PROTAGONISTAS
CHILE

Gabriel Boric se separó de Irina Karamanos, la primera dama que no quería serlo

El presidente chileno confirmó la noticia al tiempo que advirtió a "los apostadores de las posibles miserias ajenas" que ninguno de los dos tiene otras parejas. Ella había empezado a trabajar para "resignificar" el rol de la primera dama, un cargo que no le gustaba.

Gabriel Boric Irina Karamanos
Gabriel Boric y su ex pareja, Irina Karamanos | AFP

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció la ruptura de su relación de pareja con Irina Karamanos, tras días de "especulaciones" sobre el rompimiento con quien era su novia desde hace cinco años. En su cuenta en Instagram, el mandatario chileno, de 37 años, escribió que hace un par de semanas con Karamanos habían decidido tomar "caminos" separados "por visiones distintas sobre el futuro íntimo".

El presidente sin embargo descartó que alguno de los dos tenga nueva pareja: "Para los apostadores de las posibles miserias ajenas, les cuentos que estamos bien, que ninguno de los dos tiene otras parejas, y que todo ha sido conversado largamente", dijo. "Sabemos que en estos días las especulaciones estarán a la orden del día y si bien nos hubiese gustado vivir este proceso en privado, ambos entendemos que es mejor contar nosotros esta historia", destacó.

Irina Sabine Karamanos Adrián -una cientista social de 34 años-  era pareja de Boric desde 2019. De ascendencia griega y alemana, estudió en la Universidad de Heidelberg, en Alemania, y forma parte del Frente Feminista del oficialista del partido Convergencia Social, en el que también milita Boric.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

De amante de las mujeres de Hollywood a la tragedia con Lady Di: así era Dodi Al-Fayed

Nacida en Santiago en 1989, Irina proviene de una familia que cuenta con ascendencia griega y alemana dado que sus abuelos llegaron al país trasandino desde Grecia y sus abuelos maternos, por su parte, eran alemanes radicados en Uruguay. La variedad de nacionalidades en la vida de Karamanos podría explicar su motivación para aprender idiomas, dado que habla español, inglés, alemán, indonesio básico y griego.

Karamanos y Boric se conocieron en sus épocas de militancia política y, si bien al principio mantuvieron una relación de amigos, poco tiempo después se enamoraron. Gonzalo Winter, diputado y amigo del presidente chileno, declaró en diálogo con BBC Mundo que la joven fue muy importante para que él tomara la decisión de ser candidato.

"Ella fue la clave en la parte organizacional de la junta de firmas y en insistir en que era posible. Yo mismo pensé que no lo era", reveló Winter sobre Karamanos, quien se encargó durante toda la campaña de la coordinación de los actos, los viajes de Boric, sus discursos y la organización de la militancia.

"Finalmente eres libre": la emotiva despedida de sus "Friends" a Matthew Perry

La relación de Boric con Irina se hizo conocida pocos días antes de los comicios en los que el político resultó electo como el mandatario más joven en la historia de Chile, en diciembre de 2022. Inicialmente, ella afirmó que no ejercería el rol de primera dama pero tras la elección de Boric decidió hacerlo para, según explicó, "transformarlo" desde dentro "con una mirada contemporánea".

A menos de un año de ejercer esa función Karamanos renunció formalmente al cargo. Pero antes modificó la estructura jerárquica de las seis fundaciones sociales en que la primera dama ejercía tradicionalmente la presidencia. "Nos ha ocupado la responsabilidad y eficiencia de cumplir nuestros compromisos con la probidad e innovación del Estado y las instituciones, valorando y entendiendo la tradición de las primeras damas pero resignificándola sin su anclaje institucional", había explicado.

La semana pasada, en una comentada charla TED, Karamanos se explayó sobre "la ilegitimidad del rol de primera dama en las democracias contemporáneas", el trabajo político de rechazar ese poder e impulsar cambios aunque sea algo "muy incómodo".

ds