sábado 02 de julio de 2022
ACTUALIDAD Lejos de la pelea doméstica

Desde su gira, Alberto Fernández busca superar la crisis y sostener la alianza del FdT

La renuncia de Máximo K se filtró en las conversaciones de la comitiva presidencial. No entienden el movimiento, pero quieren dar gestos de unidad. Contactos con Cristina.

04-02-2022 23:55

Alberto Fernández despegó rumbo a Rusia tres horas y media después de oficializar a Germán Martínez al frente del bloque oficial de diputados. No es la primera vez que el Presidente inicia una gira internacional en medio de una crisis política que ahora busca dejar atrás. Entre las largas horas de vuelo y el tiempo entre las reuniones con Vladimir Putin y Xi Jinping, la renuncia de Máximo Kirchner se filtró en algunas conversaciones. En la intimidad de la gira aún no encuentran razones válidas que justifiquen la renuncia de Máximo Kirchner pero buscan superar las internas y sostener la alianza. 

Fue inevitable mencionar a Máximo Kirchner. El diputado renunció a la conducción del bloque el día anterior a que el jefe de Estado emprendiera la gira a Rusia, China y Barbados. Fernández no quiso despegar sin tener el nombre del reemplazante y para definirlo hizo un movimiento rápido con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. En los últimos meses, el tigrense dejó de ser mirado con desconfianza por el ala albertista por su juego en tándem con Máximo y ahora resaltan su rol. Todo cambió en septiembre del año pasado, cuando Eduardo “Wado” de Pedro encabezó la avanzada de renuncias públicas. Massa mostró equilibrio y jugó para mantener la unidad. Esta vez hizo lo mismo y en la gira presidencial rescataron que “colaboró mucho para suturar rápidamente” la crisis interna. 

Alberto F no conocía a Martínez, el nuevo titular del bloque del FdT

“Se habló poco de Máximo Kirchner”, dijeron a PERFIL desde la comitiva. Pero se habló. En la gira, los principales funcionarios intentaron entender el movimiento del diputado. “No se encuentran razones válidas para justificar la renuncia como la hizo”, fue la evaluación desde Rusia. Y concluyeron que tenía que ver con que “su incomodidad era por estar al frente del bloque, él quiere seguir defendiendo lo que cree que debe defender sin tener que negociar, y esa es su manera de construir dentro del Frente de Todos, consolidando el espacio propio. Pero esto no tiene que ver con Cristina Kirchner y tampoco con La Cámpora”. 

Imágenes de la gira del presidente Alberto Fernández por China.

Inmediatamente, los funcionarios de máxima confianza de Fernández, y el propio Presidente, buscaron dar por superada la disputa centrándose en el rol que ahora cumplirá Germán Martínez. “La conversación principalmente está yendo por la estrategia geopolítica internacional, está bueno cambiar el clima. Es un momento de muchos desafíos porque estamos cerrando con el FMI, tratando de no pelearnos con Estados Unidos mientras construimos con Rusia y China. Es una gran apuesta el multilateralismo, el Presidente quiere hablar con todos los países del mundo y en esa apuesta estamos”, dijo un funcionario al amanecer en China. 

Alberto Fernández y Germán Martínez no se conocían. El Presidente eligió como reemplazo de Máximo Kirchner a un legislador con quien habló por primera vez el mismo martes a la tarde que oficializaron su cargo. Horas antes, había repasado con Massa el perfil de distintos diputados y el contexto parlamentario en el que debía actuar. Finalmente, el jefe de Estado optó por Martínez, por ser “un dirigente dialoguista, de experiencia parlamentantaria y con llegada a todos los sectores”. 

La figura de Axel Kicillof es una incógnita incluso para quienes comparten la gira con el gobernador bonaerense. Se mantuvo al margen de las conversaciones sobre los movimientos del kirchnerismo pero saben que su participación en el viaje tuvo el aval de Cristina Kirchner. Incluso, durante la gira chateó con ella. También hay dirigentes que desde Rusia se comunicaron con Máximo K, como el diputado Eduardo Valdés y la portavoz, Gabriela Cerruti. El diálogo no se cortó. 

Uno de los gestos de la vicepresidenta para demostrar que la disputa no escalará. Aunque Kicillof tiene diferencias con Máximo Kirchner y los dirigentes de La Cámpora, nunca se movería sin acordarlo con la ex jefa de Estado. 

Imágenes de la gira del presidente Alberto Fernández por China.

Fue el propio kirchnerismo quien pocos minutos después de conocerse la renuncia de Máximo decidió hacer público que CFK no estaba de acuerdo. Aunque lo estuviese, la decisión fue frenar también desde este sector las especulaciones sobre hasta dónde llegará esta última pelea. 

Otro movimiento que demuestra la intención del kirchnerismo y el albertismo de plantear un cese del fuego fue el encuentro del jueves entre los ministros del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y de Desarrollo Social, Juan Zabaleta. Aunque se sospechan mutuamente, ambos hablaron de trabajar de manera conjunta y, sobre todo, de que en el Congreso se pueda mostrar un buen funcionamiento durante las sesiones extraordinarias. Sin embargo, es una incógnita hasta para los propios dirigentes del FdT cómo seguirá la alianza.

 

Máximo y el FMI, temas presentes

 

“Los votos van a estar”. Esta frase no responde a un funcionario albertista, sino al entorno más íntimo de Máximo Kirchner. El diputado, que acaba de renunciar a la presidencia del bloque del Frente de Todos, asegura que no obstruirá el tratamiento del proyecto de entendimiento con el Fondo Monetario Internacional e, incluso, algún legislador de La Cámpora hasta pueda levantar la mano si hace falta algún voto.

Ninguno de los diputados cristinistas y camporistas avanzará en la discusión parlamentaria por el acuerdo del FMI sin el aval de sus líderes, Cristina y Máximo Kirchner. Aunque aún no recibieron ninguna directiva después de la renuncia del diputado a la presidencia del bloque, esto no significa que la orden que reciban sea la de votar en contra del proyecto que el gobierno de Alberto Fernández envíe al Congreso.

Imágenes de la gira del presidente Alberto Fernández por China.

“No va a llamar a sus legisladores para que voten en contra. Está claro que muchos tienen una postura similar pero Máximo no bajará esta orden”, aseguran en el entorno de Máximo K.

En el kirchnerismo aún van más allá. Explican ante PERFIL que “no es lo mismo que el acuerdo con el FMI sea aprobado por Máximo que por algún diputado que responde a él pero no tiene su trascendencia”. ¿Esto qué significa? Que el oficialismo va a hacer lo posible para garantizar los votos necesarios, incluso los sectores más críticos del acuerdo.