05 dic 2020
REPERFILAR |Columna
viernes 23 octubre, 2020

Tenembaum: "La idea de que a largo plazo está la felicidad, en democracia no va"

Los sectores conservadores de derecha tienen planes a largo plazo para permitir la estabilidad y crecimiento a costa de que en el corto plazo se sacrifique el bienestar de las mayorías populares.

viernes 23 octubre, 2020

A principio de esta semana se produjo un hecho realmente muy sorprendente y relevante de América Latina, que fue el triunfo arrollador, aplastante e inesperado del Movimiento al Socialismo, el partido de Evo Morales en Bolivia.

Ustedes recordarán que hace un año Evo Morales tuvo que irse, pero huir de Bolivia como si fuera una rata, sin que hubiera una condena judicial en su contra, porque se habían producido denuncias de fraude en los comicios que se realizaron donde él iba por la red re re reelección. Los militares tomaron el poder y lo persiguieron.

Entonces, durante un año hubo las libertades restringidas. Hubo muchos dirigentes opositores perseguidos, represión y una propaganda gigantesca en contra de Evo Morales y su partido político. Sin embargo, cuando hubo elecciones arrasaron y arrasaron casi como nunca.

La pregunta es ¿por qué?, ¿por qué ganaron? Pero no solamente eso. La pregunta es ¿por qué ganó Perón después de 17 años en el exilio? ¿Por qué ganó el kirchnerismo después de cuatro años de estar fuera del poder, donde se discutió mucho su ineficiencia y su corrupción?

Pese a la mezquindad del Gobierno, el 17 de octubre tuvo un respaldo popular

Bueno, nadie puede tener respuestas categóricas respecto de esto, pero sí puede hacerse alguna especulación.

Es probable que estos movimientos, los movimientos nacionales populares como los llama alumnos o populistas como los llamen otros, pueden tener muchos errores. La ambición desmedida de sus líderes, a veces cierta intolerancia o gran intolerancia, a veces niveles de corrupción altos. Sin embargo, hay algo que habitualmente tienen claro. Cuando llegan al poder uno de sus ejes es tratar de que los más pobres estén mejor y entonces los más pobres lo votan.

Cuando la derecha o los sectores conservadores toma el poder, realmente presumen de que ellos no son populistas, que tienen planes a largo plazo para permitir la estabilidad y crecimiento a costa de que en el corto plazo se sacrifique el bienestar de las mayorías populares.

Bueno, moraleja clarísima, eso no es posible. En democracia eso no es posible, porque por más que los planes económicos que quieren poner en marcha sean efectivamente cosa que es muy, muy opinable, sean buenos a largo plazo, si prescinden de las mayorías populares a corto plazo, van a tener que presentarse a elecciones y les van a votar en contra, porque van a recordar que en otro tiempo un movimiento o un líder o alguien que al menos por un ratito se acordó de ellos con los cuales.

Con lo cual, la idea de que al largo plazo está la felicidad y que hay que aguantar en democracia, en democracia no va, porque a corto plazo hay que votar y los pueblos votan por aquellos que se acuerdan, aunque sea mínimamente, aunque sea con errores, aunque sea con barbaridades, se acuerdan de ellos. Mejor tomar esta moraleja porque sino una y otra vez los sectores conservadores de derecha que presume de tener la sabiduría y el equilibrio, golpearán contra el mismo vidrio como una mosca.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5200

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.