viernes 07 de octubre de 2022
SOCIEDAD Efemérides 21 de septiembre

¿Por qué el Día del Estudiante se festeja en el Día de la Primavera?

En Argentina, tradicionalmente el 21 de septiembre los jóvenes estudiantes festejan su día en espacios verdes. Por qué se eligió la fecha de inicio de la primavera.

El 21 de septiembre se celebra en Argentina el Día del Estudiante como homenaje a Domingo Faustino Sarmiento. Como coincide con el Día de la Primavera, un día que también encubre una fecha de recogimiento y "amor a los libros", terminó convirtiéndose en un variopinto festejo a las flores, el pic nic y la camaradería.

En realidad, el Día del Estudiante fue pensado como indirecto homenaje a Sarmiento porque el 21 de septiembre de 1888 regresaron a Buenos Aires sus restos mortales. Había fallecido en Paraguay, once días antes, a causa de una insuficiencia cardiovascular y pulmonar. 

Día de la Primavera nublado y con baja probabilidad de lluvia en el AMBA

El Día del Estudiante y el Día de la Primavera

Cuatro años después de su muerte, en 1902, un estudiante de 18 años, Salvador Debenedetti, que era presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras, propuso que la Universidad de Buenos Aires destinara el 21 de septiembre para rendir homenaje a Sarmiento celebrando a los actores sociales que para el ex presidente mejor representaban el futuro del país: los estudiantes. 

Escolaridad, maestros y chicos en aulas 20220317
Para Sarmiento, la educación primaria era la esencial.

 

Escolaridad, maestros y chicos en aulas 20220317

 

Para ellos había fundado alrededor de 800 escuelas y, como lo contó en sus memorias, la educación era –al menos entonces- un esfuerzo solitario.

Como todos ya sabemos, Sarmiento luchó siempre contra la pobreza, pero, sobre todo, luchó contra la ignorancia. La barbarie, el concepto que él emplazaba en las antípodas de la civilización, era en su diccionario la falta de escolarización, la vida rural salvaje y –a qué negarlo- todo lo que representaban el indio y el gaucho. 

Así será el clima astrologico para este 21 de septiembre de 2022

Estudiar no solo en primavera

Suelen citarse sus controvertidos consejos al General Bartolomé Mitre, cuando éste era presidente y él, Ministro Plenipotenciario en Estados Unidos, en 1864: “…no trate de economizar sangre de gaucho. Éste es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre es lo único que tienen de seres humanos esos salvajes”.

Cuando Sarmiento publicó en Chile, su libro más famoso Facundo. Civilización y barbarie en las Pampas argentinas (1845), el retratado, el caudillo Facundo Quiroga ya llevaba 10 años bien muerto, pero el autor temía que su prototipo de liderazgo político siguiera siendo una amenaza para el país:

Facundo no ha muerto ¡Vive aún!; está vivo en las tradiciones populares, en la política y las revoluciones argentinas; en Rosas, su heredero”, escribía Sarmiento desde Chile.

“Quisiéramos apartar de toda cuestión social americana a los salvajes por quienes sentimos sin poderlo remediar, una invencible repugnancia”, agregaba.

Domingo Faustino Sarmiento 20210910
Domingo Faustino Sarmiento sólo hizo la primaria; sin embargo hablaba varios idiomas, estudió historia, derecho, era escritor y fundó el diario El Zonda. ¡Ah! y llegó a la presidencia de la Nación...

 

escuelas públicas porteñas 20211005
Sarmiento fundó 800 escuelas en una época en que los chicos en edad escolar eran casi un cuarto de la población.

Primavera 2022: ¿qué día y a qué hora comienza realmente en la Argentina?

Sarmiento, estudiante modelo 

Para Sarmiento, la única manera de desterrar el salvajismo era la educación. En su época, el índice de analfabetismo era muy alto. 
Y contrarrestarlo sería una causa difícil, porque la mayor parte de la falta de escolarización no se concentraba en las ciudades sino entre los peones de estancias. A los terratenientes no les interesaba que sus empleados fueran a la escuela, al contrario.

El primer censo nacional, precisamente, lo encargó Sarmiento, durante su presidencia, en 1869. La Argentina estaba poblada entonces por 1.877.490 habitantes. De los 413.465 chicos que tenían edad para ir a la escuela, solo estudiaban 82.671. Había más de 330.000 chicos sin educación básica, que para Sarmiento era la única esencial. 

Sarmiento mismo, que provenía de una localidad muy pobre, no había podido seguir estudiando al concluir el ciclo primario, pero su vocación de conocimiento era inmensa. Bueno, mientras tanto fundó una escuela.

 

Estudiantes que quieran estudiar

 

Primera escuela San Francisco del Monte de Oro 20220920
No le habrán dado una beca para estudiar en el Colegio de Ciencias Morales de Buenos Aires, pero Domingo Faustino Sarmiento no se quedó de brazos cruzados y fue con su tío a fundar escuelas. Esta fue la primera, en San Luis: la Escuela San Francisco del Monte de Oro. Le siguieron 800 más. 

 

Escuela rural Argentina
Una escuela rural en Argentina, siglo XXI.

Sarmiento quiso estudiar en el Colegio de Ciencias Morales de Buenos Aires, pero no consiguió una beca y regresó a San Juan para trabajar en la tienda de una tía. “La Historia de Grecia la estudié de memoria, y la de Roma enseguida…; y esto mientras vendía yerba y azúcar, y ponía mala cara a los que me venían a sacar de aquel mundo que yo había descubierto para vivir en él”, cuenta en Recuerdos de Provincia.

“Por las mañanas, después de barrida la tienda, yo estaba leyendo, y una señora pasaba para la Iglesia y volvía de ella, y sus ojos tropezaban siempre, día a día, mes a mes, con este niño inmóvil insensible a toda perturbación, sus ojos fijos sobre un libro, por lo que, meneando la cabeza, decía en su casa: ‘¡Este mocito no debe ser bueno! ¡Si fueran buenos los libros no los leería con tanto ahínco!”, sigue el relato autobiográfico que Sarmiento publicó en Santiago de Chile, en 1850.

Tiempo después, se sumergió con el mismo ahínco en los libros de derecho y, sin ayuda de nadie ni de duolingo, logró entender y hablar inglés, francés y algo de alemán

 equinoccio de primavera 20210921
El Día del Estudiante fue una iniciativa de un alumno de la Universidad de Buenos Aires, para recordar a Sarmiento; coincide con el Día de la Primavera, pero fue el 21 de septiembre de 1888 cuando sus restos llegaron al país.

Su primer trabajo como exiliado en Chile, fue como maestro en una escuela de la provincia de Los Andes. Y confraternizaba tanto con el alumnado que tuvo incluso una hija, Ana Faustina, con una alumna, María Jesús del Canto, una relación amorosa que hoy sería impensable. La educación cambia y también las sociedades cambian.

En 1875, cuando fue nombrado Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires, fundar escuelas fue su obsesión
“La educación más arriba de la instrucción primaria la desprecio como medio de civilización. Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Todos los pueblos han tenido siempre doctores y sabios, sin ser civilizados por eso”.

MM/fl