SALUD
VIRUS AL ACECHO

¿El origen de la próxima pandemia podría estar oculto en los hielos del Ártico?

Un clima más cálido podría hacer que los virus en el Ártico entren en contacto con nuevos entornos y huéspedes, lo que aumenta el riesgo de "desbordamiento viral", según una nueva investigación.

Ártico
Derretimiento de los hielos del Ártico, producto del cambio climático | PIXABAY

El origen de la próxima pandemia que sufra la Humanidad podría estar no en murciélagos, monos o aves, sino en el derretimiento de los hielos de los polos, donde habitan congelados, una infinidad de virus y bacterias. Los hallazgos de un nuevo estudio indican que a medida que aumentan las temperaturas globales debido al cambio climático, es más probable que los virus y las bacterias ocultos en los glaciares y el permafrost puedan despertar e infectar la vida silvestre local.

La investigación, publicada en Proceedings of the Royal Society B, incluyó un análisis genético de los sedimentos del suelo y del lago del lago de agua dulce Hazen, en el Ártico, que reveló que el riesgo de propagación viral -donde un virus infecta a un nuevo huésped por primera vez-, puede ser mayor cerca del derretimiento de los glaciares. 

"El riesgo de derrame aumenta con la escorrentía del derretimiento de los glaciares, un indicador del cambio climático", dicen los investigadores en su artículo. "Si el cambio climático también desplazara la gama de especies de posibles vectores virales y reservorios hacia el norte, el Alto Ártico podría convertirse en un terreno fértil para las pandemias emergentes". 

SHFV, otro virus hallado en monos que despierta los peores temores de los científicos

 

Ártico
Un clima más cálido podría hacer que los virus en el Ártico entren en contacto con nuevos entornos y huéspedes, lo que aumenta el riesgo de "desbordamiento viral", según una investigación publicada el miércoles.

En 2014, científicos del Centro Nacional de Investigación Científica de en Aix-Marseille (Francia) lograron revivir un "virus gigante" que aislaron del permafrost siberiano, volviéndolo infeccioso nuevamente por primera vez en 30.000 años. El autor del estudio, Jean-Michel Claverie, le dijo a la BBC en ese momento que exponer tales capas de hielo podría ser "una receta para el desastre".

Dos años después, el brote de ántrax en el norte de Siberia (que mató a un niño e infectó al menos a otras siete personas) atribuido a una ola de calor que derritió el permafrost y expuso el cadáver de un reno infectado

Y en 2021, investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EEUU) dijeron habían encontrado material genético de 33 virus, 28 de ellos nuevos, en muestras de hielo tomadas de la meseta tibetana en China. Según su ubicación, se estimó que los virus tenían aproximadamente 15.000 años.

Ártico
Los científicos de Canadá querían investigar cómo el cambio climático podría afectar el riesgo de contagio mediante el examen de muestras del paisaje ártico del lago Hazen.

Científicos chinos hallaron 35 infecciones por un nuevo virus animal, bautizado Langya

Cómo fue la investigación en el Lago Hazen

El Dr. Stéphane Aris-Brosou y sus colegas de la Universidad de Ottawa en Canadá recolectaron muestras de suelo y sedimentos del lago Hazen, cerca de donde fluían pequeñas, medianas y grandes cantidades de agua producto del derretimiento de los glaciares locales. Después secuenciaron el ARN y el ADN en estas muestras para identificar firmas que coincidieran estrechamente con las de virus conocidos, así como posibles huéspedes animales, vegetales u hongos.

Usaron cuerdas y una moto de nieve para levantar el sedimento del lago a través de casi 980 pies (300 metros) de agua, y luego se secuenciaron muestras para ADN y ARN, los planos genéticos y mensajeros de la vida. "Esto nos permitió saber qué virus hay en un entorno determinado y qué huéspedes potenciales también están presentes", dijo Aris-Brosou. 

Los datos fueron volcados a un algoritmo que evaluó la posibilidad de que estos virus infectaran grupos de organismos no relacionados y que sugirió que el riesgo de que los virus se propaguen a nuevos huéspedes era mayor en lugares cercanos a donde fluyeron grandes cantidades de agua de deshielo glacial, una situación que se vuelve más probable a medida que el Planeta Tierra se calienta.

Ártico
El equipo tomó muestras del suelo que se convierte en el lecho de un río para el agua del glaciar derretida en el verano, así como del propio lecho del lago, lo que requirió limpiar la nieve y perforar dos metros de hielo, incluso en mayo, cuando se llevó a cabo la investigación.

El peligroso virus de Marburgo mató a dos personas en Ghana, que teme una epidemia

El equipo no cuantificó cuántos de los virus que identificaron eran previamente desconocidos, algo que planean hacer en los próximos meses, ni evaluaron si estos virus eran capaces de desencadenar una infección.

Los virus necesitan huéspedes como humanos, animales, plantas u hongos para replicarse y propagarse, y ocasionalmente pueden saltar a uno nuevo que carece de inmunidad, como se vio durante la pandemia de Covid-19. Los científicos hablan de "desbordamientos" (el salto de un virus de otra especie) y "derrame" (cuando un virus que pasa de los humanos a los animales salvajes).

"Mientras los virus y sus 'vectores puente' no estén presentes simultáneamente en el medio ambiente, la probabilidad de eventos dramáticos probablemente siga siendo baja", escribieron. "Lo único que podemos llevar a casa con confianza es que a medida que aumentan las temperaturas, aumenta el riesgo de contagio en este entorno en particular", dijo Aris-Brosou. "¿Esto conducirá a pandemias? Absolutamente no lo sabemos". 

Ártico
Genealogías similares sugieren que un virus ha evolucionado junto con su huésped, pero las diferencias sugieren un desbordamiento. Y si un virus ha saltado a los hosts una vez, es más probable que lo haga de nuevo.

Un laboratorio de EEUU "juega con fuego" al crear una nueva cepa del Covid, mucho más letal

"Dos cosas están muy claras ahora. En primer lugar, que el Ártico se está calentando rápidamente y que los principales riesgos para la humanidad provienen de su influencia en nuestro clima", Aris-Brosou. En segundo lugar, que las enfermedades de otros lugares están llegando a las comunidades y ecosistemas vulnerables del Ártico”.

"Necesitamos urgentemente explorar los mundos microbianos en todo nuestro planeta para comprender estos riesgos en contexto", dijo Arwyn Edwards, director del Centro Interdisciplinario de Microbiología Ambiental de la Universidad de Aberystwyth

Los científicos argumentan que el clima cálido podría aumentar aún más los riesgos si los nuevos huéspedes potenciales se mudan a regiones que antes eran inhóspitas. "Podría ser cualquier cosa, desde garrapatas hasta mosquitos, ciertos animales, bacterias y virus", dijo la autora del estudio, Audree Lemieux.

"Es realmente impredecible... y el efecto de la propagación en sí mismo es muy impredecible, puede variar desde benigno hasta una pandemia real", agregó la experta, quien anticipó que el equipo ahora quiere más trabajo de investigación y vigilancia en la región del Ártico para "mitigar el impacto de los efectos indirectos" en los humanos y otras especies.