lunes 30 de enero de 2023
POLITICA suma desafíos

Fragmentada, la CGT se concentra en las elecciones

Pese a las divergencias entre los denominados gordos y el moyanismo, aunque sin riesgo de implosión, la central obrera tiene un desafío por delante: ser protagonista de la reorganización del Partido Justicialista de cara al próximo año.

31-12-2022 04:41

La CGT transitó su temporada 2022 fragmentada, gracias a las divergencias entre los denominados gordos y el moyanismo pero sin riesgo de implosión y con un desafío por delante: ser protagonista de la reorganización del Partido Justicialista de cara al próximo año. A las claras, se notó cómo a lo largo del año Héctor Daer y Pablo Moyano, dos de las cabezas de la central obrera, ofrecieron distintas posturas sobre el Gobierno y que rol debía cumplir el movimiento sindical. Por un lado, el referente de Sanidad, de diálogo directo con Alberto Fernández, evitó cargar tintas contra la Casa Rosada. Por otro, el referente de Camioneros no dudó en mostrarle los dientes al Frente de Todos, protagonizando marchas contra ministros de suma confianza del jefe de Estado, como Claudio Moroni y Carla Vizzotti. Y se mostró sin pudor con Máximo Kirchner, en medio del punto más álgido de la disputa interna del FdT.

Mientras que los llamados independientes de la calle Azopardo, por lo alto y por lo bajo, trataron de ofrecer moderación ante el clima imperante, señalando que la batalla puertas adentro de la coalición complicaba la gestión. Además, ofreció críticas a sectores empresarios por el incremento de precios desbocado.

Gremios arrastran focos de conflicto en el arranque de 2023

Dichos cuestionamientos terminaron, tras largas conversaciones entre todas las tribus, en una marcha de la CGT contra la inflación en la avenida 9 de Julio del centro porteño. Una movilización que supo ofrecer una particularidad: pese al acuerdo entre todos los sectores de no exhibir oradores, Moyano se salió del libreto y, escenario mediante, tomó un micrófono para reclamarle a Alberto Fernández un mayor esfuerzo en su batalla contra los incrementos de valores.

Por último, gordos e independientes se encargaron de aumentar reuniones y dar a luz su propio armado electoral, el Movimiento Nacional Sindical Peronista, el 17 de octubre con un acto en Obras Sanitarias. Es el espacio con el cual el movimiento obrero piensa contar con representación en las listas del peronismo del año próximo y que cuenta con el visto bueno de gobernadores y de ciertos intendentes del PJ, quienes ya tuvieron su primer contacto con Daer y Acuña la última semana.