lunes 26 de septiembre de 2022
PROTAGONISTAS EL DIRECTOR DE UN FILM QUE APELA A LA MEMORIA

Santiago Mitre llevó al cine un hecho clave de la historia argentina: el Juicio a las Juntas

El director estrenó “Argentina 1985” ayer en el Festival de Venecia, película que compite en la sección principal por el León de Oro. Esta es la primera vez que Santiago Mitre toma un hecho de la realidad y lo plasma en un film. Uno que, además, marcó una bisagra en la democracia contemporánea argentina: el juicio a las juntas militares de la dictadura. Y en los roles protagónicos tiene a Ricardo Darín y Peter Lanzani como los fiscales Julio César Strassera y Luis Moreno Ocampo. “Esta película representa la posibilidad de unión a través de algo que está bien y es justo”, dijo el cineasta a PERFIL, antes de viajar a Venecia.

04-09-2022 00:15

La alfombra roja del Festival de Venecia tuvo estos días presencia argentina. Primero Mariano Cohn, cineasta que integra el jurado principal del certamen que tiene a Julianne Moore como presidenta. También estuvo Griselda Siciliani, quien llegó allí como una de las protagonistas de Bardo (o falsa crónica de unas cuantas verdades), del mexicano Alejandro Iñárritu, y ayer sábado, de la mano del director Santiago Mitre tuvo su primera proyección mundial Argentina 1985, una película sobre el juicio a las juntas militares, que tiene de protagonistas a Ricardo Darín, Peter Lanzani y Alejandra Flechner, entre otros. Los tres artistas también están en Venecia para acompañar el mencionado film que  además está en el selección principal para competir por el León de Oro, el premio más importante del certamen. En el sitio oficial del Festival de  Venecia dicen de Argentina 1985 que está “inspirada en la historia real de los fiscales Julio Strassera y Luis Moreno Ocampo, quienes se atrevieron a investigar y enjuiciar a la dictadura militar más sangrienta de Argentina, en 1985 (N de R: a menos de dos años del regreso a la democracia, durante la presidencia de Raúl Alfonsín). Sin inmutarse por la todavía considerable influencia de los militares dentro de su frágil nueva democracia, Strassera y Moreno Ocampo reunieron a un joven equipo legal de héroes inverosímiles para su batalla de David contra Goliat. Bajo amenazas constantes para ellos y sus familias, corrieron contra el tiempo para hacer justicia a las víctimas de la junta militar”. Por su parte, Santiago Mitre dijo sobre su película ante los organizadores del mencionado festival que “aún recuerdo el día que (el fiscal) Strassera cerró su acusación: el estruendo de la sala, la emoción de mis padres, en las calles por fin poder celebrar algo más que un partido de fútbol, ​​la idea de la justicia como acto de sanación. El juicio de 1985 hizo que la Justicia argentina reconociera y deliberara una demanda largamente demorada. Mientras investigaba, me topé con aspectos desconocidos: los antecedentes de los fiscales, el equipo joven sin experiencia, la región que aún estaba bajo dictaduras. Esta historia resonó en mí y puso en marcha mi deseo de hacer un film sobre la justicia y profundizar más en la búsqueda cinematográfica y política que nunca en mis películas anteriores, esta vez basada en hechos reales”. Horas antes de viajar a Venecia para el mencionado festival, Santiago Mitre habló en exclusiva con PERFIL.

Santiago Mitre 20220904
Una imagen de militares de la dictadura como “puente” entre Moreno Ocampo y Santiago Mitre. FOTO: Pablo Cuarterolo

—¿Cómo llegaron a querer hacer una película sobre el Juicio a las Juntas? 

