una red de espionaje más amplia que se habría enfocado en políticos, magistrados, funcionarios públicos, periodistas, empresarios, artistas, dirigentes sociales, deportivos y sindicales, entre otros, que habría implicado la intervención de otras personas.

La participación de Tahilade no era investigada hasta que la justicia puso bajo análisis una una serie de mensajes que habría intercambiado con Zanchetta, acusado de la confección de 1.196 carpetas con información obtenida de forma ilegal.

 

AS./fl