PROTAGONISTAS
dupla creativa en los oscar

María Gorof acordó con Dolores Fonzi aplicar el concepto ‘moda circular’ en la alfombra roja

La actriz no quiso utilizar un vestido de estreno en la gala de los premios Oscar. Una amiga conectó a Dolores Fonzi con María Gorof y entre ambas convinieron que el diseño para esa noche habría que buscarlo de modelos de colecciones previas de la mencionada diseñadora argentina. Después definieron el concepto a través de imágenes de las divas en Oscar anteriores. El resultado, un vestido que Gorof llama “old Hollywood” realizado en materiales reutilizados, y que fue celebrado con comentarios en el Instagram de la actriz y en pedidos para su creadora.

2023_03_18_maria_gorof_dolores_fonzi_mg_g
Backstage. María Gorof dando los últimos retoques al vestido de Dolores Fonzi, en Los Ángeles. | M.G.

Esta vez Dolores Fonzi fue a los Oscar acompañando a su pareja Santiago Mitre. Él no subió al escenario a retirar el premio a la mejor película extranjera por Argentina, 1985; pero la actriz tuvo un reconocimiento en este podio virtual que son las redes por su look en la alfombra roja. Y para lograr eso formó una dupla creativa con María Gorof, diseñadora argentina que estuvo con ella en Los Ángeles. 

—¿Quién es María Gorof? 

—Es difícil autodefinirse, pero desde siempre recuerdo mi cercanía con el arte y la moda. Cuando tenía 16 años trabajaba como pasante en editoriales de moda y, a los 21 fundé mi propia marca de prendas de noche y sastrería a medida. Desde entonces sigo creyendo en lo mismo de cuando empecé: en el trabajo y en la reinvención constante, en mi intuición y en la honestidad de los materiales. 

 —¿Qué define tu estilo? 

—Visto mujeres elegantes que también quieren lucir sensuales. Me encanta que la prenda y la silueta aporten un extra de drama y rebeldía. Me inspira la sastrería, la corsetería, a la par que las líneas más clásicas y simples. La elegancia con un punto de irreverencia. 

—¿Cómo llegó Dolores Fonzi a vos para los Oscar? 

—Nos conocemos hace poco; nos conectó otra actriz. Primero debió asistir a los premios Bafta (los Oscar británicos,) y unos días antes a que viaje delineamos juntas cómo sería el vestido. Para el de los Oscar teníamos la consigna que el dress code fuera afín a la moda circular y la sustentabilidad. Entonces elegimos un diseño que reutilizamos y se adaptó a sus medidas. Es un  Gorof clásico que nos pareció era la mejor elección. 

—¿Ella vino con una idea concreta o se dejó llevar? 

—Hubo un gran sinergia; nos sentimos muy cómodas trabajando juntas. Se dio con mucha naturalidad, siempre acompañando su decisión. Hicimos una búsqueda de los vestidos más icónicos de la red carpet y notamos que los favoritos de las grandes divas eran el blanco o el off-white. Tomamos como inspiración el estilo Old Hollywood y logramos un diseño artesanal con la impronta Gorof. 

—¿Decís que el vestido está realizado con materiales reutilizados? 

—Es un vestido que ya usamos en nuestras colecciones y está realizado con materiales que pudimos re-utilizar como el tul francés y el bordado en cristales checoslovacos. Es una prenda que trasciende en el tiempo, tanto por su calidad como por su diseño. Este es nuestro aporte para generar conciencia sobre lo que ahora se denomina “moda circular”. 

—¿Alguna vez habías vestido a Dolores Fonzi?

—Comenzó a vestirse con Gorof para los premios Bafta. A partir de ese encuentro, armamos varias looks para distintas galas y eventos como la fiesta pre-Oscar. 

—¿Qué repercusiones tuvo luego de los Oscar? 

—Las repercusiones fueron de Dolores Fonzi, más que del vestido. Me siento muy halagada por todas las que hubo. No sólo por llegar a esta gala, sino también por estar presente en la nominación de una película tan representante para nuestra historia. Tuvimos varios pedidos en un momento en que nos estamos preparando para abrir oficinas en Europa y tenemos todas las expectativas puestas ahí.   

—¿Cuál es el desafío para una diseñadora saber que su vestido estará tan expuesto como éste? 

—Confío en la manera en la que trabajo y en mi equipo. Me considero obsesiva en los detalles. Siempre trabajé de esta manera. Me emociona haber podido acompañar a Dolores Fonzi con este vestido y mostrar al mundo el talento que hay en Argentina. 

 —¿Viendo cómo marcan tendencia  personajes del trap, reggaeton, el movimiento urbano, “lo couture” quedó anacrónico? 

—Estos dos mundos se encuentran y se retroalimentan constantemente. Hace poco acompañamos en una gala a Nicki Nicole y nos encantó poder vestirla. 

—Los monogramas tan visibles en prendas de Dior , Vuitton, D&G, Chanel… ¿son elegantes? 

—Se trata de una moda universal. Los monogramas tienen una gran aceptación y las marcas lo utilizan cada vez más en sus distintas variantes. Se lucen en todo tipo de atuendos hasta en total looks.

—¿La sustentabilidad que mencionás es posible en la moda, o la hace más cara? Stella McCartney tiene una política al respecto, pero sus prendas no son masivas. 

—La sustentabilidad en la moda es definitivamente posible y necesaria. Desde Gorof estamos comprometidos a definir y desarrollar piezas con énfasis en la calidad y la durabilidad, trascendiendo tendencias y temporadas. Nuestro trabajo es poner en relieve todo este valor, donde ya no se compra una pieza o un complemento más caro, sino que somos parte de una manera diferente de producir las prendas. 

—¿Cómo se traduce la proclamada vanguardia en la moda? 

—La vanguardia tiene que ver con la innovación, con la creatividad y la libertad a la hora de expresarnos. También puede ser algo sofisticado, intrigante y misterioso. Gorof es vanguardia, pero también clásica a la hora de diseñar. Trabajo sobre estas dualidades. 

—¿Qué es para vos hoy la elegancia?

—Es un concepto subjetivo y va más allá de la apariencia. Creo que puede manifestarse en muchas formas y la moda llega para complementar la  elegancia en cada persona. Tiene que ver con la belleza y la armonía, pero sobre todo tiene que ver con quienes son fieles a su propio estilo.