sábado 25 de septiembre de 2021
UNIVERSIDADES Ciclo de Entrevistas
28-04-2021 08:07
28-04-2021 08:07

Chiche Duhalde: "¿Cómo me voy a arrepentir de haberme dado la vacuna?"

La ex senadora participó de una conferencia de prensa organizado por estudiantes de Periodismo de Perfil. La pérdida de autoridad de Alberto Fernández y las causas judiciales de Cristina Kirchner. El guiño a Rodríguez Larreta.

28-04-2021 08:07

Hilda “Chiche” Duhalde participó en forma virtual de una conferencia de prensa organizada por estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación del Grupo Perfil y la Universidad del Salvador (USAL). “A Alberto se lo ve muy debilitado y con una pérdida muy clara de autoridad”, sostuvo.

Por otra parte, la ex senadora y ex primera dama volvió a referirse a su vacunación anticipada contra el coronavirus. “El ex ministro Ginés llamó al ex secretario de mi marido y le preguntó si se quería vacunar y que vaya para mi casa. Así me enteré yo de la vacunación. Llega y me ofrece vacunarme. Si alguno de ustedes en mi situación no se da la vacuna… No me mientan, por favor…”, aseguró Chiche en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación.

–¿Cómo analiza la gestión del presidente Alberto Fernández?

–Me parece que hubo una enorme transformación del Alberto Fernández del año pasado, al que yo le creí y quizá fue un exceso de ingenuidad de mi parte. Pensaba que venía un aire renovado de moderación y que Cristina, con la experiencia de haber gobernado en dos períodos, había decidido quedarse en su rol. Me parece que hoy vemos a otro Presidente, una persona distinta. Es cierto que los que hemos estado muy cerca del poder sabemos que gobernar no es nada fácil y, por otra parte, a Alberto también le tocó enfrentar una pandemia de estas características. Pero también podemos ver errores no forzados. A Alberto se lo ve muy debilitado y con una pérdida muy clara de autoridad.

—¿Y cómo evalúa a la vicepresidenta Cristina Kirchner?

—Creo que la mayor preocupación de Cristina es su situación judicial, y eso está claro para la mayoría de los que observamos de cerca lo que sucede en la Argentina. Su personalidad no le permite observar que mientras se ocupa de su situación, podría hacer otras cosas por el país que tanto la necesita porque viene de una experiencia de gobierno de varios años.

—¿Qué piensa sobre el manejo de la pandemia que hace Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires?

—Nosotros tenemos en la provincia de Buenos Aires un problema muy serio desde hace ya mucho tiempo y siempre decimos que nadie quiere profundamente lo que no conoce profundamente. Se observa, desde Axel (Kicillof) hacia abajo, en sus ministros, que no hay un conocimiento acabado de las características de la provincia y que se sigue manejando a través de la ideología. La pobreza o sus problemas, que son muchos, no se solucionan o se mejoran con planes sociales. Sin embargo, estamos invadidos por dichos planes sin control ni orden. Las familias se sienten desprotegidas, inseguras y de alguna manera abarcadas por todas las morfologías que intervienen en lo social, con problemas educativos, sanitarios, de inseguridad, y no existe capacidad para abordarlos. La inseguridad y la educación son de los temas más graves y no existe orden ni control.

Chiche Duhalde

—¿Qué opina sobre las más de setenta mil vacunas que serán destinadas a los referentes sociales que trabajan en los comedores populares?

—El Gobierno tendría que haber hecho desde el primer momento un protocolo para la distribución de vacunas. Priorizar a los adultos mayores, a los médicos, a los que están en riesgo. En eso también hemos fallado. El problema es que estamos teniendo muy poca cantidad de vacunas en relación a las que estamos necesitando. Pero si los que reclaman son sectores que atienden grupos vulnerables, como son los comedores, a lo mejor tienen derecho también.

—Dice que hay poca disponibilidad de vacunas pero usted recibió su dosis de forma anticipada. Al respecto, ya dijo que no se arrepentía. ¿Volvió a reflexionar sobre este tema o sigue teniendo la misma opinión?

—Yo ya conté lo que pasó. Yo no puedo arrepentirme de algo que me pasó de una forma inesperada y no me puedo arrepentir de algo que sucedió como lo conté. ¿Cómo me voy a arrepentir de haberme dado la vacuna? Si alguno de ustedes me dice que no hubiera hecho lo que yo hice me está mintiendo. Porque, si a la casa de ustedes, sin previo aviso, le dicen que están yendo a vacunar al ex presidente de la Nación, cosa que a mí me pareció un gesto que no estaba mal… Que venga el segundo de quien es hoy la ministra, con un frasquito que trae adentro cinco dosis y que le avisan al secretario de mi marido. El ex ministro Ginés llamó al ex secretario de mi marido y le preguntó si se quería vacunar y que vaya para mi casa. Así me enteré yo de la vacunación. Llega y me ofrece vacunarme. Si alguno de ustedes en mi situación no se da la vacuna… No me mientan, por favor…

–¿Qué piensa sobre la disputa en torno a las clases presenciales en la Ciudad y cómo lo ve a Horacio Rodríguez Larreta?

–Horacio (Rodríguez Larreta) es una persona que muestra condiciones y que puede ser un candidato, pero falta mucho para 2023. No sabemos, lo único cierto en la Argentina de hoy es la incertidumbre. La verdad no sé lo que puede pasar para 2023. Sí puedo afirmar que es una persona interesante, que conozco desde hace muchos años, porque él trabajaba con nosotros en el 2002. Sobre la presencialidad en las escuelas es otro tema que me parece que se ha ideologizado y esto es lo que me preocupa, porque es un tema netamente de salud. ¿Por qué no le dimos más intervención a las directoras de escuela? De alguna manera más participación al sistema escolar. Y que los gremios, que son una máquina de impedir, se dejen de joder.

—Le agradecemos mucho su participación en el Ciclo de Entrevistas y le damos la posibilidad de cerrar el reportaje con un comentario final que usted quiera realizar.

—Estamos con una gran incertidumbre y lo notable es la gran incapacidad para ponernos de acuerdo. Es notable que estemos todos tan confundidos, estamos viviendo un momento de gran confusión. Entonces, lo que está haciendo falta en la Argentina, evidentemente, es una dirigencia que se ponga los pantalones largos y que se dé cuenta de que estamos viviendo un momento gravísimo. Y que si no se ponen de acuerdo la situación en el país va a ser cada vez peor, más allá de la pandemia.


Por Liliana Chimenti, Karina Rocca y Nicolás Montenegro
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación
Posgrado en Periodismo de Investigación Perfil-USAL