PROTAGONISTAS
LÍO EN LA NOBLEZA ESPAÑOLA

Una boda noble sin joyas ni palacios familiares y marcada por una reñida batalla por la herencia

Victoria von Hohenlohe es la 20° duquesa de Medinaceli pero no puede acceder a su magnífica herencia, acumulada durante siglos por su familia. Se casó el sábado con un economista franco-argentino, en presencia de los reyes de los Países Bajos, pero en medio de una gran disputa fraticida.

Victoria von Hohenlohe
La 20° duquesa de Medinaceli, Victoria von Hohenlohe, se casó este 14 de octubre con Maxime Corneille, un economista franco-argentino | CEDOC

Durante siglos, la familia Medinaceli ostentó importantes títulos de nobleza y ocupó influyentes cargos en la corte y en el gobierno de España. A través de generaciones, en su árbol genealógico hubo poderosos duques y condes, pero también tres Santos y dos Papas.

Pero en pleno siglo XXI la enorme familia, la más importante de la nobleza española, está enfrascada en una apasionada disputa fraticida por la herencia de la dinastía, una situación que amargó a la actual duquesa de Medinaceli, que a sus 27 años se casó este fin de semana sin poder usar la tiara ducal -la joya más importante de su familia- y tampoco pudo casarse en el palacio donde lo hacían sus ancestros.

Victoria von Hohenlohe-Langenburg tiene sangre alemana (desciende de una riquísima familia principesca) pero es bien española: nacida en 1997, heredó el título de 20° duquesa de Medinaceli tras las sucesivas muertes de su abuela, en 2012, de su bisabuela en 2013 y de su padre, en 2016.

Britney Spears dijo que Justin Timberlake la "dejó embarazada" cuando era adolescente y tuvo un aborto que la atormenta

El Ducado de Medinaceli, uno de los más antiguos de España también es uno de los más prestigiosos del reino y, por lo tanto, el más codiciado: fue creado en 1479 por los Reyes Católicos para don Luis de la Cerda y de la Vega, conde de Medinaceli.

Como descendiente directa de los reyes de Castilla, el rango de la duquesa es superior incluso al de otras ricas familias, como la Casa de Alba y la Casa de Medina Sidonia. Es la persona de más rango de la nobleza, situada en el orden de precedencia sólo por detrás de las tías del rey Felipe VI.

La duquesa se casó este 14 de octubre con Maxime Corneille, un economista franco-argentino, en una ceremonia en la iglesia de San Miguel, en Jerez de la Frontera, a la que asistieron notables invitados, como los reyes de los Países Bajos. Ella pretendía casarse en la Casa de Pilatos, el palacio más importante de su familia, y lucir la tiara de las duquesas, pero nada de esto pudo ser por su enfrentamiento con un tío abuelo que reclama su herencia.

La herencia hoy en disputa estuvo en manos, durante décadas, de una de las aristócratas más notables de España en el siglo XX: Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa, 18° duquesa de Medinaceli (1917-2013), que a diferencia de su también fallecida prima Cayetana, duquesa de Alba, mantuvo un perfil más discreto.

El guardaespaldas de Taylor Swift volvió a Israel para unirse al ejército y luchar contra Hamas

 

La herencia de la más duquesa de todas las duquesas

La legendaria 18° duquesa de Medinaceli, fue ahijada del rey Alfonso XIII, se la apodaba “Mimí” y fue siempre fiel a la familia real española, a la que acompañó en su exilio de 1931. Calculaba que tenía cerca de 100 castillos, palacios o fincas, pero no estaba muy segura de cuántos.

Con su enorme cantidad de títulos nobles (14 veces ‘Grande de España’, 18 veces marquesa, 19 veces condesa, cuatro veces vizcondesa, etc.), pudo haber sido reconocida como la persona con más títulos del planeta, pero cedió varios a sus hijos para evitar figurar en el Libro Guinness de los Récords y dejó ese honor a su prima Cayetana, con 41 títulos.

La 18° duquesa pasó sus últimos años de vida preocupada por sus herederos. En 2001, su tercer hijo menor Rafael (duque de Feria), murió por una sobredosis de barbitúricos años después de haber sido condenado a prisión por secuestrar a cinco años y bañarla y fotografiarla desnuda, así como por tráfico de drogas y corrupción de menores.

En 2011, el hijo mayor de la duquesa, Luis (duque de Santisteban del Puerto) murió a los 69 años. Gracias a que, en 2006, una reforma en las leyes de sucesión de la nobleza española otorgó igualdad de derechos para hombres y mujeres, la segunda hija de la duquesa, Ana Luisa de Medina y Fernández de Córdoba, se convirtió en la heredera, pero ella murió en 2012.

Lavinia Valbonesi, la influencer de 25 años que se transformó en primera dama de Ecuador

Cuando la 18° duquesa de Medinaceli murió en 2013, el título fue heredado por su nieto, Marco von Hohenlohe-Langenburg y Medina. Entonces se abrió un largo camino de batallas judiciales en un tribunal de Sevilla entre algunos de los descendientes por la sucesión del ducado y cómo se debe repartir la fortuna.

En España, los títulos nobiliarios no se heredan automáticamente: se hace una solicitud al ministerio de Justicia, que emite una carta de sucesión en un proceso que puede demorar más de tres meses. Posteriormente el heredero debe pagar entre 1.000 y 3.000 euros por cada título.

Esto sucedió tras la muerte de Marco von Hohenlohe, en 2016, cuando el título ducal pasó a su joven hija Victoria de Hohenlohe, para gran disgusto de su tío, Ignacio Medina, duque de Segorbe, que a sus 75 años reclama su derecho de heredar el título que llevó su madre y se puso a la generación más joven de la familia en su contra.

El duque de Segorbe considera que tiene tiene derecho a heredar una veintena de títulos que pertenecieron a su madre (que alega que se las heredó en vida) y que pasaron a sus sobrinos. Desde entonces el cruce de demandas entre el tío y los sobrinos derivó en una de las batallas legales más sorprendentes de España y dividieron a la gran familia.

Will Smith reconoció que vivió una "ceguera emocional" con su esposa y que la entendió a través de su autobiografía

Como duquesa, Victoria von Hohenlohe tiene derecho a a acceder a las residencias familiares, como la Casa de Pilatos en Sevilla, una espectacular construcción del siglo XV que contó con huéspedes como Jackie Kennedy, Ava Gardner y la princesa Grace de Mónaco, y apareció en la película ‘Lawrence de Arabia’ en 1962.

Pero los castillos, palacios, jardines, iglesias, edificios históricos, casi 80.000 hectáreas de propiedades agrícolas repartidos por toda España, así como una gran colección de arte, forman parte de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, que gestiona y conserva los bienes históricos de la familia repartidos por casi todas las regiones españolas.

Como encargado de forma vitalicia de la Fundación, el duque de Segorbe se vengó de la manera más escandalosa: en 2020 expulsó de la organización a sus sobrinos, sobrinas y a su sobrina nieta, la duquesa, a la que desde entonces se le niega el acceso a todas las propiedades familiares.

ds