Vivo
VIVO
PARA REFLEXIONAR

Obra sobre el amor filial con humor, reflexión y momentos melancólicos, como es la vida

Una actriz y un actor comenzaron a escribir un texto que fue completándose con la participación del director. Cuanto de luna menguante ya va por la segunda temporada y dos de sus artífices, Bárbara Abuaf y Néstor Caniggia hablaron con nosotros sobre el proceso.

0429_cuarto_luna_menguantes
Cuarto de luna menguante sube a escena los viernes en Beckett Teatro. | Vivo.

Presentada como una historia de des-encuentros dentro de la complejidad de los vínculos familiares y tal como anunciamos previamente, vuelve a representarse Cuarto de Luna Menguantes desde este sábado 6 a las 21 en Beckett Teatro (Guardia Vieja 3556, CABA), en su segunda temporada. La obra dirigida por Néstor Caniglia que fue escrita y está protagonizada por Matías Villanueva y Bárbara Abuaf, se propone generar interpretaciones diversas, emoción genuina y placer estético. Algo para lo que también son importantes los aportes de Alejandro Mateo en el vestuario y la escenografía, y de Pablo Alfieri en el diseño de iluminación.

0429_cuarto_luna_menguantes

La pieza teatral indaga sobre la complejidad de los vínculos familiares, en una historia que combina síntesis, belleza y profundidad. Según el director, "creamos una poética con elementos plásticos y formales que permiten disfrutar del espectáculo mientras invitamos a reflexionar sobre lo que ocurre en el escenario". En este reencuentro entre hermanos distanciados durante muchos años, ambos desafiarán los límites del tiempo y la distancia, tratando de entender los momentos de sus vidas que los llevaron a estar en ese lugar".
En charla vía Zoom con Caniggia y Abuaf, profundizamos sobre la realización y ambos hicieron interesantes revelaciones:

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Aquí Rufino y Celeste,se alejaron por un conflicto familiar. Rufino es un joven con Asperger y a lo largo de la obra descubriremos cómo esto influye en su relación. "Desde la dramaturgia y la dirección optamos por no poner el foco en esa condición, como una manera de fomentar una honesta integración. historia de (des)encuentros que se construye en un tiempo que no es lineal y conecta con la inocencia de la infancia dentro de la complejidad de las relaciones afectivas", finaliza Néstor.
Sube a escena los sábados a las 21. Encontrá acá más info sobre las entradas.