—Yo tenía mucha admiración por el juicio del 85 y era algo sobre lo que tenía ganas de trabajar hacía muchísimo tiempo. Mi madre trabajó en la Justicia por muchos años, lo conocía (al fiscal del juicio, Julio César) Strassera, y había muchas cosas que yo traía por historia familiar y por intereses personales. Venía haciendo películas sobre abordajes al poder y la política de distintos ángulos, y me parecía que un buen próximo paso era hacer una película sobre la Justicia. Y apareció el juicio del 85 como una especie de faro. Nunca había trabajado en una película histórica, para mí era un desafío interesante hacer una basada en una historia real. Desde el momento en el que tomé la decisión de hacerla me di cuenta de que estaban todos los elementos para hacer un film muy interesante que tuviera tópicos cinematográficos y humanos enormes que me sorprendieron y estimularon. El proceso de escritura e investigación fue hermoso, un gran aprendizaje. Soy un convencido de la capacidad de la ficción para traer realidad. Mi trabajo y el de Mariano Llinás –co-guionista–, y el de todo el equipo de investigación fue leer, entrevistar, e investigar durante dos años o más. Una vez que creíamos haber entendido cómo fue el proceso que culminó con el Juicio a las Juntas, empezamos a escribir.  En ese momento decidimos que nosotros vamos a hacer una película que es de ficción basada en un hecho real, así que nos tenemos que olvidar de lo que sabemos y tratar de escribir como si entendiéramos a esas personas que estamos representando, meternos en sus cabezas para contar una historia vibrante, interesante, profunda. No es que queríamos ser excesivamente respetuosos, sino entender que nuestro trabajo como cineastas es hacer buen cine. Y también que tuviera rigor histórico.

“Creo que ‘Argentina 1985’ va a dialogar bien con esta época”, asegura Mitre 

—El Juicio a la Juntas Militares es quizás el momento más importante de la historia argentina desde la vuelta de la democracia. ¿En algún momento cayeron en la importancia simbólica de lo que estaban plasmando?

 —Tuvimos la suerte de que la Sala de Audiencias (en Tribunales) está prácticamente igual al 85 y pudimos filmar allí. El día que filmamos uno de los primeros testimonios que reprodujimos desde la ficción –la película tiene testimonios que son ficción y otros que están de manera documental– fue el testimonio de Adriana Calvo de Laborde. Cuando empezó a hacer su testimonio, todo el equipo estaba llorando. Después, como pasa en el cine, esa escena se repitió muchas veces, demasiadas veces. Y había una persona que lloraba todavía después de quince tomas; paramos a comer, volvimos y uno de los extras lloraba y lloraba y nosotros no entendíamos lo que le pasaba. La actriz, Laura Paredes, se levantó y el tipo se acercó, la fue a abrazar y le dijo que había sido compañero de estudio de Adriana y había tenido la sensación de haber estado viéndola durante todo el día. Había algo de estar reviviendo un hecho efectivamente por momentos, como de poder viajar en el tiempo. Como un recordar muy nítido, que casi es revivir las cosas. 

Ricardo Darín interpreta a Julio Strassera y Peter Lanzani, a Luis Moreno Ocampo

—¿Cómo fue tu relación con las personas que todavía están vivas y que fueron parte de ese momento? 

—Empezamos hablando con periodistas que habían cubierto el juicio como (Martín) Granovsky, (Sergio) Ciancagliani, (Horacio) Verbitsky, Claudia Acuña… Quería entender el contexto. Hablé con gente de la política, que no los voy a mencionar, algunos que tenían cargos importantes durante ese gobierno (el del Alfonsín). Luego fuimos a hablar con los protagonistas, Luis Moreno Campo y los jueces, con los miembros de la Fiscalía y con los sobrevivientes y algunas de las personas que testificaron el juicio. Leímos todo lo publicado en la época, como el Diario del Juicio (N de R: editado por Perfil) –lo tengo en su edición original y en su reedición–,y esas desgrabaciones fueron las que usamos para los textuales de las intervenciones de los fiscales y los abogados defensores, incluso parte de los testimonios.

santiago mitre protagonistas 20220904
Alejandra Flechner, Darín, Mitre y Lanzani, en Venecia. FOTO: AFP
santiago mitre protagonistas 20220904
Mitre y Darín. FOTO: AFP
santiago mitre protagonistas 20220904
Darín y Peter Lanzani, en la piel de los mencionados fiscales. FOTO: AFP

—¿Cómo fue la selección de los actores, dado que tienen a Ricardo Darín y a Peter Lanzani, y cómo decidieron enfocar la película en los fiscales?

