viernes 19 de agosto de 2022
ACTUALIDAD Perfil Educación

Florencio Randazzo: “El peronismo siente que el kirchnerismo ha dejado de representarlos”

El candidato a diputado participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de la Escuela de Comunicación. El triunfo de Cristina sobre Alberto. El impacto de la derrota en el Gobierno. Por qué no volvería a hacer el video de campaña con los insultos de la vicepresidenta.

28-10-2021 18:18

Florencio Randazzo participó de una conferencia de prensa organizada por estudiantes de periodismo de la Escuela de Comunicación, en la que se refirió al escenario que surgió luego de las elecciones primarias y analizó el impacto que produjo la derrota en el Frente de Todos. “No creo que el cambio de gabinete haya oxigenado al Gobierno. Primero, le generaron una crisis importante. Doce renuncias, entras las que estaba la del ministro del Interior y figuras muy relevantes del Gobierno. Después, con los cambios está claro que hubo un triunfo de Cristina sobre Alberto, sostuvo.

El candidato a diputado nacional del Frente Va Por Vos reconoció que Juntos por el Cambio tuvo “inteligencia” al habilitar la competencia interna entre Diego Santilli y Facundo Manes y que esa estrategia le permitió capitalizar el rechazo a la gestión del oficialismo. “Estaba convencido de que iba a haber un voto castigo. Ahora, me costaba creer que ese voto castigo iba a estar canalizado a través de Juntos por el Cambio, que hacía un año y medio que había fracasado”, destacó Randazzo en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación.

—Esta semana se cumplió un nuevo aniversario del fallecimiento de Néstor Kirchner. ¿Qué pensaría Kirchner de la gestión actual del Gobierno?

—Creo que sería crítico. Me parece que Kirchner interpretó como pocos la estructura social que había quedado después de la crisis del 2001/2002 y trató de ampliar el espacio político del cual él venía, que era el peronismo. Fue incorporando a las organizaciones sociales, a sectores de izquierda y otros sectores. La máxima expresión de eso fue la incorporación de Cobos. Sin lugar a dudas, la muerte de Kirchner hace que después Cristina se repliegue y vaya, tal vez, con los sectores que mayor confianza le inspiraban, que era básicamente La Cámpora. Creo que terminó desnaturalizando un espacio político que necesitaba fortaleza y la suficiente amplitud como para sostener algunas políticas que el Gobierno venía llevando adelante.

¿Cómo imagina el peronismo luego de las elecciones del 14 de noviembre?

—Tuve una reunión con peronistas de todo el país. Hay una idea de empezar a visualizar qué haremos después del 14 de noviembre, porque el peronismo siente que el kirchnerismo ha dejado de representarlos. De cualquier manera, me parece que el peronismo tiene que resignificarse. ¿Qué es ser peronista hoy? Las tres banderas son independencia económica, soberanía política y justicia social. Pero ¿qué es ser independiente hoy, en un mundo cada vez más globalizado? Hoy la justicia social es brindar servicios públicos de calidad. Hay que reconstituir el tejido social en el que la educación tiene un rol muy importante. Sobre soberanía política, la política internacional de la Argentina es absolutamente equivocada, en un mundo donde cada vez hay más competitividad, puja por barreras aduaneras, la pelea comercial entre China y Estados Unidos, empieza a haber tratados de libre comercio, con países que integran el Mercosur porque hay aranceles muy altos. Me parece que el peronismo también tiene que discutir qué es hoy, a dónde va. Porque seguir hablando de la historia no nos sirve.

—¿Cómo imagina los dos años que le quedan al gobierno de Alberto Fernández?

—Es difícil. Creo que tiene que haber mucha responsabilidad de la oposición para entender que primero hay que garantizar el normal desempeño, funcionamiento y término de las instituciones. Va a depender mucho del Gobierno también, de qué es lo que haga, de cómo procesa un resultado electoral adverso, porque creo que no le va a ser favorable.

—¿Cómo lo ve emocionalmente al Presidente?

—Yo no puedo hacer una valoración personal porque no me corresponde, pero está claro que su figura está desdibujada. Ha perdido absolutamente credibilidad, el capital más importante que tiene un presidente. Aparte, yo conocí un Alberto que era jefe de campaña mía en 2017 que pensaba diametralmente distinto a todo lo que está haciendo y lo que dice. Entonces, se me hace muy difícil.

—¿Juan Manzur y Aníbal Fernández garantizan gobernabilidad?

—No me parece que haya sido acertada la decisión de los cambios de gabinete, independientemente de las personas. No creo que el cambio de gabinete haya oxigenado al Gobierno. Primero, le generaron una crisis importante. Doce renuncias, entras las que estaba la del ministro del Interior y figuras muy relevantes del Gobierno. Después, con los cambios está claro que hubo un triunfo de Cristina sobre Alberto. Alberto terminó perdiendo a su vocero, a la ministra de Justicia, a su jefe de Gabinete. Me parece que el problema no son las personas, si no la política que se está llevando adelante. Tengo la sensación, de hace tiempo, de que no se hacen cargo de nada. Es lo peor que te puede pasar, no hacerte cargo, creer que la culpa de los problemas la tiene el otro.

