jueves 07 de julio de 2022
POLITICA Planes sociales

La Coalición Cívica propone modificar el Código penal y sancionar con prisión a quienes obliguen a hacer piquetes

El proyecto plantea que se otorguen hasta 6 años de prisión a quienes amenacen con quitar los planes sociales para obligar a participar de los piquetes.

14-06-2022 11:21

La Coalición Cívica presentó un proyecto de ley que propone modificar el Código Penal para poder sancionar a las organizaciones que manejen los planes sociales y obliguen a los beneficiaros a participar de los piquetes.

La iniciativa tiene como objetivo cambiar el artículo 149 bis del Código Penal para que éste deje en claro que, “si para obligar a otro a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad, se hiciere uso de amenazas de quitar, eliminar, suspender o limitar un subsidio, asignación o prestación social, la pena será de prisión o reclusión de cuatro a seis años”.

Además, el proyecto propone una “inhabilitación especial por el doble tiempo de condena si el hecho lo cometiere un funcionario público o abusare de sus funciones”.

Movilización piquetera en el centro porteño 20220315
Los referentes piqueteros exigen una mejora en la situación económica actual y un aumento de las asignaciones.

En ese sentido, también plantea modificar el artículo 168 del mismo código, el que establecerá, de ser aprobada la iniciativa sin ninguna modificación, que se reprima con “reclusión o prisión de cinco a diez años” a aquel que con “intimidación o simulando autoridad política o falsa orden” obligue a otro a entregar, enviar o depositar dinero o documentos que produzcan efectos jurídicos.

La Coalición Cívica presentó este proyecto en medio de un gran debate por los piquetes y la asignación de los planes del Estado, puesto que algunos sectores de la política alegan que los movimientos sociales utilizan y obligan a los beneficiarios a participar de los cortes y reclamos con la amenaza de cortar el subsidio.

 

Los fundamentos del proyecto

El partido político que responde a Elisa Carrió destacó que “en 2002, los planes sociales ascendían a 1.6 millones y, en 2022, llegan a 12.12 millones”, además de que cada persona puede cobrar más de un beneficio.

El proyecto sostiene que se la masividad que las asignaciones han alcanzado provocó una “dinámica abusiva promovida o tolerada por parte de algunos dirigentes sociales y políticos, quienes disputan el poder y muchas veces utilizan a los más necesitados para negociar”. Así, la Coalición Cívica acusó a los referentes de usar a los beneficiarios para disputar “altos cargos en el Gobierno”.

En esa línea, los fundamentos del proyecto cuestionan que “no existan” mecanismos de control para evitar que las personas que reciben ayuda social sean agrupadas en un ordenamiento jerárquico “compulsivo”, “para luego terminar siendo el botín de quienes se creen con derechos y atribuciones que no tienen”, según afirma el escrito presentado a Diputados.

 

Las demás iniciativas

Luego de que los movimientos piqueteros hayan cortado por casi tres días la Avenida 9 de Julio con un acampe, varios sectores de la política lanzaron sus propias propuestas para controlar las manifestaciones que interrumpen el tráfico.

Eduardo Belliboni: "Cuando Patricia Bullrich fue Gobierno, duplicó los planes sociales"

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por su parte, solicitó en un primer momento al Gobierno nacional que le retire los planes sociales a quienes habían participado del acampe piquetero.

En cambio, el diputado Gerardo Milman, de Juntos por el Cambio, propuso sancionar a los movimientos que administran los planes con quitarles la personería jurídica y que la gestión de las asignaciones pase a estar en manos de los municipios.

 20220605_acampe_protesta_piqueteros_telam_g
En los cortes, las agrupaciones interrumpen el tránsito en las principales arterias de la Ciudad de Buenos Aires.

El sector libertario, por otro lado, propuso un Movimiento Antipiquetero que convoca a los ciudadanos a combatir de manera “pacífica” y “legal” a los dirigentes piqueteros, según explicó el legislador Ramiro Marra. Sin embargo, esta propuesta le costó al político una denuncia ante el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo).

RdC