PROTAGONISTAS
¿EL NUEVO ROCKEFELLER?

Nuevo libro acusa a Bill Gates de "controligarca": busca hacerse con el monopolio alimenticio de EEUU

El periodista Seamus Bruner dice que el multimillonario está allanando el camino para un control al menos parcial del sistema alimentario del país. El fundador de Microsoft dice que solo busca "mejorar y salvar vidas en todo el mundo".

Bill Gates
Bill Gates | Bloomberg

El multimillonario Bill Gates está invirtiendo millones de dólares de su dinero personal para monopolizar el sistema alimentario de los Estados Unidos, afirmó el periodista Seamus Bruner, que asegura que el fundador de Microsoft, que tiene una fortuna de US$ 115.400 millones, está sacando provecho de sus especulaciones sobre el futuro del planeta.

"Durante más de una década, mientras apuntaba a la industria de los fertilizantes, Bill Gates también compró silenciosamente grandes extensiones de tierras agrícolas estadounidenses", afirma el autor. "En total, Gates gastó más de mil millones de dólares en adquisiciones agrícolas y en las tecnologías compatibles con la Agenda 2030 que ahora emplean". 

Lauren Sánchez contó el momento en que Jeff Bezos le propuso matrimonio: "Creo que me desmayé"

En su libro "Controligarchs" sobre la influencia que los multimillonarios tienen sobre los estadounidenses, el escritor afirma que las inversiones de Gates en fertilizantes patentados y carnes de origen vegetal y la compra de cientos de miles de hectáreas de tierras agrícolas están allanando el camino para un control al menos parcial del sistema alimentario del país

"La toma del control del sistema alimentario, como tantos otros esquemas de control en este libro, comenzó con los Rockefeller y fue promovida por Bill Gates", escribió Bruner. "Como la mayoría de sus monopolios, desde el petróleo hasta el software y, finalmente, la biotecnología, la adquisición de alimentos consiste en controlar la propiedad intelectual de la producción de alimentos a través de marcas, derechos de autor y patentes", continúa.

Bill Gates
Las inversiones de Gates en fertilizantes patentados y carnes de origen vegetal y la compra de cientos de miles de hectáreas de tierras agrícolas están allanando el camino para un control al menos parcial del sistema alimentario del país, dice el autor de "Controligarchs".

Bruner se refirió a la "Revolución Verde", un período de gran aumento en la producción de cereales alimentarios en Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XIX que solo fue posible gracias a millones de dólares de investigación financiada por Rockefeller y que tenía el objetivo de ayudar a resolver las crisis de pobreza y hambruna tras la "Gran Depresión" de los años 30.

Según Bruner, los Rockefeller (una vasta familia que ahora acumula unos 8.500 millones de dólares) se atribuyeron el mérito de los frutos del esfuerzo, mientras desviaban la culpa por los aspectos negativos: la contaminación creada por los pesticidas y la consolidación de pequeñas granjas en operaciones en expansión, cosas que las inversiones de Gates parecen respaldar. 

Maryanne, la hermana mayor de Donald Trump, fue hallada muerta en su departamento de Nueva York

"La Revolución Verde fue una prueba simultánea de que problemas como la pobreza y el hambre pueden resolverse mediante la innovación humana y que las soluciones, como los cultivos genéticamente modificados resistentes a los pesticidas, pueden presentar nuevos problemas", escribió Bruner.

El autor recordó el crecimiento de "la contaminación, el agotamiento de los recursos y la consolidación de granjas familiares y de pequeña escala en granjas gigantescas controladas por corporaciones" en el marco de esa "revolución". "En lugar de asumir la responsabilidad de los nuevos problemas, los Rockefeller se atribuyeron todo el crédito por la abundancia de cultivos, mientras culpaban de los nuevos problemas al conveniente chivo expiatorio del cambio climático".

Bill Gates
A finales del año pasado, Gates fue acusado de comprar "la mayoría" de las tierras agrícolas estadounidenses como parte de un plan para provocar escasez de alimentos que conduzca al país a depender de los productos que su imperio vende. "Soy dueño de menos de 1/4000 de las tierras de cultivo en Estados Unidos", dijo.

Brune cree que la historia se está repitiendo ahora ahora que Bill Gates busca obtener la propiedad intelectual de la producción de alimentos a través de una serie de marcas y patentes. "Ahora, los Controligarcas [Gates y otros inversores] afirman que pueden resolver la crisis climática con nuevos productos milagrosos patentados que los enriquecen aún más y, una vez más, a expensas de los pequeños agricultores independientes".

Bruner relata cómo Gates invirtió millones de dólares en empresas como "Beyond Meat" e "Impossible Foods", acciones que probablemente subirían en caso de escasez alimentaria. "No debería sorprender que, mientras se espera que los campesinos coman hongos fermentados, carnes cultivadas en laboratorio y batidos de gusanos, los Controligarcas -con sus chefs privados- no tengan intención de hacer lo mismo", escribe Bruner.

"A Bill Gates y Warren Buffett les encanta comer hamburguesas y filetes de ternera cuando Gates visita a su mentor en Omaha", escribió. Agregó que a Mark Zuckerberg, otro inversor en empresas de proteínas alternativas, "le gusta ahumar pechuga de res y asar costillas de cerdo" y dice que las carnes saben "doblemente mejor cuando cazas un animal para ti mismo", para ilustrar su creencia. 

Elon Musk aprueba al director elegido para llevar su vida al cine

En otro punto del libro, Bruner reveló las recientes inversiones de Bill Gates en la industria de los fertilizantes. Asegura que las restricciones a los fertilizantes tradicionales que, según los agricultores, los arruinarían, sólo se implementaron "después de que Gates y sus amigos se aseguraron la propiedad intelectual de los fertilizantes de reemplazo".

En declaraciones que los voceros del millonario tildaron de falsas, Bruner explicó: "Cuando Gates compra decenas de miles de hectáreas, no sólo está comprando la tierra: también está comprando los derechos sobre el agua subterránea. Además de las granjas (y el riego) y los fertilizantes, Gates estuvo buscando intereses considerables en el agua y el tratamiento del agua, un componente crucial cuando se busca controlar la industria agrícola".

"Las tierras agrícolas de Bill representan menos de una décima parte del uno por ciento del total de Estados Unidos", respondió un vocero del millonario. "Durante más de veinte años, su equipo de inversión ha incluido tierras agrícolas estadounidenses en su variada cartera. Ha sido una inversión sólida a largo plazo con valor agregado en la agricultura y los empleos que genera para las familias de todo el país". 

"En cuanto a los rendimientos de las inversiones, Bill se ha comprometido a donar la mayor parte de su riqueza durante su vida", agregó el vocero. "Todo el dinero recaudado de las inversiones en tierras de cultivo y agricultura se devolverá a la sociedad a través de su filantropía y se dedicará a proyectos que tienen el mayor potencial para mejorar y salvar vidas en todo el mundo".

ds