viernes 18 de junio de 2021
POLITICA posible violación del código de ética
14-02-2021 07:12

Una denuncia por las visitas de camaristas a Macri expone tensiones en Comodoro Py

Es una ampliación del expediente contra la “mesa judicial” con registros de reuniones de Hornos, actual presidente de Casación, con el ex presidente. El jueves, hará su descargo frente a sus pares.

14-02-2021 07:12

Una denuncia penal contra el camarista federal Gustavo Hornos por seis visitas al despacho presidencial durante la gestión de Mauricio Macri generó tensión interna en Comodoro Py y disgusto en el kirchnerismo, que vincula las reuniones de Hornos con el inicio de varias de las causas que tiene en su contra la actual vicepresidenta Cristina Kirchner y varios de sus exfuncionarios.

Hornos es, desde diciembre del 2020, el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, el máximo tribunal penal del país. A sus pares, el camarista les dijo que explicará el motivo de esas visitas en la reunión semanal de Superintendencia, que por los feriados de carnaval, se hará el próximo jueves.

Es que, como no se produjeron en un marco institucional y salieron a la luz casi accidentalmente con un pedido de informes de la ONG Poder Ciudadano y revelaciones periodísticas de El Destape, las reuniones –que según los registros llegaron a durar varias horas– violarían los principios de imparcialidad y el código de ética al que están atado los jueces.

Sin embargo, lo más probable es que, más allá de las explicaciones del magistrado, la situación no tenga ninguna consecuencia en el mediano plazo. El organismo que podría analizar el caso de Hornos –más allá del que tiene el expediente judicial– es el Consejo de la Magistratura y todavía no recibió el caso para su investigación (llegaría el miércoles). Así y todo, no habría votos suficientes en el órgano en cuestión para una sanción disciplinaria.

La denuncia ante el fuero federal fue presentada por tres diputados nacionales del Frente de Todos: Martín Soria, Rodolfo Tailhade y Eduardo Valdés, los últimos dos más cercanos a Cristina Kirchner y Alberto Fernández; y es una ampliación en la causa que se conoce como “Mesa Judicial”.

Para el sector de Cristina,
ese grupo utilizó el Estado
para perseguir a opositores

Para el sector que lidera la Vicepresidenta, esa mesa fue la que utilizó los resortes del Estado para perseguir judicialmente a sus opositores, o como ella dice, establecer en la Argentina el “Lawfare”.

De la ampliación de la denuncia quedó afuera el camarista Mariano Borinsky, quien también aparece en los registros de visitas a Macri. Borisnky justificó su presencia en la Casa Rosada, en más de una oportunidad, por su designación al frente de la comisión que elaboró el nuevo Código Penal.

Dicen que el camarista comentó en Tribunales que, incluso aquella primera reunión, no tuvo la presencia de Macri sino del secretario Legal y Técnico, Pablo Clusellas. El Código se trabajó por tres años y fue presentado en 2019.

Pero las visitas de Hornos, que al ser presidente de la Casación deberá, al menos, explicarse, no cayeron bien entre sus pares porque no tienen fundamento oficial y los deja en “offside”.

El kirchnerismo no oculta su desazón con lo que considera una pasividad manifiesta de Alberto Fernández y Marcela Losardo, la ministra de Justicia, con su promesa de acabar con los “sótanos de la democracia” y esperan con cierta expectativa que, tras las declaraciones en ese sentido este fin de semana, aparezca algún paquete de medidas en la dirección de una reforma judicial.

De todos modos, leyeron con preocupación el fallo de la Corte sobre Milagro Sala, que interpretan como una respuesta inequívoca al propio presidente, que la había puesto de ejemplo del Lawfare cuatro días antes. Tras cartón, Casación avaló quitarle a Lomas de Zamora la causa de las escuchas, y según supo PERFIL, había información en el Poder Judicial de que se venían nuevos procesamientos.

En esta Nota