domingo 14 de agosto de 2022
SALUD Escape de gas en Once

Monóxido de carbono, enemigo invisible: cuáles son sus peligros y cómo prevenirlos

Es una de las principales causas de intoxicación en el mundo, y se calcula que alrededor de 200 personas fallecen por esta razón en Argentina cada año. Aquí, algunas recomendaciones básicas para poder prevenir.

28-06-2022 17:50

Una mujer de 88 años muerta y 14 personas intoxicadas por inhalación de monóxido de carbono trajo a colación nuevamente el tema del mal funcionamiento de algunos artefactos de calefacción. Se cree que la causa de defunción sería justamente una perdida de gas que se ocasionó en su departamento de la calle San Luis al 3000

Fue el cuerpo de Bomberos de la Ciudad y del SAME quienes encontraron a la mujer sin vida y comenzaron a asistir rápidamente a los intoxicados. 

Si bien la fuga de gas se ocasionó en el quinto piso, habitantes del edificio y del piso sexto y noveno resultaron afectados. Tanto es así que ocho personas se encuentran internadas en los hospitales Durand y Ramos Mejía y un niño en el Ricardo Gutiérrez.

Los riesgos de las fugas de gas y cómo prevenir

Los riesgos de inhalar monóxido de carbono (CO) son muy altos para todas las personas, especialmente para los niños, y esta intoxicación hasta puede causar la muerte

Dado que todos los casos son evitables, con la llegada del invierno los especialistas recomiendan la ventilación adecuada de los ambientes, el control de las instalaciones, de los artefactos de calefacción y prestar atención a todas las medidas de prevención.

Escape de gas en Once: hay una mujer muerta y 14 personas intoxicadas por monóxido de carbono

El monóxido de carbono es incoloro, inodoro y no irritativo, y se dispersa fácilmente en el aire acumulándose en ambientes mal ventilados, sin ser percibido por las personas hasta el momento en que presentan síntomas.

Monóxido de carbono: síntomas de alarma

Los síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono son variables. 

En casos leves suelen presentarse: 

  • cefaleas,
  • náuseas, 
  • vómitos,
  • mareos,
  • debilidad
monoxido de carbono
Los braseros, los hogares a leña, las salamandras (tanto a gas como a leña), las parrillas, las cocinas a leña o carbón y los faroles a gas están entre los que más monóxido de carbono producen.

Si se agravan:

  • inestabilidad,
  • confusión,
  • visión borrosa,
  • dolor en el pecho, 
  • desmayos,
  • convulsiones
  • muerte.

Por otra parte, una vez que el episodio agudo haya pasado, según la severidad del cuadro, además, es posible que entre las dos semanas y los dos meses aparezcan  complicaciones neurológicas, como alteraciones de la memoria, de la conducta, de la atención, del aprendizaje. Por eso es importante, el control médico a corto y mediano plazo tras la intoxicación.

Esto puede provocar graves consecuencias a la salud y hasta llevar a la muerte: el monóxido de carbono es una de las principales causas de intoxicación en el mundo y se calcula que alrededor de 200 personas fallecen por esta causa en Argentina cada año. 

En caso de sospecha de intoxicación por monóxido de carbono, se debe:

  • Abrir las puertas y ventanas del ambiente.
  • No permanecer dentro de la casa y ayudar a salir a las personas que no puedan desplazarse por sus propios medios.
  • Llamar al servicio de emergencias o acudir al centro de salud más cercano.

Recomendaciones

monoxido de carbono
Entre los artefactos que queman gas, los más frecuentemente involucrados en los eventos de intoxicación son: calefones, termotanques, cocinas, hornos y calefactores (estufas infrarrojas, calderas en el interior del domicilio), cuando no están correctamente instalados o la ventilación de los ambientes es escasa.
  • Mantener el ambiente ventilado una vez encendidos los artefactos a gas, carbón o leña. Siempre debe haber una puerta o ventana abierta, al menos 15 centímetros.
  • Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul; si es naranja o colorada, el artefacto debe ser apagado y revisado, dado que no está funcionando correctamente y está generando monóxido de carbono.
  • No dormir con braseros o calentadores a leña o carbón encendidos.
  • Las instalaciones a gas deben ser realizadas por gasistas matriculados.
  • Una vez al año se deben controlar los artefactos a gas y verificar que la ventilación (chimeneas y tubos) no se encuentre obstruida por hojas, basura o nidos de pájaros, entre otros.
  • No usar el horno ni las hornallas para calefaccionar el ambiente, ya que consumen mayor cantidad de oxígeno. 
  • No instalar los calefones o termotanques a gas en el baño.
  • No dejar el auto con el motor encendido en el garaje sin que el ambiente esté ventilado.
  • Revisar el sistema de escape del auto para verificar que no existan fisuras, además del piso y el baúl para detectar huecos por donde puedan pasar los gases.
  • No encender nunca un grupo electrógeno en el interior. El artefacto en funcionamiento siempre debe estar en el exterior.
  • Antes de encender los artefactos a gas en una vivienda que permaneció deshabitada por un tiempo (por ejemplo, casas de vacaciones) asegurarse de que funcionan correctamente.
  • Pueden instalarse detectores de monóxido de carbono en las casas.

Intoxicaciones en Argentina

En Argentina existe muy poco consumo eléctrico en hogares, por lo que el sistema de calefacción y calentamiento de agua es mayoritariamente a través del gas, lo que genera que se utilicen en gran proporción artefactos con llama. Una realidad que se vuelve más extrema en población con menos recursos

Durante las épocas invernales se eleva la cantidad de casos de intoxicación por monóxido de carbono, debido a la inadecuada calefacción y ventilación de los ambientes  cerrados. Sus consecuencias pueden ser graves y hasta llevar a la muerte, y los niños se encuentran entre los grupos más vulnerables de la población, junto a las embarazadas, los ancianos y los pacientes con enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Ola de frío: qué artefactos de calefacción consumen más energía eléctrica

Las más importantes, entre estas recomendaciones, son: mantener bien ventilados los ambientes cerrados -dado que suele asumirse erróneamente una adecuada ventilación-, no dormir con artefactos de calefacción a carbón, leña o gas encendidos y controlar periódicamente las instalaciones y aparatos de calefacción

¿Hay formas de calefaccionar que aumenten el riesgo?

Las fuentes más frecuentes de producción de este gas en la Argentina son las estufas, los calefones, los braseros a carbón o leña, las salamandras, las hornallas de la cocina, los faroles, las lámparas a gas (que suelen utilizarse en los campamentos) y los autos con el caño de escape obstruido por nieve o por fallas en los sistemas. Las máquinas pequeñas a combustible como grupos electrógenos, cortadoras de césped, pulidoras de piso o lavadoras a presión, también pueden ser productoras de este gas.

DS / MCP