domingo 26 de septiembre de 2021
POLITICA primera marcha del si se puede
29-09-2019 00:34
29-09-2019 00:34

Macri relanzó su campaña y dijo: "Lo resolvemos nosotros o nadie"

Lideró una masiva manifestación en Belgrano. Lo acompañaron Awada, Larreta, Pichetto y Carrió. Prometió “una etapa de crecimiento”.

29-09-2019 00:34

Con una arenga propia de la campaña electoral, Mauricio Macri fue el principal orador de un acto organizado ayer en Belgrano, el primero de 30 que organizó Juntos por el Cambio por todo el país. Se trató de una suerte de relanzamiento con la idea de despertar un voto útil que permita alcanzar el sueño macrista: el ballottage.  

Acaso por ello, en su alocución Macri expresó: “Se puede dar vuelta la elección, esto lo resolvemos nosotros o nadie”. “Me sorprendieron”, dijo, emocionado y con poca voz, no bien empezó su discurso. “Ustedes no están solos, vamos a defender el país que queremos. No nos resignemos, se puede, es posible”, dijo. El Presidente había llegado en el tren Mitre desde Olivos, acompañado de Juliana Awada, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el vocero Iván Pavlovsky. Una pasarela con militantes lo escoltó – junto a Casa Militar– hasta el escenario sobre la calle Virrey Vértiz, con la nueva estación de tren en Barrancas de fondo.

“Nos une la democracia, nos une vivir en libertad, nos une la honestidad, nos une el ‘no’ a la impunidad”, expresó el Presidente, ante los “sí” que repetían a cada punto que destacaba las cien mil personas que hubo, según los organizadores. También aprovechó para hablarle a la clase media: “Sé que se hizo el mayor esfuerzo, pero ahora viene una etapa de crecimiento, de más trabajo, de mejora del salario y alivio en el bolsillo”.

Sobre el final de su discurso, Macri pidió: “Cuidemos el voto, vayamos a fiscalizar hasta las tres de la mañana”. Los manifestantes respondieron con un “sí” que se hizo escuchar.

En Belgrano lo esperaban Horacio Rodríguez Larreta –junto a su mujer, Bárbara Diez– y Diego Santilli, además del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el organizador de las marchas, el radical Hernán Lombardi. Desde antes de las 17 ya se podían ver oleadas de personas llegando: muchos adultos mayores pero también familias enteras con hijos pequeños caminaban alrededor de las cuatro cuadras que abarcan las Barrancas de Belgrano. Pocas banderas partidarias: el rojo radical y un grupo de peronistas del PRO que animan Santilli y Cristian Ritondo.

La zona estaba sobrepasada de gente. Había cinco pantallas gigantes ubicadas en las tres calles paralelas y dos sobre Virrey Vértiz, desde donde habló el Presidente. El denominador común: banderas argentinas, pequeñas, medianas y grandes. El merchandising del “Sí se puede” también se hizo presente: $ 50 los pins con la consigna (y distintos motivos),

$ 150 las banderas más grandes y $ 100 las banderas amarillas. En los parlantes se escuchaba “Puente” de Gustavo Cerati y minutos antes de que arrancara el Presidente sonaba el estribillo “Gracias por venir”.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, fue una de las estrellas del acto. Se sacó selfies y generó un aplauso masivo. Macri se refirió a ella con un “merecido reconocimiento” cuando habló de la lucha contra las mafias y el narcotráfico. Sacando fotos y grabando videos con su celular se podía ver a ministros, funcionarios, legisladores y demás dirigentes.

Antes del jefe de Estado habló Larreta, quien mencionó las obras que se hicieron en la Ciudad, arengó el cántico “Sí se puede”, y presentó al “actual y futuro presidente de los argentinos”. También hablaron Elisa Carrió  y Miguel Pichetto, quien criticó duramente a Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Martín Lousteau llegó temprano y luego se fue a Mendoza a acompañar a sus pares de la UCR en la elección de hoy.

Sorprendió la ausencia de María Eugenia Vidal. La gobernadora, al menos, estará mañana en Junín con el Presidente y planea hacer lo propio en Bahía Blanca, dos de las marchas del Sí se puede que se realizarán en la Provincia.

Entre la gente había carteles de todo tipo: uno sorprendía con la leyenda “Sí a la reforma laboral y tributaria”. Otros con la consigna “Sí se puede” o “Defendamos la República”.

Cuando ya el acto había terminado, un grupo nutrido de militantes camino a Juramento y Cabildo cantó el himno y se repetía el grito de aliento “Mauricio no se va”.

En esta Nota