Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 06 de diciembre de 2019 | Suscribite
SOCIEDAD /
sábado 7 abril, 2018

A un año de la muerte de Micaela García, su familia todavía pide justicia

El cuerpo de la joven fue hallado el 8 de abril de 2017. Fue violada y estrangulada. Sus padres buscan recordarla trabajando contra la violencia de género.

por Ayelén Bonino

El novio de Micaela, Alejandro, también despidió a la joven en Facebook. Fue la última persona que se comunicó con ella antes de desaparecer. Foto: Facebook.
sábado 7 abril, 2018

“Trabajamos todo el día. Eso nos mantiene en otra cosa”, asegura Néstor “Yuyo” García, papá de Micaela García, la joven que fue violada y asesinada en la ciudad de Gualeguay, provincia de Entre Ríos, el primero de abril de 2017. Hoy, a un año de su muerte, su familia busca recordar a la joven a través del trabajo de la fundación que lleva su nombre, donde coordinan capacitaciones para asistir en cuestoines de género.

“La idea es que la primera ayuda a una mujer sea de una vecina o una persona cercana en el barrio”, detalla Néstor. En el lugar, ubicado en las calles Bulevar Aráoz y San Martín de la localidad de Concepción del Uruguay, trabajan unas 45 personas que se dividen en diferentes comisiones (género, legales, salud, deportes, comunicación). Allí, dan talleres contra la violencia en el marco del programa Red Territorial en Género (Reteger) de la Procuración General de la Nación para que sean las propias mujeres quienes asistan a quienes lo necesiten. Además funciona un merendero y se realizan actividades culturales, como clases de folclore y tejido.

 

 

Nosotros en casa teníamos una instructora bastante inflexible, que era Micaela. Ella llegaba los fines de semana y a su hermano lo ponía a ordenar su pieza y hacerse su cama. Y a mí me ponía a participar en la cocina o lavar los platos y las ollas”, cuenta Néstor, y recuerda que uno de los primeros casos con el que les tocó trabajar tras la muerte de su hija fue el una mujer a la que habían violado en la zona y a la que el Estado no brindaba ayuda con celeridad.

“La chica hoy quiere colaborar haciendo apoyo escolar. Para nosotros es importante que tenga esas ganas y que a pesar de lo que le pasó quiera hacer cosas por los demás”, detalla.

Micaela tenía 21 años, estudiaba Educación Física y militaba en el Movimiento Evita. Su asesino, Sebastián Wagner, había sido condenado previamente a nueve años de prisión por dos casos de abuso sexual y al momento del homicidio se encontraba en libertad condicional. La muerte de Micaela significó un verdadero tembladeral.

 

 

El 8 de abril de 2017, cuando encontraron el cuerpo, las redes estallaron de indignación y el hashtag #NiUnaMenos, junto al nombre de la joven, se hizo viral. Ese mismo día hubo concentraciones de repudio en el Obelisco porteño y en las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Salta, Mendoza, Tucumán, Río Negro, Neuquén y La Plata. El hecho derivó en mensajes del Papa Francisco, el Indio Solari y hasta del propio presidente, Mauricio Macri. También en un escándalo secundario cuando una empleada pública se burló de su muerte.

Poco después y como derivación del malestar social, el Congreso de la Nación sancionó la ley de Ejecución de la pena privativa de la libertad, que limita las excarcelaciones y las salidas transitorias para condenados por delitos graves. En octubre del año pasado, Wagner fue condenado a prisión perpetua por "abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio".

El otro acusado, Néstor Pavón, fue sentenciado por encubrimiento agravado y deberá pagar sólo 5 años de prisión. La familia de Micaela apeló la sentencia de Pavón y hoy espera el juicio político contra el juez Carlos Alfredo Rossi, quien había dictaminado la libertad condicional de Wagner tras sus dos abusos previos. En diciembre de 2017, el magistrado fue suspendido y se le redujo en un 30% su salario. Poco después, sus abogados, Guillermo Vartorelli y Miguel Cullen, recusaron a 4 de los 7 integrantes del Jurado de Enjuiciamiento.

 

 

“Con los feriados de pascua tuvimos demasiado tiempo para pensar en que se venía el aniversario y en lo que sufrió Micaela en el tiempo que la tuvieron secuestrada”, detalla Néstor, y cuenta que el primero de abril, el aniversario del día en que la mataron, viajó desde la Cuidad de Colón hasta el cementerio de Concepción del Uruguay junto a su mujer, Andrea, y su suegra.

“Casi no hablamos en el viaje, tomamos unos mates. Fue el momento más duro. Cuando llegamos a casa, almorzamos y nos pusimos a mirar Facebook. Nos dimos cuenta de la cantidad de medios, compañeros de militancia y gente que no la conocía que escribían sobre Micaela, que era un ejemplo a imitar; una manera de mostrar un camino de cómo se puede trabajar por lo que menos tienen”, asegura.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4835

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.