Vivo
VIVO
CONCIERTO ESPERADO

Diego Torres, emocionado, cerró el 2023 con dos conciertos sold out en el Movistar Arena

Es uno de los cantautores argentinos más queridos y en este reencuentro masivo con el público local estuvo acompañado por un seleccionado de músicos y coristas, así como con invitados especiales y mucha charla con ellos y con el público. Autenticidad es lo que transmite desde el escenario, un cualidad que lo hace más cercano.

1203_diego_torres
Diego Torres cierra el año con sus conciertos multitudinarios en el Movistar Arena como una fiesta con amigos y familia. | DF Entertainment.

Es sabido que el público desea y necesita cantar en vivo sus canciones favoritas con los artistas. Esa es una de las razones del gran éxito de los recitales de todos los géneros a partir de la finalización de la pandemia. Pero pocos nos damos cuenta de que el artista también necesita cantarlas para sus seguidores, reencontrarse con los fans, nutrirse de su cariño y reafirmar así el camino que emprendió alguna vez. Y esto lo demostró Diego Torres con sus últimos dos conciertos agotados en el Movistar Arena a modo de cierre de este 2023, llenos de emoción, muy charlados y también cantados en compañía de un seleccionado de colegas que completaron una ecuación inolvidable. Y tanto fue así que en el show del domingo, una vez que los nueve músicos y tres coristas que lo acompañan dejaron el escenario, casi a medianoche el querido Diego seguía sobre el escenario, saludando a plateas y campo, deteniéndose en las caras y agarrando el micrófono para decir visiblemente emocionado: "Siempre sentí que era uno más de ustedes, que podría cumplir el sueño de estar acá y poder cantar, y tener tantos cómplices. Gracias por recibir los mensajes. Nos pasan las mismas cosas; en el camino hay piedras, sufrimos, tenemos momentos de alegría pero en definitiva lo que les puedo transmitir es que la vida vale la pena ¿eh? Gracias"

1203_diego_torres

Pero antes de todo eso, apenas pasadas las 21, Torres salió a cantar el domingo 3 de diciembre con alegría, saludando con un "Buenas noches mi Buenos Aires querido. Gracias por llenar este lugar y hacerme vivir estas noches increíble, inolvidables". Lo que puede parecer una frase especial para contentar a los fans, a lo largo de más de dos horas de show se comprobó que eran genuina, que venía del corazón. Pues el concierto del domingo fue muy charlado, comentado y por supuesto disfrutado por la figura que convocó a tantos seguidores (en su mayoría mujeres pero no fue algo excluyente aunque en algún momento Diego les propuso a ellas que recompensaran a los acompañantes). Sin dudas fue una noches (dos en realidad) especiales, alegres, divertidas y en comunidad, en las que el protagonista se permitió casi no cantar sus composiciones pues el público conocía todas las letras y hasta la más mínima entonación.

1203_diego_torres

El disfrute fue total, parados cantando y bailando en un repertorio en el que no faltaron los éxitos que jalonaron uno tras otro una gran carrera internacional. No faltaron los grandes clásicos de su repertorio, desde Color esperanza a Un poquito, pasando por Usted o Tratar de estar mejor en versión reggae. Ni la que escribió para su madre Lolita Torres, Quédate (pidiendo que todos prendieran las luces de sus celulares para acompañarlo). Como tampoco las más nuevas: Mejor que ayer llegó casi para los bises y el estreno de la preciosa Las leyes de la vida junto a sus sobrinos Angela y Benja, un hermoso momento de la noche.

1203_diego_torres

Los invitados especiales (parecería que sólo en Buenos Aires se puede dar el lujo de tener tantos) fueron presentados con largas charlas introductorias, especialmente a David Lebón, con quien hizo Seminare, y el peruano Giancarlo para hacer tres temas, uno de los cuales compusieron juntos, o el francés Florent Pagny. Sí, este fue un concierto con charlado, compartido ante la complicidad de un público incondicional que lo ama. Cómo no amarlo si siempre se lo percibe auténtico, sencillo, maduro, bromista, tan Diego Torres que es imposible ser invulnerable a su encanto. Y siempre queremos más, tanto él como el público se hubiera quedado otra hora cantando juntos y disfrutando. Así se lo quiere y se lo espera en cada oportunidad que el público argentino tiene para reencontrarse con uno de sus artistas más queridos. Un amor que se supo ganar canción a canción.