POLITICA
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Nicolás Massot: “No se votaron cuestiones urgentes, mi balance tiene un gusto amargo”

El referente del bloque Hacemos Coalición Federal plantea su apoyo a la ley ómnibus pero critica que no se haya discutido en el proyecto el paquete fiscal y la reforma laboral. Y dice: "El oficialismo tiene que dejar de engañar a la gente con este perfil de no negociar como si fuera algo bueno". La propuesta de los gobernadores.

Nicolás Massot
Nicolás Massot | NA

—¿Qué balance hace de la aprobación en general que dio Diputados?

El balance lo dije en mi discurso: lamentablemente quedaron afuera las dos cuestiones más relevantes que podía plantear el Gobierno en estos dos meses, el equilibrio fiscal y la reforma laboral. Los dos temas quedaron afuera de lo que votamos, por eso mi balance tiene un gusto amargo. No se votaron cuestiones urgentes, que eran combatir la inflación con decisión con lo cual hace falta cerrar la brecha fiscal, no solo la de la Nación sino la de las provincias y los municipios también. El Gobierno en su intento en combatir a los gobernadores se olvida de esa particularidad y de alguna manera trunca el comienzo de la batalla contra la inflación cerrando el déficit.

—¿Piensa que, con las modificaciones, el gobierno cedió ante la oposición?

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El Gobierno por supuesto cedió, más allá de su empeño por afirmar que no negocia, ha negociado muchísimo, lo cual es normal. Ha negociado el alcance de sus delegaciones, acotar la lista de empresas a privatizar y fortalecer el mecanismo de transparencia en los procesos de privatizaciones futuras, ha excluido artículos inoportunos como el de pesca. Y desde ese lugar que el texto salga con 500 artículos en lugar de 800, incluidos los anexos, sigue siendo un récord para un Gobierno recién llegado con una reforma tan abarcativa y tan extensa. No es una mala noticia. El oficialismo tiene que dejar de engañar a la gente con este perfil de no negociar como si fuera algo bueno, un Gobierno que no negocia es algo malo. Y tienen que naturalizar que van a tener cuatro años minorías en el Congreso y van a tener que consensuar todo el rumbo de su Gobierno.

—¿Piensa que el paquete fiscal debe ser debatido?

Es indispensable. No debatirlo esconde una intención del Gobierno nacional de ahogar fiscalmente a las provincias financiándose con el impuesto País. Por eso es tan relevante el debate que se tiene en estos días de acá al martes: creemos que puede haber una intencionalidad de usar el impuesto País para financiar el déficit nacional y no atender la realidad fiscal de provincias y municipios.

—¿Cómo dirigente dialoguista, cree que le dio gobernabilidad al presidente Milei?

No siento que le haya dado gobernabilidad al presidente sino que estoy honrando la coherencia de más de diez años de nuestro espacio político que planteábamos: la inserción al mundo en Occidente, la agenda del fomento de la agenda privada, el fomento de las exportaciones y el libre comercio, la desregulación de la economía mucho antes que emergiera La Libertad Avanza y por ende uno tiene que representar la misma agenda cuando gana o cuando pierde.