ACTUALIDAD
Agenda bilateral

Desarrollo económico, cambio climático y valores democráticos, los tres ejes de la cumbre entre Lula da Silva y Biden

El presidente de Brasil se reunió con su par de Estados Unidos en la Casa Blanca. Abordan temas claves para revitalizar la relación entre ambos países, que se había deteriorado por la cercanía de Bolsonaro con Trump.

Lula y Biden, reunidos en la Casa Blanca.
Lula y Biden, reunidos en la Casa Blanca. | AFP

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llegó este viernes 10 a la Casa Blanca y se reunió esta tarde con su par de Estados Unidos, Joe Biden. En el encuentro los mandatarios se erigieron en guardianes de los valores democráticos y defensores del medio ambiente, en un encuentro que tuvo la sombra del ultraderechista Jair Bolsonaro como trasfondo.  

"Juntos tenemos que seguir defendiendo los valores democráticos que constituyen el núcleo de nuestra fuerza, no solo en nuestro hemisferio, sino en todo el mundo", dijo el presidente estadounidense Biden justo antes de entrar en el Despacho Oval para el encuentro con su homólogo brasileño.

El mandatario estadounidense reiteró "el apoyo inquebrantable de Estados Unidos a la democracia de Brasil y el respeto a la libre voluntad del pueblo brasileño", prácticamente un mes después de que miles de bolsonaristas atacaran los edificios de la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema en Brasilia. Esos hechos dejaron escenas que recordaron el asalto al Capitolio por parte de simpatizantes del expresidente republicano estadounidense Donald Trump para intentar impedir que se validara la victoria de Biden en las urnas.

Bolsonaro viajó a Estados Unidos en vísperas de la investidura de Lula y se halla en Florida tramitando una nueva visa que le permitiría permanecer en el país, mientras las autoridades brasileñas investigan si instigó o no los asaltos del 8 de enero.

Lula agradeció a Biden su respaldo después de que el país "pasara cuatro años automarginándose bajo un presidente al que no le gustaba mantener relaciones con ningún país". 

"Su mundo comenzó y terminó con noticias falsas", afirmó Lula en alusión a Bolsonaro,  pidiendo además que "nunca más debemos permitir que haya un nuevo capítulo del Capitolio ni asaltos como los de Brasilia".

Además, coincidieron, hay que "trabajar juntos en la lucha contra la desigualdad, el tema racial" y la crisis climática.

"En los últimos años, la Amazonía ha sido invadida por la irracionalidad política" admitieron los mandatarios, y Lula prometió que su gobierno "va a hacer un gran esfuerzo para transformar la Amazonía no en un santuario de la humanidad, sino en un centro de investigación compartido con el mundo entero".

Lula prometió acabar con la deforestación de la Amazonia hacia 2030.

Brasil y Estados Unidos, las dos democracias más grandes de América, están en sintonía frente a los desafíos globales, "especialmente la crisis climática", coincidió Biden, aunque no dijo si contribuirá al Fondo Amazonía, un mecanismo financiero multilateral gestionado por Brasil para la lucha contra la deforestación.

Lula prometió acabar con la deforestación de la Amazonia hacia 2030. Por de pronto en enero cayó 61% en relación con el mismo periodo de 2022, según datos oficiales publicados este viernes.

El dirigente brasileño advirtió que su país "va a tomar muy en serio el tema del clima" porque "un árbol de 300 años no tiene dueño, nadie puede derribarlo", es "patrimonio mundial, está ahí para garantizar la subsistencia del planeta".

Aprovechando la ocasión, grupos indígenas, ecologistas y de la sociedad civil publicaron una carta abierta a ambos dirigentes en la que insisten en que la protección de la Amazonia y la lucha contra el cambio climático "solo es posible con derechos humanos y combatiendo el racismo ambiental".

Las posturas sobre la guerra en Ucrania

Pero la buena sintonía entre Lula y Biden se diluye cuando se trata de la guerra en Ucrania. Es que Biden lidera las iniciativas occidentales para respaldar a Kiev, convencido de que hay que brindarle ayuda diplomática, armas y entrenamiento militar para que luche contra Rusia, que ha invadido su territorio. Por el contrario Brasil, junto con otros países emergentes como India o Sudáfrica, y algunos latinoamericanos como Argentina, Colombia o México, es reticente a enviar armas al país.

"Brasil es un país que no tiene litigios con nadie", dijo Lula, señalando que en su país "a la gente le gusta la paz, la democracia, el trabajo, el carnaval, la samba y mucha alegría". Ese es el Brasil "que estamos tratando de devolverle al mundo".

De hecho Lula es partidario de crear un grupo de países que se siente a la mesa con Ucrania y Rusia para intentar alcanzar la paz. Ha hablado de ello con el presidente francés Emmanuel Macron y con el canciller alemán Olaf Scholz y, además de con Biden, lo abordará en marzo con el líder chino Xi Jinping, a quien tiene previsto visitar.

Antes de ir a la Casa Blanca, Lula mantuvo encuentros con varios congresistas demócratas, como el senador Bernie Sanders, y con la AFL-CIO, la principal confederación sindical de Estados Unidos, que le concedió un premio de derechos humanos cuando el otrora líder sindical estaba en la cárcel.

“Los mandatarios también discutirán cómo Estados Unidos y Brasil continuarán trabajando juntos para abordar desafíos comunes, incluida la lucha contra el cambio climático, la garantía de la seguridad alimentaria, el fomento del desarrollo económico, el fortalecimiento de la paz y la seguridad y la gestión de la migración regional”, señaló la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Antes del esperado encuentro con el presidente estadounidense, Lula tuvo un agenda cargada, que incluyó reuniones con el senador Bernie Sanders, con diputadas y diputados del Partido Demócrata, y con representantes de la central sindical más grande de Estados Unidos, AFL-CIO. Retornará a Brasil el sábado al mediodía.

Fondo Amazonia

Entre las discusiones contra la crisis climática, el diario brasileño Floha de Sao Paulo, publicó que EE.UU. anunciará su intención de inyectar recursos en el Fondo Amazonia, según el texto del comunicado conjunto que fue negociado entre los dos países la noche del jueves.

deforestación en el Amazonas 20211015

El medio brasileño agregó que el anuncio servirá como corolario de la conversación entre los presidentes Lula y Joe Biden en la Casa Blanca. El comunicado confirma la defensa del medio ambiente y las inversiones en energía sostenible como ejes principales del relanzamiento de las relaciones entre Brasil y EE UU, tras años de enfriamiento durante los gobiernos de Biden y Jair Bolsonaro.

El Fondo Amazonia es la principal iniciativa de recaudación de fondos para la conservación y el combate a la deforestación de la selva. Actualmente es financiada por Noruega y Alemania y, en menor medida, por Petrobras.

 

AFP/NT/HB