—Algunos analistas anticipan que su espacio perderá votos a manos del Frente de Todos. ¿Usted qué piensa?

Uno siempre aspira a tener el mejor resultado. El nuestro no fue bueno, no fue el esperado. Mi sensación era que el Gobierno en un año y medio no dejó de cometer ningún error. Desde la pérdida de credibilidad de la palabra hasta el manejo, a mi criterio, absolutamente, equivocado de la pandemia. Pfizer hizo la prueba más importante, después de los Estados Unidos, en Argentina. Con un argentino. La vicepresidenta de Pfizer es argentina. Nos ofrecieron 14 millones de vacunas, en diciembre de 2020. La pregunta es por qué no llegaron. Ni hablemos después de lo que fue el Vacunatorio VIP, la fiesta en Olivos. Estaba convencido de que iba a haber un voto castigo. Ahora, me costaba creer que ese voto castigo iba a estar canalizado a través de Juntos por el Cambio, que hacía un año y medio que había fracasado. Macri dejó más inflación, más pobreza, más endeudamiento, pero no hay duda de que hubo una cuota de inteligencia en el espacio para permitir una PASO y encontrar en aquellos que querían castigar al Gobierno con el más grandote a alguien que tenía menos pertenencia al macrismo, que era Manes. Eso terminó perjudicándonos.

—Tras el magro resultado que obtuvo, ¿esta será su última candidatura?

—Nosotros creemos que hay una posibilidad nueva porque el Gobierno proceso mal el resultado. Primero, magnificó la derrota, cosa que es muy poco profesional. Nadie festeja antes en ningún lugar. Yo milito en la política desde los 16 años. Festejaron un triunfo antes de tener el resultado. Después, me parece que fue inapropiada la carta de ella. Fue incorrecto el tema de la presentación de renuncias, porque la poca autoridad que tenía el Presidente, la perdió. La idea de una política social de asistencialismo, creyendo que la gente vota por esas cosas, y no es así. Yo tengo la sensación de que el Gobierno perdió. Suelo decir que cuando pasa el medio día no hay quien pare la caída del sol. Me parece que le pasó el mediodía a ese espacio político.

—Protagonizó un spot recreando una escena con insultos de la expresidenta Cristina Kirchner ¿Qué lectura hace de esa pieza de comunicación de su campaña?

—Es muy difícil resistir la polarización en la que está la Argentina. Eso es muy dañino porque impide que discutamos las cosas de fondo que hay que discutir, vinculado a cómo generamos empleo, cómo derrotamos la inflación, qué medidas vamos a tomar en materia de inseguridad, cómo mejoramos la justicia. Entonces, intentamos romper esa invisibilización a la que estamos sometidos fuerzas menores. A partir de ahí, planteamos algún tipo de spot, que no creo que volvería a repetir. Lo único que yo pretendía en aquel momento, que tampoco se entendió y era más interesante para mí, es que en realidad haya un proceso de legitimación de los candidatos de aquel momento, tanto Daniel Scioli, como el caso mío. Cristina me terminó diciendo que no me iba a regalar un millón y medio de votos. Se fueron del peronismo, creando Unidad Ciudadana. Viene el 2019 y lo eligen a Alberto Fernández. Entones, hay un problema político en Argentina. Se necesita un presidente con autoridad, con fortaleza política para tomar decisiones, con un gobernador con las mismas características. Y, sin embargo, eso se ha impedido en el último tiempo.

—Cinthia Hotton dijo que podrían trabajar juntos porque coinciden en muchas ideas. ¿Qué le parece?

Es absolutamente razonable. La Argentina se ha transformado en un país tan irracional que lo que debería ser normal es una excepción. Por ahí, no solamente tiene Cinthia una buena propuesta para acompañar si no también otros espacios políticos. Es necesario acordar con los otros sectores. Ahí es donde la grieta hace un daño importante, porque pareciera que todo es o blanco o negro, y siempre hay grises.

—Agradecemos su participación en el Ciclo de Entrevistas de Perfil Educación y le damos la posibilidad de cerrar el reportaje con un comentario final que quiera realizar.

—Los felicito porque es muy importante el camino que eligieron, es muy importante que puedan estudiar y formarse para ejercer el periodismo. Hoy vemos en algunos periodistas que no transitan el camino de la verdad. Espero que ustedes puedan hacer el mejor periodismo, siempre de la mano de la verdad.

Florencia Elisa Del Vecchio, Luis Cáceres, Tomas Rodríguez
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación en la Escuela de Comunicación