POLITICA

Huevazos, insultos, golpes y fuga en carro de Infantería de los diputados de Santa Cruz

Al cierre de un nuevo período parlamentario provincial, los legisladores debieron escapar. El financiamiento a Peralta, nuevamente rechazado. Fotos.

El diputado caletense Rubén Contreras recibió varios impactos de huevo.
| Gentileza Opi Santa Cruz

Los diputados provinciales de Santa Cruz comenzaron sus vacaciones no de la mejor manera. A la salida de la recinto legislativo, y tras varios intentos de escape, fueron atacados por decenas de vecinos -cercanos al gobernador Daniel Peralta- con piedras, huevos, insultos y golpes, quienes reclamaban por la aprobación del financiamiento provincial.

El cierre legislativo de esta semana negó cualquier tipo de financiamiento a la provincia y complicaron la gobernabilidad de Peralta. Según reseña OPI Santa Cruz, los diputados del oficialismo que sesionaron en la 16º y última sesión del año, "fueron repudiados desde el exterior del edificio de la legislatura, antes, incluso de comenzar el acto". Algunos legisladores ingresaron al edificio muy temprano, presuntamente para evitar el encuentro con la gente, "cosa que no pudieron hacer al finalizar el trámite en horas de esta tarde".

Cuando afuera se supo que no habían tratado ninguno de los proyectos para financiar el pago de haberes, los ánimos se caldearon aún más.

Terminada la sesión los diputados debieron salir en un vehículo de Infantería, sin poder impedir que los huevazos disparados desde el grupo de manifestantes y los insultos de todo calibre, hacia sus personas, "hicieran mella en la ropa y cabeza de algunos de ellos".

"A las 17 realizaron el primer intento de salida, pretendiendo caminar entre la gente, bajo la protección de los escudos policiales; sin embargo, ni bien aparecieron los diputados, los manifestantes desbordaron el cordón policial y debieron retroceder al interior del edificio", señaló el medio digital.

El segundo intento fue quince minutos después, cuando vieron correr varios metros "hasta ascender a un camión celular de Infantería de la policía provincial, que estaba estacionado al final de un corredor de efectivos, dispuestos para proteger a los legisladores".

A partir de la salida de los diputados, los presentes se abalanzaron sobre ellos y comenzaron a tirarle huevos y proferirle todo tipo de insultos. En un momento, uno de los manifestantes, le aplicó un fuerte golpe al diputado Leonardo Álvarez, a pesar de los esfuerzos de la policía por contener a la gente, en su mayoría mujeres y jubilados. "El diputado que más huevazos recibió fue Mauricio Gómez y a quien apuntaron con especial puntería fue al caletense Rubén Contreras", señaló OPI.

Según informaciones provinciales, el gobernador Peralta busca que se realicé una sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados provincial para reimpulsar los proyectos de financiamiento.