POLITICA
Debate presidencial

Javier Milei, contenido y ajustado a libreto para no mostrar fisuras

El libertario no dio sorpresas en el segundo round y no modificó su tono para dar a conocer sus propuestas. Los cruces con Patricia Bullrich y defensa de sus alianzas, claves de su exposición.

Segundo Debate presidencial
Segundo Debate presidencial | Pool fotógrafos debate

Propuestas, críticas a Sergio Massa, defensa de sus alianzas y golpes a Patricia Bullrich, además de un tono monocorde que solo modificó un par de ocasiones. Ese fue el menú de Javier Milei para el segundo debate presidencial, un evento al que llegó preparado por un selecto grupo de asesores y con intenciones: repetir la performance de hace una semana y salir ileso, sin golpes, tras el resultado de las PASO que lo posicionó en primer lugar.

En términos generales, Milei cumplió sin sobresaltos: pudo expresar los temas con claridad y polarizó con el postulante de Unión por la Patria, con quien se ve en un eventual ballotage. Las críticas a la gestión económica, y a "la casta política", fueron constantes y desde el vamos dijo que "el país está al borde de la peor crisis de su historia. El desequilibrio monetario y fiscal es peor que el que teníamos previo a la crisis del ‘75, del Rodrigazo. La relación de lebacs, leliqs, contra base monetaria hoy es peor que la que teníamos en la previa a la hiperinflación de Raúl Alfonsín. Es más: hoy la inflación viaja al 120%. Anualizada al 330, en alimentos al 470 y 700 en mayorista”.

Debate presidencial | Massa intervino en un fuerte cruce entre Bregman y Milei: "Dejá de faltarle el respeto a las mujeres"

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

“El PBI y el empleo formal privado están estancados desde el 2011. Eso implica que hoy, el ingreso per cápita argentino está 15% por debajo de dicho nivel de referencia. No solo eso: la cantidad de puestos de trabajo del sector formal está clavado en seis millones. Es tan escandaloso el desequilibrio en el mercado laboral que hay ocho millones que están en el mercado informal. La única forma de encontrar una solución a esto es con crecimiento económico, pero esto implica acumulación de capital físico y humano y también progreso tecnológico", agregó en otro pasaje.

El hombre de La Libertad Avanza, como en el debate presidencial anterior, se mostró sin perder la calma aunque casi la pierde ante un par de cruces con la cara de Juntos por el Cambio y Myriam Bregman. Sus caras lo dijeron todo y no pudo disimularlo, hasta se quejó de que la dirigente del FIT le habló fuera de micrófono.

En el caso de Bullrich, uno de los objetivos del libertario fue “desnudar las falencias” de la candidata de Juntos por el Cambio, con la que protagonizó varios cruces. La dirigente de la oposición criticó la propuesta de dolarización y la posibilidad de que la población se pueda armar, algo que figura en la plataforma de LLA. Para el economista, “mintió”:  “Lamento que, de la misma manera que en el debate anterior, usted mienta sobre lo que yo digo”, sostuvo.

¿Quién ganó el segundo debate presidencial?

“Antes lo hizo con la pandemia, ahora lo hace con el tema de armas. Le cuento, por si no lo entendió, yo sé que usted tiene que gente que deforma mis mensajes. Nosotros lo que decimos es: ‘Hay una ley de armas y lo que hay que hacer es cumplirla’. Porque no puede ser que estén armados los delincuentes y los honestos no. Además, me gustaría saber: usted habló de eliminar leyes por DNU o de llevarse puestas garantías constitucionales a lo largo de la semana. ¿Ese es el modelo de seguridad que quiere? Qué quiere, ¿que esto sea una dictadura?”, se preguntó.

Además, aprovechó para defender su alianza con el gastronómico Luis Barrionuevo, una de las críticas que le propinó justamente la dirigente de JxC, a quien calificó como “montonera asesina”. “Bullrich vos también tenés un montón de gente en tus listas que viene de otro lado, pero parece que tenés un problema con la inflexibilidad y, mientras que vos si podés lavar tu pasado de montonera asesina; nosotros que solo gritamos y decimos cosas, ¿no podemos cambiar, no podemos tomar otra gente?”, se preguntó, en uno de los pasajes más calientes.

“Además te cuento: el caso de Barrionuevo…. Hoy el empleo informal es más importante que el formal y los que se quieran sumar a arreglar los problemas de los argentinos son bienvenidos. No como tu espacio que se la pasa bloqueando todo el tiempo y que cuando el líder de tu espacio llama a hacer algo racional, vas y le gritás”, respondió Milei.

Y recalcó en su mensaje final las críticas a la clase política, uno de sus caballitos de batalla: “Los políticos que hace 40 se enriquecen y empobrecen a los argentinos de bien necesitan para explicar por televisión abierta, cómo van a solucionar los problemas que ellos mismos nos han causado. Les debería dar vergüenza. Sin embargo, ninguno pidió perdón, ninguno resignó un privilegio, ninguno trató de terminar con el modelo de la casta, ninguno dio un paso al costado a pesar de su estrepitoso fracaso y claro: no lo van a hacer porque están atornillados a los carritos. Ellos no pueden ser la solución al problema porque son el problema, por ende, les pido a todos los argentinos de bien que están mirando el debate que se pregunten: ¿ustedes creen que una argentina distinta es posible con los mismos de siempre?”.

CP