martes 04 de octubre de 2022
POLITICA Justicia y memoria

La Secretaría de DDHH pidió reabrir la investigación sobre una infiltrada en Madres de Plaza de Mayo

Se trata de “Isabelita”, una espía de la Policía Federal que habría sido clave para la desaparición de los 12 de la Iglesia de la Santa Cruz. Podría estar implicada en el secuestro de las religiosas francesas Alice Domon y Leonie Duquet en diciembre de 1977.

18-08-2022 11:30

Cuando se habla de espías infiltrados dentro de organizaciones sociales durante la última dictadura militar, el caso del ex marino Alfredo Astiz, es el más emblemático, pero no fue el único. Una reciente investigación brindó datos que indican que una integrante de la Policía Federal, apodada “Isabelita”, formó parte de los espacios donde participaban las Madres de Plaza de Mayo y su rol fue clave para el secuestro y desaparición de los 12 de la Iglesia de la Santa Cruz.

Por esta razón la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación presentó este miércoles un pedido al juez federal Ariel Lijo, quien instruye la megacausa ESMA, para que desarchive la denuncia sobre la infiltración de esa integrante de la Policía Federal.

Azucena Villaflor, fundadora de Madres de Plaza de Mayo y las monjas Alice Domon y Leonie Duquet 20220818
Las religiosas francesas Alice Domon y Leonie Duquet

Desde la cartera comandada por Horacio Pietragalla Corti solicitaron que se profundice la investigación sobre la posible participación de la agente de inteligencia, que era conocida como “Isabelita”, en el secuestro de integrantes de Madres de Plaza de Mayo, de familiares de desaparecidos y de las religiosas francesas Alice Domon y Leonie Duquet en diciembre de 1977.

Esta mujer ya había sido investigada en la megacausa ESMA, pero entonces se archivó porque no se había podido probar su participación en los operativos que se le adjudicaban, sin embargo, una investigación publicada en Página 12 señala que habría existido una pensión de mujeres en Viamonte 1596 donde la agente habría residido junto a las monjas francesas.

“En el escrito se requirió además que se envíe un oficio a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que actualmente realiza un relevamiento de la documentación que produjeron los servicios de inteligencia durante la dictadura cívico-militar, para pedir toda la información relativa a la mujer investigada”, detalla el comunicado de la Secretaría. 

Por otro lado, analizan “realizar una presentación en el juzgado federal de Daniel Rafecas, que tiene a su cargo la causa por el Primer Cuerpo del Ejército, para que se investigue su participación en crímenes de lesa humanidad en el centro clandestino de detención “Coordinación Federal”, como se conocía la Superintendencia de Seguridad Federal”.

Quién era "Isabelita", la agente infiltrada en Madres de Plaza de Mayo durante la dictadura

La ex espía integraba el Cuerpo de Informaciones de la Policía Federal, un órgano de inteligencia secreto que dependía de la Superintendencia de Seguridad Federal y se la vincula con el secuestro a doce personas en diciembre de 1977, entre las que se encontraba una de las fundadoras de Madres, Azucena Villaflor, juntos a dos monjas francesas y familiares de desaparecidos que se reunían la Iglesia de la Santa Cruz.

Azucena Villaflor, fundadora de Madres de Plaza de Mayo y las monjas Alice Domon y Leonie Duquet 20220818
Azucena Villaflor, fundadora de Madres de Plaza de Mayo

Para este plan de secuestro fue crucial la información brindada por el teniente de fragata Alfredo Astiz, que se infiltró en la organización como familiar de un desaparecido para ganarse la confianza del grupo. Pero ahora se suma la participación de “Isabelita” como otra infiltrada que podría haber sumado precisión a este ataque.

Fue la periodista Luciana Bertoia de Página 12 quien reconstruyó la historia "Isabelita". Según señala, en el año 1981 y ante la Federación Internacional de los Derechos Humanos, el ex espía Luis Alberto Martínez la mencionó como participante de los secuestros en la Iglesia de la Santa Cruz, confirmando su rol de infiltrada en Madres de Plaza de Mayo y su integración a las fuerzas federales. 

De acuerdo a un legajo firmado por un jefe de Inteligencia de la Superintendencia de Seguridad Federal (SSF) conocido como Juan Andrés Fonte, Isabelita prestó servicio en el "cuadro A" bajo la condición de infiltrarse en la agrupación "MADRES DE TERRORISTAS". Esta mujer, tras ser denunciada por el ex agente Martínez, fue trasladada a Mar del Plata para salvaguardarla. 

La agente continuó desempeñándose en los años posteriores. Durante 1983 formó parte del Departamento de Protección del Orden Constitucional e integró grupos de espionaje que seguían de cerca al Movimiento Todos por la Patria.

Según reconstruye la investigación, la mujer pasó a integrar la Escuela Federal de Inteligencia en 1997, es decir que continuó en funciones más allá de su pasado como infiltrada en organizaciones de víctimas del terrorismo de estado. En 2003, con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia, pidió ser dada de baja.