Soleado
Temperatura:
19º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 19 de septiembre de 2019 | Suscribite
PROTAGONISTAS / A 50 AÑOS
miércoles 4 abril, 2018

Una testigo contó cómo fue el asesinato de Luther King hace 50 años

Clara Jean Ester estaba en el Lorraine Motel a la misma hora del mismo día de abril de 1968, sin imaginarse que estaba a punto de convertirse en testigo de uno de los asesinatos del siglo.

Galería de imágenes


Fotogalería
Clara Jean Ester estaba en el Lorraine Motel aquel día de 1968. Foto: USA Today

Galería de imágenes

 

Caía la tarde en Memphis cuando Martin Luther King se asomó al balcón del motel Lorraine, uno de los pocos que acogía a negros. King solía quedarse allí y ocupaba la habitación 306. Mientras estaba en el balcón le alcanzó un disparo. Una única bala. Eran las 18:01 y una hora después estaba muerto. El luchador, la esperanza de millones de negros, había muerto. Un asesinato por el que fue condenado James Earl Ray, un racista.

Cuando aquel disparo acabó con su vida, Luther King ya era ícono de la lucha pacífica por los derechos civiles en Estados Unidos. Pero también era, a sus 39 años, un hombre agotado. Al final de su vida, el pastor estadounidense lamentaba que su famoso “sueño” se hubiera "convertido en una pesadilla". Era también una figura controversial, distinta a la que se celebra hoy en día con un feriado nacional y un imponente monumento de granito en Washington.

Clara Jean Ester estaba en el Lorraine Motel a la misma hora del mismo día de abril de 1968, sin imaginarse que estaba a punto de convertirse en testigo de uno de los asesinatos del siglo. Tuvieron que pasar 50 años para que decidiera dejar de esconderse y contar lo que vio.

Luther King llegó a Memphis el 3 de abril de 1968 (AP)

Era entonces una estudiante universitaria, involucrada en la huelga local de los trabajadores sanitarios. Durante varias noches había tomado prestado el auto de su padre para acompañar a los militantes en las incursiones, quemando negocios pertenecientes a blancos. "No me gusta contarlo, era la rabia de entonces lo que me llevaba en esa dirección", explicó a USA Today.

El 3 de abril, Luther King, ya reconocido como símbolo de los derechos civiles y premio Nobel de la Paz, llegó a Memphis para dar un discurso, y Clara no podía faltar: estaba allí para escucharlo. Luego fue al motel, y estaba allí cuando Martin Luther King se asomó desde el balcón frente a la habitación 306. “La tragedia -recuerda- se consumó en pocos minutos”.

A las 18.01 Luther King fue alcanzado por una sola bala lanzada desde un Remington 760, que le entró por la mejilla derecha partiéndole el maxilar y varias vértebras mientras bajaba a lo largo de la médula, cortando la yugular y las arterias mayores antes de frenarse en el hombro. Fueron momentos convulsos, de gran confusión. Algunos testigos contaron que tras el disparo vieron a un hombre, James Earl Ray, huir de una casa de huéspedes del otro lado de la calle.

asesinato martin luther king 20180404

Ray fue arrestado tras una cacería humana a nivel mundial en el aeropuerto londinense de Heathrow, dos meses después. King, en cambio, fue llevado al St. Joseph Hospital, donde fue declarado muerto una hora después de ser atacado. Poco antes de su fallecimiento, el pastor había saludado a las personas que estaban en el estacionamiento del motel, entre las cuales estaban Clara Ester y su compañera de estudios Mary Hunt.

Tras la explosión del segundo proyectil, las dos corrieron por las escaleras y se encontraron junto a King: "Había sangre todo alrededor, costaba respirar", dijo. "Me sentí inútil y enojada -continuó-, pero me di cuenta de que ese hombre estaba dispuesto a dar la vida por la no violencia. Así que decidí que haría todo lo posible para hacer al mundo mejor, de modo pacífico".

Aquel trágico acontecimiento cambió para siempre la vida de la joven. Tras graduarse comenzó a trabajar en la organización United Methodist Church Women's. Y como King cambió a Estados Unidos, ella decidió que cambiaría el barrio donde vivía trabajando como una misionera entre los más pobres, y siguiendo la inspiración del líder por los derechos civiles. "Ese proyectil no se llevó a Martin Luther King de nuestro lado, él sigue viviendo. Puedes matar al soñador, pero nunca matarás el sueño".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4757

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.