viernes 12 de agosto de 2022
ACTUALIDAD Violencia

Baleados en Barracas: Lucas González tiene muerte cerebral y sus compañeros fueron liberados

El Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires abrió un sumario para investigar el accionar de los policías de la Ciudad. “Es un caso de gatillo fácil”, dijo la mamá de la víctima.

18-11-2021 13:55

Este miércoles por la noche, la Policía de la Ciudad persiguió y disparó a un grupo de jóvenes en el barrio porteño de Barracas, y terminó con uno de los chicos baleado y los tres restantes detenidos. El joven que recibió los impactos, Lucas González, se encuentra con muerte cerebral y los otros tres ya fueron liberados. 

La abogada que representa a los jóvenes, Lorena Blanco, detalló a Télam que la causa quedó caratulada como “averiguación de ilícito” y que los adolescentes deberán declarar en las próximas horas. Por su parte, la mamá del chico que recibió los disparos sostuvo: “Es un caso de gatillo fácil porque no pueden sacar un arma y dispararle a unos pibes. Tiraron a matármelo. Esa gente no está capacitada para andar con un arma”.

Caso Lucas Cabello: grabó al policía que lo baleó rompiendo la perimetral
 

"No hay esperanza, no tiene signos vitales, está muy mal, hay que esperar, está en manos de Dios", dijo entre lágrimas la madre del adolescente que jugaba al fútbol en las inferiores del club Barracas Central. 

Fuentes del ministerio de Justicia y Seguridad señalaron a La Nación que los policías involucrados en el hecho fueron separados de tareas operativas y que se les abrió un sumario administrativo.

La noche de los disparos en Barracas

El miércoles 17 de noviembre por la noche, un grupo de cuatro amigos viajaban en un Volkswagen Suran. Decidieron detenerse en un kiosco sobre la calle Luzuriaga en Barracas y allí mismo fueron interceptados por efectivos de la brigada de la Comisaría Vecinal 4C. Según los oficiales, actuaron porque interpretaron que se iba a cometer un robo.

De acuerdo a las fuentes policiales, los chicos se negaron a dar sus identificaciones y luego embistieron a la policía con su auto. Tras esto, comenzó una persecución y desde el patrullero comenzaron a disparar. Todo concluyó en el cruce de Alvarado y Perdriel.

Los oficiales aseguraron que los jóvenes portaban un arma y que  luego corroboraron que era de plástico, sin embargo la madre del joven baleado sostiene que eso es falso. Según detalla el arma estaba en el baúl, por lo que no podía ser vista por la policía, pero incluso cree que fue plantada.

RB cp