miércoles 04 de agosto de 2021
POLITICA otro conflicto abierto
13-06-2020 01:11

Macri intenta que la causa de espionaje ilegal no divida al frente opositor

El jueves recibió a Rodríguez Larreta, una de las víctimas de espionaje ilegal que se investiga en Lomas de Zamora. Diálogos con otros dirigentes y acusaciones de persecución “político-judicial”.

13-06-2020 01:11

El jueves a media mañana, el ex presidente Mauricio Macri tuvo una visita especial en su casona de Acassuso: el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se acercó hasta allí para desayunar. Los dos solos, cara a cara, luego de que el jefe comunal tuvo que ir, días antes, hasta el juzgado federal de Lomas de Zamora para observar qué documentos e imágenes tenía una banda de narcos y espías de la AFI que lo seguían.

Si bien Larreta ya había desligado al ex jefe de Estado, el tema no pasó de largo y Macri aprovechó para reiterar que se trata, en su parecer, de una “causa armada por el kirchnerismo” y que tiene un formato similar a la que padeció en 2009 con las escuchas ilegales del espía Ciro James.

En este marco, el ex presidente sigue activo: en estos días quiere cerrar filas con los dirigentes más cercanos, sostener la unidad de Juntos por el Cambio y evitar que la causa de espionaje ilegal divida al frente opositor.

En particular, porque el listado de espíados por esa banda incluyó dirigentes políticos opositores y oficialistas. Dentro de los macristas, la lista incluyó a buena parte de aquellos que mantuvieron un perfil propio de la denominada “ala política”. Además del jefe de Gobierno, el vicejefe porteño, Diego Santilli, María Eugenia Vidal, Cristian Ritondo y los ex diputados Emilio Monzó y Nicolás Massot. Todos podrían transformarse en querellantes en las próximas semanas.

Encuentro secreto entre Macri y Larreta: Coronavirus, espionaje y el futuro de la oposición

Por ello, tanto Macri como buena parte de sus dirigentes más cercanos comenzaron a trabajar en que no se divida el frente opositor por este tema.

En ese marco, el encuentro con Larreta, en su casa en las llamadas “barrancas de Acasusso” -donde el ex presidente puede disfrutar del río-, no fue el primero ni será el último. Macri reactivó su agenda de encuentros cara a cara, desde periodistas hasta empresarios. Por supuesto, también dirigentes políticos. La casa está deshabitada: apenas pasó unos días y cuando se decretó la cuarentena se fue a vivir a Los Abrojos, la quinta familiar en Malvinas Argentinas. Con sus oficinas en Vicente López cerradas, es su nuevo búnker privado.

Causas. Con todo, las causas por espionaje –dos presentadas por el Gobierno nacional– lo encontraron a Macri en el blanco de las suspicacias. Del tema habló largo y tendido con Patricia Bullrich, la presidenta del PRO, y su ex candidato a vice, Miguel Pichetto. A ambos les expresó que las denuncias le recuerdan a la causa de escuchas ilegales de 2009, cuando el espía Ciro James, contratado por el ministro de Educación de ese entonces, Mariano Narodowski, fue llevado a la Justicia en connivencia con magistrados y otros funcionarios por ser parte de una presunta asociación ilícita que se dedicaba a espiar. “No puede ser que copien lo mismo que hicieron la vez pasada, hasta volvieron a meter un familiar”, lo escucharon decir.  

Bullrich es una de las más incrédulas sobre la causa: cree que el narco arrepentido, Sergio “Verdurita” Rodríguez, no tiene credibilidad, y afirma que aún no aparecieron pruebas contundentes de un espionaje profesional.

Por su lado, Pichetto, viejo conocedor del tema tras haber pasado largos años en la comisión Bicameral de Inteligencia como senador nacional, le planteó a Macri que se trata de un sistema anárquico que funciona en el corazón de la AFI.

“A la que le encontraron carpetas en el sur con información privilegiada en su casa y de manera directa fue a Cristina Kirchner. Y ahora es querellante en esta causa, es ridículo”, le dijo a PERFIL uno de los dirigentes del PRO que sigue el tema de cerca. “Por eso creemos que esto es un ataque político–judicial contra Mauricio”, agregó uno de los voceros del ex presidente.

Pruebas. En el entorno del ex mandatario enumeran un encadenamiento de hechos que, según afirman, tienen como destino erosionar la imagen de Macri.

