martes 09 de agosto de 2022
PROTAGONISTAS cartelera para todos los gustos

Antes del Mundial de Qatar habrá muchos shows masivos: música, dólar y humor social

Desde los diez recitales de Coldplay a la sorpresa por los cuatro estadios de Vélez Sarsfield que vendió Duki, las esperadas actuaciones de Rosalía, C Tangana, Dua Lipa, o la celebración de la nostalgia de la mano de Fito Páez y los treinta años de “El amor después del amor”. Solo por mencionar algunos de los muchos recitales que, sobre todo, se concentran en octubre y noviembre. Alrededor de todo esto, está pendiente una reunión de los productores responsables de “importar” varios de estos espectáculos con el Gobierno por la cuestión dólar. El humor social también cotiza.

31-07-2022 03:13

Una serie de recitales de artistas nacionales y una ola de otros internacionales empezará a desembarcar en Argentina a partir de septiembre y hasta noviembre en lo que será una primavera particularmente prolífica en materia de espectáculos. En el marco de la crisis económica, estas fechas y la exitosa venta de entradas no dejan de llamar la atención y hasta algunos hablan de efecto pospandemia. Esto es, la gente busca ver a sus ídolos por si hubiera un nuevo parate mundial. Sea cuales fueren las motivaciones, la cuenta regresiva comenzó.

PERFIL habló con dos productores de trayectoria y presencia en la escena local sobre esta “voracidad por los shows en vivo masivos” que van de los diez River de Coldplay a la visita de Dua Lipa que por la demanda cambió a una locación más grande que la pautada, pasando por Rosalía, C Tangana, los seis conciertos de Fito Páez o los cuatro Vélez Sarsfield que agotó Duki a la visita de Bad Bunny, que también actuará dos noches en ese mismo estadio.

No quedar afuera. El Matías Loizaga lleva muchos años en la industria de los espectáculos. Formó parte de la producción de muchos shows, entre ellos los Quilmes Rock, cuya vuelta pospandemia significó la visita de Gorillaz y la puesta en escena de bandas masivas y emergentes que hacía tiempo que no se presentaban en un contexto así. También trabajó activamente en la saga de las nueve presentaciones de Roger Waters en River en  2009, un récord que estuvo vigente hasta este año cuando Coldplay lo desbancó. “Esto que está pasando me recuerda a la época en que trajimos a The Wall”, dice Loizaga. “En aquel momento se generó esta misma euforia, en parte porque era la única vez que se podía ver un show de esa magnitud; también porque el público sintió, a raíz de todo lo que se maquinó en torno a él, que no se podía perder ese acontecimiento. La película de Alan Parker colaboró en esa narrativa; esa historia previa alimentaba las ganas de asistir. Creo que ahora el equivalente de esa narrativa es la pandemia: parte de la euforia que vivimos creo que se debe al parate que nos tocó vivir, y  se revalorizaron la cercanía y las ganas de ver bandas en vivo. Y está el condimento adicional de que en Argentina a veces juega esa sensación de que puede ser la última vez que vas a ver a determinado artista. Obviamente no es automático, no es que ponés un show a la venta e inmediatamente es un éxito. Pero en muchos casos notamos que las propuestas funcionan, sobre a todo a medida que se acerca la fecha del concierto”.

El valor de “en vivo”. Sin duda las propuestas que despiertan semejante vehemencia en la demanda se destacan por su espectacularidad. Camila Costa, joven productora especializada en el desarrollo de bandas jóvenes, entiende que parte de esta eclosión responde a esta cuestión. “De alguna forma creo que todo este fenómeno se debe al contagio: vas al recital de una banda que te encanta, salís recargado de energía y con el envión para elegir cuál será el próximo concierto que querés presenciar. Al recordar que lo que viviste fue una experiencia única, te convencés de que se trata de un plan inmejorable.

Aunque también hay algo de la espectacularidad de los shows actuales. Los artistas le están poniendo mucha cabeza, tanto para preparar un espectáculo musical buenísimo, con el millón de diferencias que puede tener uno con el otro, como para poder transmitir la esencia a través de lo visual. Esos matices los vuelven a todos diferentes y es por eso que cada recital es un acontecimiento único que no te querés perder”.

Antes de Qatar. La lista de recitales del período mencionado –casi todos antes del inicio del Mundial de Qatar– es sorprendente por su diversidad. Por ejemplo, el regreso de Andrés Calamaro despierta muchísima expectativa y es de los que sumaron a sus shows en Buenos Aires y uno en Córdoba. Tambien está uno de los festivales centrales pre fin de año, el Primavera Sound, que del 7 al 13 de noviembre traerá a la escena local a figuras de la talla de Jack White, Pixies, Björk, Travis Scott, Artick Monkeys, entre muchas otras bandas, y al que se le anexará el Primavera en la Ciudad, marco en el que se presentarán una inmensa variedad de bandas locales e internacionales. La cercanía del Mundial pondrá al país en un aparente estado de “viva la música”.  

Humor social. De todas maneras, es necesario advertir que muchos de estos espectáculos internacionales están sujetos a la coyuntura económica, aunque por el momento no se habla de postergaciones y mucho menos cancelaciones. Sí PERFIL  confirmó que hay algunos detalles que los responsables de esos espectáculos tienen que tener garantizados para su concreción en fecha. De hecho, antes de la designación de Silvina Batakis como ministra de Economía había una reunión con autoridades de Gobierno por el tema dólares. Esta se postergó, primero por el viaje de dicha funcionaria a Washington, y luego por lo sucedido el jueves último con la reconfiguración del esquema de funcionarios que, como mínimo, hasta el miércoles no se completará. Si el dólar es un escollo, el humor social influirá también.

En esta Nota