lunes 03 de octubre de 2022
POLITICA CAUSA VIALIDAD Y EL CLUB LIVERPOOL

La llamativa foto de WhatsApp de uno de los jueces federales señalados por Cristina Kirchner

En medio de las recusaciones tras la aparición de fotos de Luciani y Giménez Uriburu jugando en la quinta Los Abrojos, un juez hizo un sugestivo cambio en su perfil de la aplicación de mensajería. La foto que puso y lo que cuentan en su entorno.

Hasta hace alrededor de una semana, el presidente de la Cámara Federal porteña tenía en su WhatsApp una foto de su rostro, como la que puede tener cualquier persona. Sin embargo, quienes lo tienen en su lista de contactos notaron que en los últimos días la cambió en medio de la ola de recusaciones de Cristina Kirchner y otros de los acusados en el juicio por la obra pública. 

El cambio no pasó desapercibido. Es que Mariano Llorens, uno de los magistrados más importantes dentro de la estructura de Comodoro Py, eligió poner la foto de un mate en su perfil de la aplicación de mensajería.

Pero no se trata de cualquier mate, sino uno de gran valor afectivo que integra la gama de elementos que conserva en su despacho del segundo piso del edificio de Retiro: es uno que tiene impreso el escudo de Liverpool, el equipo de fútbol que integra hace 35 años. 

Club Liverpool y Cristina Fernández 20220816
La foto de perfil del juez Llorens.

Un mate igual tiene el juez Rodrigo Giménez Uriburu, recusado por la defensa de la vicepresidenta. La semana pasada lo usó para tomar la infusión mientras se llevaba a cabo una de las audiencias de alegatos contra la vicepresidenta.

Cristina Kirchner volvió a cuestionar el fútbol en Los Abrojos con una nueva foto: "Del Liverpool salió la banda de Macri"

La foto se viralizó en las redes y la senadora del Frente de Todos Juliana Di Tullio la leyó como una muestra de "provocación e impunidad". 

Giménez Uriburu no solo comparte profesión con Luciani y Llorens, sino que los tres integran un plantel que ha recorrido las canchas más reconocidas del fútbol amateur como Los Abrojos, Atalaya y la quinta que tiene el ex gerente de Racing Fernando Marín en Escobar. El último en sumarse fue el actual fiscal del juicio contra Cristina Kirchner, que desembarcó entre 2013 y 2014.

Llorens y el Liverpool

Antes de desembarcar en el equipo, el actual presidente de la Cámara Federal de Apelaciones en lo Criminal y Correccional era uno de los pocos que elegía patear la pelota en el San Juan el Precursor de San Isidro. Otro de ellos era un primo hermano de Giménez Uriburu, unos años más grande.

En 1987 lo invitaron a una gira por Estados Unidos en la que hasta le ofrecieron contratarlo en un club de Los Ángeles, pero rechazó la propuesta porque, cuentan quienes lo frecuentan, la pasó mal. Volvió al país y empezó a dar sus primeros pasos en el estudio del derecho y se adueñó del arco del equipo que defiende hasta estos días. 

Club Liverpool y Cristina Fernández 20220816
El mate del club Liverpool que tienen los integrantes del plantel.

El juez, uno de los más apuntados por el kirchnerismo, fue señalado por Cristina Kirchner como parte del equipo que integran Luciani y Giménez Uriburu, a partir de las fotos que publicó Página/12 y motivaron las recusaciones. Cerca suyo desmienten que haya sido el que dejó entrar al arco la pelota que pateó Mauricio Macri de tiro libre y le mostró al presidente chino Xi Jinping, tal como sugirió en Twitter la vicepresidenta en los últimos días.

"A mí no me hacen ese gol", aseguran que repitió. 

También señalan que desde que llegó el pliego que lo convirtió en camarista, a principios de 2018, tomó la decisión de no jugar el torneo de Los Abrojos, la quinta de Macri. Sin embargo, el magistrado que eligió poner un mate del Liverpool como foto de perfil de WhatsApp hoy es uno de los que capitanean el plantel y está encargado de las convocatorias y otras tareas.

Tras la difusión de las fotos y las recusaciones, los jueces del TOF N°2 resolvieron a última hora del viernes rechazar los planteos que tenían en la mira a Luciani y Giménez Uriburu por haberlos hecho fuera de tiempo y por no acreditar causales. Un mate amargo para las defensas.

En esta Nota