El primer caso fue el tweet del empresario Marcelo Tinelli, quien aseguró que fue espiado y perseguido por la AFIP. Luego, las palabras del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien planteó que si Macri hubiera sido presidente “esta pandemia era una catástrofe”,  y agregó que fue “el peor presidente de la democracia”. A ellos se sumó el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, quien no dudó en afirmar: “Con Macri estaríamos cavando fosas como Bolsonaro”.

Zoom. En este contexto, el lunes, en un Zoom sobre coyuntura política encabezado por Bullrich y referentes del PRO, se habló de la causa de Lomas de Zamora. Entre otros, estaban Federico Pinedo, el ex diputado Eduardo Amadeo, Hernán Lombardi, y el ex jefe de gabinete de Seguridad, Gerardo Milman.

Allí se evaluó que las pruebas que se conocían hasta ese día no eran concluyentes de una sofisticada banda. “Cualquier pudo salir a la calle con un celular y sacarle una foto a Santilli caminando por el centro”, evaluó uno de ellos.

La UIF investiga a Macri por defraudación y fuga de capitales

En estos días una de las más activas fue Silvia “la turca” Majdalani, quien fuera la número dos de la AFI durante la gestión de Cambiemos. Peronista y con larga trayectoria en el macrismo, habló con todos. Con Larreta incluido. Su principal hipótesis es que se trata de agentes inorgánicos. La mayoría de los que la escucharon argumentar le creyeron. Santilli y Ritondo la conocen hace más de 20 años del peronismo PRO.

Por su parte, Gustavo “el negro” Arribas, el ex número uno de la Agencia de Inteligencia, ya pidió peritos para intentar determinar la trazabilidad y el origen del disco rígido que generó la primera denuncia de Cristina Caamaño, la interventora de la ex SIDE, sobre mails pinchados a más de 80 dirigentes. Arribas respondía directamente a Macri, su amigo personal.

“Firme rechazo al plan de impunidad”

Bajo el título “Firme rechazo al plan de impunidad”, un grupo de legisladores, dirigentes e intelectuales firmaron una carta para manifestar el “más firme rechazo al plan de impunidad que ha puesto en marcha el kirchnerismo, para eludir la acción de la Justicia frente a las graves acusaciones por delitos contra la administración pública y el orden económico financiero por los que están siendo debidamente juzgados”.

Entre otros, lleva la firmar del radical Alfredo Cornejo, Maximiliano Ferraro de la Coalición Cívica; Luis Brandoni, Juan José Sebrelli, Federico Andahazi, Santiago Kovadloff, Félix Lonigro, y las ex funcionarias María Paula Bertol y Laura Alonso, a los que sumó Darío Lopérfido.

En una misiva corta pero contundente, se plantea que “abusando del poder que hoy detentan, en los últimos días promovieron falsas denuncias, operaciones judiciales y mediáticas en medios militantes afines, con el objetivo de calumniar, injuriar y hostigar a quienes oportunamente los denunciaron o aportaron pruebas en las causas de corrupción y lavado de activos que los involucran”.

“Se pretende así cobrar venganza de quienes los llevaron al banquillo de los acusados, y al mismo tiempo sembrar temor, desalentando futuras denuncias e investigaciones de jueces, fiscales, funcionarios, periodistas, o simples ciudadanos”, plantearon. “El ‘Lawfare’ que invoca el kirchnerismo no es más que la construcción de un relato falso, carente de todo sustento fáctico y legal. En efecto, quienes protagonizaron uno de los periodos más corruptos de la historia argentina, pretenden hacer creer a la ciudadanía que son víctimas inocentes de una ‘persecución’ fundada en razones políticas”, escribieron.

“Las pruebas que sostienen la existencia de una verdadera asociación ilícita liderada desde la cima del poder y dedicada a saquear al Estado Nacional y a lavar el producto del delito para beneficio individual de sus miembros, son abrumadoras. Esas son las pruebas que deben ser examinadas por la Justicia, y no ignoradas como ellos pretenden”, dijeron.

Cortocircuitos

  1. Macri quedó en el centro de la polémica por la causa de espionaje ilegal. Se reunió con Rodríguez Larreta y habló con muchos de los damnificados.
  2. El ex presidente piensa que es una causa “armada por el kirchnerismo” y la compara con la de 2009 por escuchas ilegales.
  3. Por ello se dedicó a cerrar filas en la oposición e intentar frenar una división en Juntos por el Cambio a raíz de este tema.
  4. Bullrich y Pichetto fueron sus dos interlocutores dilectos en estos días. Una mesa de coyuntura politica del PRO analizó la causa.
  5. Majdalani y Arribas preparan sus estrategias de defensa. La “turca” habló del tema con Larreta, Ritondo y Santilli.