miércoles 28 de septiembre de 2022
POLICIA Derechos humanos

Quién era "Isabelita", la agente infiltrada en Madres de Plaza de Mayo durante la dictadura

La agente de la Policía Federal logró recabar información de primera mano sobre la agrupación que buscaba a sus hijos durante el último gobierno de facto. Además, se estima que participó en la desaparición de Los 12 de la Iglesia de la Santa Cruz.

16-08-2022 15:20

Una investigación reconstruyó la participación de una agente de inteligencia de la Policía Federal infiltrada en Madres de Plaza de Mayo durante la última dictadura militar. Hasta hoy sólo se conocía el caso del ex marino Alfredo Astiz, quien simulaba ser un familiar de desaparecidos para espiar a quienes acudían a la Iglesia de la Santa Cruz. 

Entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977, un grupo de tareas de la Marina secuestró a doce personas entre las que se encontraba una de las fundadoras de Madres, Azucena Villaflor, juntos a dos monjas francesas y familiares de desaparecidos que se reunían en el edificio eclesiástico.

El plan de secuestro fue posibilitado por la precisión de la información brindada por el teniente de fragata Alfredo Astiz, que se infiltró en la organización como familiar de un desaparecido para ganarse la confianza del grupo. El rol de "El Ángel Rubio" fue clave para determinar los movimientos de estas personas. 

Ahora, una investigación de la periodista Luciana Bertoia de Página 12 reconstruyó la historia de una mujer conocida como "Isabelita" que formó parte del Cuerpo de Informaciones de la Policía Federal Argentina (PFA). Esta agente habría llevado adelante el mismo modus operandi que Astiz, logrando infiltrarse entre los familiares de desaparecidos para anticipar sus movimientos y ordenar secuestros de los "subversivos". 

alfredo astiz dagmar hagelin
Astiz era conocido como "El Ángel Rubio" por su rostro aniñado. Sería condenado por crímenes de lesa humanidad.

En el año 1981 y ante la Federación Internacional de los Derechos Humanos, el ex espía Luis Alberto Martínez la mencionó como participante de los secuestros en la Iglesia de la Santa Cruz, confirmando su rol de infiltrada en Madres de Plaza de Mayo y su integración a las fuerzas federales. 

De acuerdo a un legajo firmado por un jefe de Inteligencia de la Superintendencia de Seguridad Federal (SSF) conocido como Juan Andrés Fonte, Isabelita prestó servicio en el "cuadro A" bajo la condición de infiltrarse en la agrupación "MADRES DE TERRORISTAS". Luego de ser denunciada por el ex agente Martínez, sus jefes solicitaron su traspaso a Mar del Plata. La cúpula de la Federal buscaba blindarla por su trabajo. 

El propio Martínez explicó que para mostrar una coartada más fehaciente, la mujer mentía sobre la desaparición de un supuesto hermano, razón que la validaba para asistir a los encuentros junto a quienes buscaban y pedían por sus familiares. Para los organismos de inteligencia y las fuerzas represivas de aquel momento, el seguimiento pormenorizado de los familiares de detenidos y desaparecidos era clave.

Entre los años 1976 y 1979, Isabelita estuvo en distintos lugares como la División Central de Reunión, la Dirección General de Inteligencia, el Departamento de Asuntos Subversivos, el Departamento de Asuntos Gremiales y el Departamento de Situación. Además realizó un curso especializado en inteligencia y llegó a estudiar en la Universidad de Buenos Aires la carrera de Filosofía y Letras. 

Hace 45 años, las Madres de Plaza de Mayo comenzaron a caminar

Además de trabajar activamente durante la dictadura, la agente continuó desempeñándose en los años posteriores. Durante 1983 formó parte del Departamento de Protección del Orden Constitucional e integró grupos de espionaje que seguían de cerca al Movimiento Todos por la Patria.

Según reconstruye la investigación, la mujer pasó a integrar la Escuela Federal de Inteligencia en 1997, es decir que continuó en funciones más allá de su pasado como infiltrada en organizaciones de víctimas del terrorismo de estado. En 2003, con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia, pidió ser dada de baja. 

Qué aporta la información sobre Isabelita y su infiltración en Madres de Plaza de Mayo

PERFIL recogió dos testimonios de organizaciones ligadas a los derechos humanos para conocer el impacto de esta nueva revelación. 

"Es importante profundizar en la investigación y conocer sobre cómo fue la participación de la espía de la Policía Federal infiltrada en Madres de Plaza de Mayo en el contexto de la última dictadura cívico militar y también su forma de proceder en los años posteriores. Este caso demuestra además que el movimiento de los Derechos Humanos estaba en lo cierto cuando denunciaba que la impunidad permitía la continuidad de prácticas de la dictadura en democracia", le dijo a este medio el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti.

“Lo que aporta es más información y pruebas a la idea de que es necesario abrir los archivos de esa estructura de la Policía Federal secreta y terminar de analizar cuál fue su rol durante la dictadura y posteriormente con la recuperación democrática. Es información nueva en relación con el caso particular de esta mujer que permite advertir que hubo más personas con este tipo de roles”, dijo en diálogo con PERFIL la directora del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Paula Litvachky.

Ante la consulta de por qué esos archivos clasificados aún no fueron abiertos, consideró que recavar información sobre el funcionamiento de la PF durante la dictadura y con posterioridad ha sido difícil.

Una funcionaria radical mendocina reivindicó la dictadura en Facebook y piden su remoción

“Por eso planteamos que tienen que avanzar las investigaciones judiciales para ver quiénes son los responsables de las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura y casos por ejemplo como los de Balbuena. Y por el otro la posibilidad de que el Poder Ejecutivo haga un proceso de desclasificación activa que sirva para entender el funcionamiento de ese momento, quienes intervinieron y conocer la reglamentación bajo la que funciona”, dice Litvachky.

La cita de la directora del CELS refiere a Américo Balbuena, un ex agente de la federal que simulaba ser un periodista de la Agencia Walsh para recopilar información de referentes sociales, sindicales, de derechos humanos y políticos.

GI / MCP