—Nos dimos cuenta de que a través de la Fiscalía podíamos contar el Juicio con un nivel de actualidad,  para poder hablarles a las personas que nacieron después del 85. Había algo en la conformación de la Fiscalía, por la edad de Luis (Moreno Ocampo) y por la de las personas que trabajaron como asistentes que eran todos muy jóvenes. Nos parecía que era una manera de interpelar a esas personas que no sabían cómo había sido el Juicio. Darín y Lanzani fueron las dos personas que pensamos con los productores para poder interpretar esos personajes. De hecho uno de los productores es Ricardo (Darín), que es quien hace de Strassera; y para Moreno Ocampo rápidamente lo llamamos a Peter Lanzani porque nos parecía uno de los actores más interesantes de su generación. Luego mi hermana, Mariana Mitre, que es directora de casting, dijo, ya tenemos a Peter y a Ricardo, ahora vamos a buscar actores que la gente no reconozca con tanta facilidad porque nosotros tenemos que transmitir mucha verdad. Y para eso no podemos poner a una cara conocida a hacer de Pablo Díaz o de Adriana Calvo de Laborde.

“Leímos todo lo publicado, como el Diario del Juicio (editado por Perfil)”

—Estamos hablando de un juicio, algo bastante técnico y monótono, pero a la vez posibilita uno de los momentos cinematográficos por excelencia. 

—Tuvimos suerte con eso de que ya haya casi un género cinematográfico, el thriller judicial. Nos ayudaba a utilizar determinadas herramientas para poder narrar este hecho real y mantener la tensión y el interés. En el cierre de las películas de juicios el abogado defensor o el fiscal se para, camina, hace de todo. Strassera estaba sentado con un papel. ¿Cómo hacemos para contar eso y que sea interesante? En un momento había gente que me decía que se pare, si en el cine se hace eso. Y yo decía, no, no se va a parar si Strassera lo hizo sentado. Hasta donde podemos, aprovechamos los elementos de la tradición cinematográfica, y a la vez somos fieles con la historia.

santiago mitre protagonistas 20220904
Julio Strassera y Luis Moreno Ocampo, en 1985.

—¿La producción la hace Amazon?

—La producción la hacen La Unión de los Ríos y Kenia, que son dos productoras argentinas, y Amazon, que es coproductor de la película.

—¿En qué cambia trabajar con un monstruo como Amazon?

—En principio es un monstruo bueno que entendió la película y nos dio libertad creativa. Tuvo la inteligencia de darse cuenta de que somos quienes entendíamos lo que pasó en el 85 y nos dieron los recursos como para poder plasmarla de la manera en la que la que queríamos y ahora lanzarla con una estructura mundial.

santiago mitre protagonistas 20220904
Una escena del film.

—Tuvieron buena repercusión internacional, ¿no?

—La película empezará su recorrido internacional el 3 de septiembre (N de R: fue ayer) con su primera proyección pública en la competición del Festival de Venecia, que es uno de los más importantes del mundo. Luego se dará en el Festival de San Sebastián, que también es uno de los más importantes.

Mitre: “Para mí era un desafío interesante hacer una basada en una historia real”

—¿Con ese nivel de invitaciones te hace pensar que puede competir por el Oscar?

—Puede, como cualquier película (se ríe)… ¡Ojalá!

—¿Alguna reflexión final?

—Lo que me emociona del Juicio a las Juntas, y creo que es algo que la película le da al público, tanto argentino como internacional –dado que todos están polarizados–, es que hay determinados hechos cívicos que logran unir a la gente a través de que esto está bien y este es el camino. Esta película representa la posibilidad de unión a través de algo que está bien y es justo. Creo que esta película va a dialogar bien con esta época.