lunes 02 de agosto de 2021
POLITICA Edición en español
16-07-2021 13:45

L' Osservatore Romano de esta semana: "Por un buen servicio sanitario y accesible a todos"

El Santo Padre, tras su operación de colon, retomó su misión evangelizadora y rezó el Angelus desde el balcón del hospital donde estaba internado.

16-07-2021 13:45

La foto de portada de esta nueva edición del L´Osservatore Romano en español, muestra al Papa Francisco una semana después del ingreso en el Policlínico Agostino Gemelli para someterse a una operación quirúrgica al colon, en el rezó del Ángelus al medio día del domingo 11 de julio desde el balcón del décimo piso del hospital romano, dando las gracias a los fieles por la cercanía y el apoyo espiritual.

Asimismo, el Pontífice subrayó la importancia de «un buen servicio sanitario» que sea «accesible a todos».  El Santo Padre, haciendo referencia al Evangelio que se lee ese día en la Liturgia narra que los discípulos de Jesús, enviados por Él, expresó que “«ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban» (Mc 6,13). Este “aceite” nos hace pensar también en el sacramento de la Unción de los enfermos, que da consuelo al espíritu y al cuerpo. Pero este “aceite” es también la escucha, la cercanía, la atención, la ternura de quien cuida a la persona enferma: es como una caricia que hace que nos sintamos mejor, que calma el dolor y anima. Todos nosotros, todos, necesitamos tarde o temprano, esta “unción”, la cercanía y la ternura, y todos podemos dársela a alguien, con una visita, una llamada telefónica, una mano tendida a quien necesita ayuda”.

El Papa Francisco envió sus deseos de "justicia, fraternidad y progreso" a Alberto Fernández

Más adelante, el Papa Bergoglio expresó con emoción “Quiero expresar mi aprecio y mi aliento a los médicos, a los sanitarios y a todo el personal de este hospital y de otros hospitales. ¡Cuánto trabajan! Y recemos por todos los enfermos. Aquí hay algunos pequeños amigos enfermos... ¿por qué sufren los niños? Por qué sufren los niños es una pregunta que toca el corazón. Acompañarlos con la oración y rezar por todos los enfermos, especialmente por los que se encuentran en las condiciones más difíciles: que no se deje a nadie solo, que todos reciban la unción de la escucha, de la cercanía, de la ternura y del cuidado”.

 

Siguiendo la línea discursiva y el texto del Evangelio citado por Francisco en el Ángelus, el columnista argentino Marcelo Figueroa publicó un artículo que se incluye en esta edición. Entre otras consideraciones escribió que: “A pesar de que gran parte del planeta sigue sufriendo enfermedad y muerte a causa de la pandemia, en una parte de éste, las vacunas están permitiendo que las personas puedan retomar algo de sus vidas habituales. Esto sucede dentro de lo que se ha dado en llamar “nueva normalidad”, lo que traduce asintomático en una vida parecida a la que se tenía antes de la pandemia. ¡Las vacunas han sido un logro científico inmenso que han salvado millones de vidas y permitido alcanzar esta “normalidad”! Significaron un óleo fresco, un perfume de sanidad y unas gotas de esperanza para un mundo enfermo. Grandes gestos de solidaridad y cuidado se han destacado en estos tiempos tan difíciles, y esto ha sido algo muy valioso. Muchos centros de salud y de asistencia han ofrecido un ambiente amigable dejando tras de sí el aroma sanador del cuidado y la ternura. Frente a esta posibilidad de vivir en un mundo post-pandemia o “normal», tenemos una gran oportunidad confrontado a un enorme riesgo. Los valores que hemos encontrado en estos tiempos como el de la salud pública, el sentido profundo de la solidaridad, la necesidad de una cultura del cuidado, y la interconectividad de todos los seres humanos deben significar el componente vector de un antídoto sanador planetario. Necesitamos como humanidad que ese óleo sanador tenga los efectos de una vacuna que genere los anticuerpos para sanarnos del individualismo, la indiferencia, el egoísmo y la cultura del desencuentro”.

Qué es la estenosis diverticular, el motivo de la operación del Papa Francisco

En la contratapa de esta edición del periódico vaticano se publica un artículo de Benedetta Capelli con relación al discurso del Cardenal Turkson en la primera parte del IV Encuentro mundial de los movimientos populares. Capelli expresó que: “Un cambio que proviene de una vida vivida en armonía con la Creación, bajo el signo de la ecología integral, respetando los derechos de los pueblos indígenas, persiguiendo el bien común. Así lo indicó el cardenal Peter Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano e Integral, en el cuarto Encuentro Mundial de Movimientos Populares que se celebró online la tarde del 9 de julio.

Se trata de un primer encuentro con vistas al de septiembre, una oportunidad para compartir el trabajo y las luchas de los Movimientos Populares durante la pandemia, para dialogar con el Papa Francisco sobre las conclusiones de los encuentros mantenidos y para escuchar su mensaje. Reflexionar sobre el impacto del virus en los trabajadores más humildes y marginados fue el punto de partida del debate en el que participaron, informa el dicasterio vaticano, «chamarileros, recicladores, vendedores ambulantes, diseñadores de moda, artesanos, pescadores, agricultores, constructores, mineros, trabajadores de empresas recuperadas, cooperativas de todo tipo, trabajadores de sectores populares, trabajadores cristianos pertenecientes a diferentes sectores y profesiones, trabajadores de barrios y pueblos... que practican la cultura del encuentro y caminan juntos».